Estudio de investigadores de la UNCo confirma el impacto de plaguicidas en embarazos

( por Radio Antena Libre) De acuerdo al informe las alteraciones surgen en el tercer mes, sostiene un estudio realizado en zonas rurales de Allen y Cinco Saltos por investigadoras de la Universidad Nacional del Comahue y la UBA. El estudio, que  se focalizó en los recién nacidos de madres que viven en el área de aplicación de plaguicidas, muestran alguna alteración en los patrones morfométricos de los neonatos, placentarios y parámetros bioquímicos de la sangre del cordón umbilical.

Bajo el título “Parámetros neonatales, placentarios y del cordón umbilical en mujeres embarazadas que residen en zonas de aplicación de plaguicidas” el estudio señala que en las poblaciones rurales, la proximidad a áreas con aplicación intensiva de plaguicidas representa un factor de riesgo de exposición a plaguicidas. En este estudio se investigó si los recién nacidos de madres residentes en un área con aplicación intensiva de plaguicidas muestran alteraciones en los patrones morfométricos placentarios y neonatales, parámetros bioquímicos de la sangre del cordón umbilical (SCU) y / o biomarcadores relacionados con el estrés oxidativo y el daño oxidativo.

Se recolectaron muestras de 151 mujeres embarazadas sanas que residían en una zona rural (grupo rural, GR) durante las períodos de pulverizaciones (PP) y períodos de receso de pulverizaciones (PR), así como de mujeres de una población urbana (grupo control, GC) Agrupados según el tipo de parto (vaginal o por cesárea).

En el grupo de parto vaginal, el peso placentario y el índice placentario fueron mayores en los grupos GR que en el GC (p = 0,01), mientras que en el grupo de cesárea el peso del recién nacido fue menor en el grupo GR-PP que en el GC. En el grupo GR-PP, la fragilidad osmótica de eritrocitos SCU y el índice de daño del ADN (ID) fueron mayores, y la actividad de superóxido dismutasa (SOD) fue menor que en el grupo GR-PR. Se encontró que la actividad de acetilcolinesterasa y SOD estaba inversamente correlacionada con la ID.


Podés leer el artículo completo de la investigación


Estos resultados demuestran que residir en áreas de aplicación intensiva de plaguicidas durante el embarazo induce cambios significativos como menor peso del neonato. También se demostró el impacto en eritrocitos en la respuesta osmótica y la defensa antioxidante, así como en el daño del ADN linfocitario.
Entonces, teniendo en cuenta la vulnerabilidad del embrión y el feto a los xenobióticos, “nuestros resultados son de gran preocupación y apuntan a la necesidad de más estudios a campo de poblaciones rurales, para investigar las posibles relaciones epidemiológicas entre la exposición a los plaguicidas y el impacto en la fisiología de la placenta y el desarrollo fetal” explicaron los investigadores.El grupo de profesionales  pertenece al Centro de Investigaciones en Toxicología Ambiental y Agrobiotecnología del Comahue (CITAAC). Instituto de bipertenencia UNCO-CONICET.  Antena Libre dialogó con María Martha Quintana, integrante del equipo de investigación
A %d blogueros les gusta esto: