Serendipias del horror…

El 16 de junio de 1955 sufrimos uno de los crímenes genocidas más sangrientos y crueles de nuestra historia como nación. Aviones piloteados por marinos argentinos- bajo el lema de “Cristo Vence”- bombardearon y ametrallaron indiscriminadamente el microcentro porteño masacrando a cientos de personas que transitaban por allí – mujeres, hombres, niñas y niños. Nota de opinión de Jorge Vallazza a 66 años de los bombardeos de Plaza de Mayo.

Los bombardeos de un golpe de estado ocultado por medios hegemónicos.

Medio centenar de escolares de menos de 12 años de edad, fueron asesinados por una de las bombas que cayó en el micro que los llevaba de excursión educativa. Si bien se registraron más de 300 civiles fallecidos, se calcula que fueron miles las víctimas- entre la gente herida y mutilada.

Nunca antes o después de nuestra vida en democracia hemos padecido semejante locura, agravada por haber sido perpetrada por Agentes del Estado, utilizando contra una ciudadanía indefensa el armamento destinado a la defensa nacional.

Desde que tengo memoria me llamó la atención cómo nuestra sociedad ha invisibilizado este terrible crimen. ¿Por qué no me lo enseñaron en la escuela ni cuando estudié para ser maestro? ¿Por qué tuvo siempre tan poca “Agenda Pública” su conmemoración? ¿Por qué casi ningún medio de comunicación masiva alude año a año a recordarlo? ¿Quiénes habrán sido los cientos de víctimas y qué consecuencias habrá tenido para sus familias, las cuales aún deben sufrir esas pérdidas?

Personalmente tomé conciencia que esto había pasado en nuestro país siendo ya adulto, a partir de un documental del genial Leonardo Favio (una excepción, ya que el cine y el arte en general se han interesado poco por esto)

Hace algún tiempo – motivado por esa creciente y dañina costumbre de los medios hegemónicos de publicar noticias falsas, tergiversar hechos y ocultar otros, y/o titular tendenciosamente según sus intereses- se me ocurrió indagar cómo habría publicado este hecho el Diario Clarín (a partir de un servicio online que tiene, donde se puede acceder a “la tapa del día en que naciste”).

Mi primer sorpresa fue que la tapa del 17 de junio de 1955 no sale, dice “no se encuentra disponible”, como un 1° de mayo o un 1° de enero, que no hay diarios.

Tratando de encontrarle una explicación de porqué Clarín censuró su propia tapa de ese día para que se lea hoy; supuse que posiblemente se avergonzaran de su contenido y la sacaron de archivo. Es conocida ampliamente la “complacencia” de este diario con los sucesivos Golpes de Estado (“Nuevo Gobierno” “Total Normalidad”, etc.), o el ocultamiento de los crímenes de la última dictadura.

En tiempos de democracia, tal vez quepa citar al ex presidente Raúl Alfonsín cuando aludía a la «forma falaz» de presentar las noticias de Clarín y decía que «ese medio es un ejemplo vivo contra lo que tenemos que luchar los argentinos”.

También Néstor Kirchner lo ironizaba relatando que el asesinato de Kosteki y Santillán lo titularon como «La Crisis se cobró 2 víctimas «, mientras que cuando las fuerzas de seguridad sacaban «a upa» a Alfredo D»Angeli para despejar una ruta nacional, lo presentaban como una «feroz represión «.

No extrañaba entonces que hayan quitado del archivo aquella tapa del 17 de junio de 1955, pero si me intrigaba qué tremenda barbaridad habrían publicado para sacarla de circulación en un servicio recreativo como “la tapa del día que naciste”.

Mucha mayor fue mi sorpresa cuando – gracias a la activa curiosidad de un amigo- conseguí finalmente del archivo de una biblioteca la verdadera tapa- “oculta” por ellos mismos- del Clarín del 17 de junio de 1955.

Totalmente al revés de mis suposiciones.

No sólo era tapa el bombardeo y sus “muchas víctimas” sino que se titula “Monstruoso e Inhumano” el artículo que describe la trágica situación, sin ahorrar en adjetivos condenatorios y descalificadores, a los “aviadores sediciosos que ametrallaron y bombardearon la ciudad”. “No hay argumentos que puedan explicar ni justificar semejante acto de barbarie” era otra de las expresiones del “gran diario de los argentinos”, que ese día dijo la verdad sobre lo que había sucedido.

Raro. Extraño. Histórico pero actual. ¿Es capaz el Clarín de hoy – su línea editorial-de no querer difundir la postura condenatoria que ese mismo medio editorializó hace más de medio siglo? ¿Cuáles son sus motivos para borrar esa tapa?

Los pocos textos que hay sobre este hecho de nuestra historia trágica, lo relacionan con “el día que quisieron matar a Perón”.

Creo que fue mucho más que eso.

No se bombardea y ametralla una ciudad llena de compatriotas para matar a un líder. La sangrienta dictadura genocida conocida como la “fusiladora”, necesitó sembrar el miedo y la muerte para que el golpe fuera posible un par de meses después. Fueron a matar a nuestra gente para advertirle al resto de lo que eran capaces.

Los aviadores exiliados en Uruguay son recibidos como héroes cuando lograron derrocar a Perón.

Fue el ancestro, el “Big Bang” del Terrorismo de Estado que se desplegó infinitamente en la última dictadura.

El horror que se diseminó fue paralizante, al punto tal que ni los gobernantes, ni las escuelas, ni los diarios y Televisión, ni los intelectuales, ni los artistas (salvo honrosas excepciones) se animaron por años a visibilizar como corresponde este crimen atroz, aún ya en épocas de democracia.

Clarín contribuye fuertemente hoy al desaparecer esa tapa, y debería reestablecerla inmediatamente como mínimo gesto para con muestro sistema democrático.

A 66 años de ese día, honremos a los cientos de víctimas de este atentado genocida, acompañemos con un abrazo infinito a sus familiares, y pidamos MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA para que – conociendo, recordando y difundiendo cada vez más lo que sucedió ese día- NUNCA MÁS un 16 de junio de 1955.

Jorge Vallaza fue ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Río Negro y Legislador Provincial

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen

Seguí informándote en Al Margen:

Be the first to comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.