Huertas para el autoabastecimiento

El gobierno de Río Negro y el INTA Bariloche lanzaron un plan para crear cien invernaderos escuela y que mil familias puedan montar su propio invernadero en el hogar. También apuestan a abastecer comedores comunitarios en barrios populares.

La producción de hortalizas mejora notablemente en invernaderos. Foto: Viole.M.

El gobierno de Río Negro lanzó un plan para fomentar el consumo de alimentos seguros, sobre todo entre los sectores más humildes de la provincia. Bariloche refleja cifras muy impactantes al respecto: el Centro de Salud Frutillar constató que el 67% de los chicos del barrio están malnutridos. Ese dato registrado en 2017, antes del peor momento de la economía macrista, es posible que haya empeorado durante la pandemia.

Mil invernaderos, miles de oportunidades” es un plan dentro del Programa Rio Negro Nutre, que prevé montar cien invernaderos escuela de tres por diez metros en toda la provincia, donde puedan capacitarse mil familias para construir invernaderos en sus hogares.

“La pandemia retrasó el lanzamiento del plan, previsto para julio, y lo condicionó a formaciones por ahora virtuales”, cuenta a Al Margen Luciana de la Fuente, secretaria de coordinación del Ministerio de Desarrollo Humano de la provincia, a cargo del plan que involucra también al ministerio de Producción y al de Salud, al INTA y al programa Pro Huerta del Estado nacional.

Hasta ahora se construyeron invernaderos en Viedma, Choele Choel, Beltrán y en la escuela La Semilla de Bariloche, y hay 50 familias capacitándose.

“En el marco de la pandemia y la emergencia alimentaria, buscamos que los invernaderos sean una herramienta de transformación social”, dice a Al Margen Paula Ocáriz, responsable de la Agencia de Extensión Rural Bariloche del INTA. “Queremos que estos espacios queden vinculados a comedores y merenderos de barrios vulnerados de la ciudad, junto a las organizaciones sociales y familias que sostienen, con recursos propios, a muchas familias vecinas”.

Ocáriz integra la mesa local de articulación del proyecto, en el que también intervienen Eugenia Ordoñez (Secretaria de Producción), Paula Barberis (Subsecretaria de Políticas Sociales) y Germán Guaresti (titular de Río Nutre).

“Estamos evaluando los criterios donde construir los invernaderos escuela, que deberían estar establecidos de acuerdo a la masa crítica de organización social y la accesibilidad de las familias”, señala Ocáriz. En el millón y medio de hectáreas sobre las que se extiende su área a cargo, se montarán cinco escuelas: dos en Bariloche, una en Dina Huapi, otra en Pilcaniyeu y Comallo.

Las capacitaciones, de alrededor 12 horas, incluyen dos o tres encuentros virtuales y uno presencial, por ahora en suspenso.

Las políticas públicas que promueven prácticas de autoabastecimiento, educación alimentaria, mercados comunitarios o precio justo quedaron en el centro de la escena desde la aparición del Covid. También la desigualdad y una de sus consecuencias: el hambre.

Horas atrás, el Comité Noruego del Nobel galardonó con el Premio Nobel de la Paz a la ONU por su programa mundial de alimentos. Un mensaje de carácter político para los Estados del mundo. 

Por Pablo Bassi

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen