Andalgalá sigue resistiendo a las mineras

En los últimos días el pueblo de Andalgalá volvió a ser noticia tras un nuevo intento de la minera canadiense Yamana Gold de instaurar el proyecto Mara. Desde Al Margen conversamos con Rosa Farías, integrante de la Asamblea El Algarrobo que desde hace 11 años viene resistiendo estos avances extractivistas.

Andalgalá resiste los proyectos megamineros.

– ¿Cómo está la situación actualmente?

-Nosotros hace 11 años estamos parando el proyecto minero de la Yamana Gold, que originalmente se llamaba Proyecto Agua Rica, pero hace un par de meses comenzó a llamarse Proyecto Mara. Pretende ser un emprendimiento minero a 17 km. de aquí justamente en la cuenca de las nacientes de los ríos de los cuales nosotros tomamos agua. Esto es una larga lucha, hace 11 años que nosotros estamos en la calle de un modo u otro, y, como veíamos movimiento nuevamente, hace 20 días hemos decidido bloquear todo lo que es transporte de mineros y sus proveedoras en dos de los caminos que ellos emplean.

Lo que pretenden hacer son 11 pozos para una exploración de avanzada. Nosotros nos veníamos oponiendo a eso porque esto tiene un amparo ambiental ganado en el año 2016 y una ordenanza de protección del río que es del Consejo Deliberante de nuestro departamento. Esto está sin resolverse, ellos no pueden avanzar en esta etapa que están por hacer. Acá como en todos los lugares el gobierno hace lo que necesita la minera para que les deje sus dividendos. El día 7 han pasado por otro departamento que nosotros no custodiamos, han ocupado otra vía y han pasado al cerro. Tenemos todo documentado con filmaciones y fotos que hemos traído para denunciar ante la ciudadanía.

El 8 nos mandaron a fase roja con esto del coronavirus junto con una serie de restricciones, el gobierno de Catamarca manda a la policía para que el pueblo teóricamente las cumpla. O sea que han militarizado Andalgalá detrás de una cortina de humo del Covid. Nosotros no negamos de ningún modo que hay enfermos, eso sería una bajeza, pero también es la realidad que han militarizado la ciudad, han traído varias brigadas. El pueblo reacciona en forma pacífica como lo está haciendo desde siempre. Aparte de los bloqueos que continúan, estamos haciendo sentadas pacíficas hasta que nos den respuesta.

-En tantos años que llevan de trabajo en la Asamblea ¿Ven algún aumento de trabajo con las mineras?

-Hay que aceptar que hay una parte de la población, sobre todos los jóvenes, que quieren trabajar en la minera. Pero las proyecciones son muy cortas, por ejemplo la radio local que hace la parte informativa de la empresa saca un artículo donde dicen que son 50 puestos de trabajo para esta etapa más 70 de tercerizados. Imaginate que son 120 personas en una población de alrededor de 20.000 personas. La gente misma de acá de Andalgalá está sorprendida porque han traído mucha gente de otros lados.

Esto es sabido, solamente que a veces la gente que no lo quiere entender. El gobierno no ha tenido nunca la intención de que la gente de esta zona trabaje o aprenda. Se da cursos sobre cocina, soldadura, algún que otro perforista pero son cursos, nunca hubo una cuestión sistemática. Nos viven diciendo que Catamarca es minera, pero no hay gente preparada que después pueda tener un puesto.

Nosotros no podemos decir que esto no haya traído economía, tuvimos 22 años de La Alumbrera. 22 años que el pueblo de Andalgalá ha logrado, por ejemplo, tener un Hospital pero que no tiene personal, no hay traumatólogo, hay sólo 2 ambulancias. Los insumos no están presentes, por eso creo que la gente está descreyendo que la minería es progreso. La minería no es progreso, es expoliación.

– ¿En qué las y los afecta tener tan cerca una minera?

-El proyecto como si no ha comenzado aún y no va a comenzar porque no se lo vamos a permitir. Desde que ellos están haciendo los estudios, de pronto por ejemplo el agua del río viene de color naranja. La conformación del Río Andalgalá es por tres ríos y vos te das cuenta de lo que implica esto. Van a contaminar porque para hacer las perforaciones emplean muchos elementos que contaminan las napas. La Alumbrera está denunciada ante la Justicia Federal, se ganó el juicio por contaminación pero los gobiernos nunca escuchan a los pueblos. Nosotros tenemos claro que nos salvamos entre nosotros. Si bien acá los últimos gobiernos dicen ser antimineros, cuando es momento de decidir siempre están en una nebulosa, no van al frente.

La fuerza productiva aquí es la agricultura. Mi pueblo ha tenido en este periodo de enero y febrero una cosecha de 5 millones de kilos de membrillo. Nosotros no es que no tenemos otra opción, la opción está dada simplemente que las economías locales están siendo frenadas.

Escuchá la entrevista completa:

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen