“Que a los pibes los mató la policía”

Antes de las 11 de la mañana, familiares de los jóvenes asesinados por la policía rionegrina e integrantes de la Multisectorial contra la Represión se apostaron en las inmediaciones del Juzgado Provincial para brindar una conferencia de prensa. Carteles con fotos, banderas y una pancarta con pedido de justicia por Sergio, Nino y Diego fueron exhibidos en el edificio ubicado en la costanera de la ciudad.

La mirada de Sergio y su hija. Foto: Euge Neme.

Algunas organizaciones y gremios como CTA de lxs Trabajadorxs, Unter Bariloche y ATE verde y blanca se acercaron hasta el lugar para acompañar. También una gran cantidad de medios locales cubrieron el reclamo al cumplirse 10 años de los asesinatos conocidos como “Crímenes del Alto”. Además, la murga “Los Herederos de Kazó” se hizo presente con canciones que denunciaban la violencia institucional cometida aquel 17 de junio de 2010 pero que también hoy sufren los pibes y pibas de muchísimos barrios populares de Bariloche.

Quienes primero tomaron la palabra fueron lxs familiares quienes culparon al gobierno de Miguel Saiz por permitir que los efectivos policiales tuvieran “luz verde” para “reprimir, asesinar, golpear y torturar a decenas de vecinxs del Alto, sitiando nuestros barrios al mejor estilo de la dictadura militar”. “En estos diez años de organización y lucha junto a las familias, jamás dejamos de gritar contra los poderes impunes del estado”, siguieron.

Remarcaron que “hoy, estamos aquí, de pie, dolidxs pero firmes y dignxs porque no nos hemos resignado. Estamos aquí junto a tantxs compañerxs a quienes queremos agradecer por no olvidar, por estar presentes, por aportar fotos, documentos, testimonios, para construir entre todxs la Memoria Colectiva que nos recuerda que no debemos abandonar la lucha y que nos dará las fuerzas para lograr que de una vez por todas, los asesinos de Nino y Sergio, cumplan su condena en la cárcel”.

«Sin cárcel no hay justicia». Foto: Euge Neme.

A su vez, otrxs integrantes de la Multisectorial también hicieron uso de la palabra para hacer alusión a todo el trabajo recorrido durante estos diez años de injusticia, en el cual se supo “construir un nosotrxs amplio y diverso.  Con la capacidad propia de asumir el compromiso de acompañar no sólo para aliviar el dolor, sino para identificar desde el trabajo colectivo a los responsables y las responsabilidades de ese dolor”.

En ese sentido se cuestionó el accionar de las Comisarías en la provincia en general pero en particular la 42 de Bariloche. “La desaparición forzada seguida del crimen de Lucas Muñoz, el joven oficial de policía que prestaba servicio en la comisaría 42, y la intervención policial en la investigación del femicidio de Micaela Bravo en el mismo período parecían haber sido el final de un modelo policial. Sin embargo, ese modelo de policía provincial resurgió con claridad con la intervención directa de la 42 en el montaje de hechos “delictivos” que pretenden achacarle a lxs que luchan, claro, bajo las órdenes de las distintas caras del poder. Esta situación, nos indigna, pero no nos extraña”, explicaron.

También criticaron “a todo el aparato judicial, en sus omisiones, sus dilaciones, sus trampas, asumiendo los costos políticos de trascender las limitaciones de miradas electoralistas”. Por eso explicaron que “después de ocho años de lucha, los Familiares, la Multisectorial, organizaciones sociales, culturales, políticas y sindicales logramos arrancarle, un juicio histórico al poder que puso en el banquillo de los acusados a la cúpula policial completa y a tres policías responsables de los asesinatos. En diciembre de ese año, se logró que los responsables de los asesinatos y de la represión fueran condenados a cuatro años de prisión efectiva pero, a pesar de la sentencia, los asesinos siguen en libertad”. A su vez, cargaron contra Martín Lozada, jefe del equipo de fiscales de la Circunscripción III y fiscal de la causa quien “negoció una pena menor para los asesinos, retiró todos los cargos contra el ex titular de la comisaría 28, responsable de la patrulla que mató a Diego Bonefoi primero y de uno de los grupos de policías que tomó represalia directa contra las viviendas de los jóvenes del barrio que acompañaban al adolescente asesinado”.

Por todo esto es que exigieron “que se cumpla la sentencia ya porque sin cárcel no hay justicia; basta de apelaciones que garantizan la impunidad; cárcel común y efectiva a los asesinos de Nino y de Sergio y de todos lxs heridxs; basta de Impunidad policial; basta de represión y persecución policial a lxs jóvenes en los barrios; basta de apremios ilegales que suceden cotidianamente en las comisarías de Bariloche, especialmente en la 42°. Ni un pibe, ni una piba menos”.

Finalmente, desde la Multisectorial recordaron la memoria de Susana Pacheco, militante que supo hacer un “trabajo incansable” para llegar a tener “un juicio cuando la Justicia lo único que hacía era encajonar la causa. Sin ella, sin su trabajo no estaríamos aquí”.

Por Luciana Avilés

Fotos: Eugenia Neme

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen