El fantasma del Plan Patagonia recorre la región

El 9 de febrero se cumplió un año del anuncio del Presidente junto a 5 gobernadores. No existe asignación presupuestaria. 

Hace poco más de un año se anunció en Viedma (Río negro) el Plan Patagonia. Se trataba de un programa para el desarrollo social, productivo y de infraestructura del sur argentino, que incluirá la conformación de un “gabinete político” dijeron por entonces desde el Gobierno Nacional.

¿Cuál es el criterio que maneja el Gobierno Nacional para definir qué obra es relevante y cuál no? ¿Quiénes conforman el gabinete político? ¿En que se basaron los ministros que trabajaron con Marcos peña Braun para elaboraron plan que al momento solo es una cáscara vacía sin presupuesto asignado?

El pasado 21 de agosto, Agencia Cadena del Sur publicó un artículo titulado “Un plan fantasma recorre la Patagonia”, sobre el tan mentado proyecto para la región sur del país, impulsado por el Gobierno nacional, que en la práctica era una cáscara vacía.

El plan Patagonia, efectivamente, es un fantasma. O en el mejor de los casos, un cúmulo de intenciones sin presupuesto alguno.

Según se desprende del Presupuesto 2018, tanto en su mensaje elevado al Congreso de la Nación como en las planillas anexas que luego fueron aprobadas por los legisladores, no hay ninguna mención sobre este plan. Tampoco existe ninguna mención en los capítulos por jurisdicción, es decir los lineamientos de cada Ministerio.

El Plan Patagonia fue presentado por el presidente de la Nación el 9 de febrero de 2017 ante la presencia de los gobernadores de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego y La Pampa.

“El Proyecto Patagonia, tal como fuera expresado en su lanzamiento, es una convocatoria para definir en conjunto, con todos los niveles de gobierno y la Sociedad Civil, una mirada común para desarrollar todo el potencial de la región. Se trata de una plataforma para formular una visión compartida de largo plazo y una estrategia que contribuya a plasmarla en la realidad. La coordinación inter-ministerial e interjurisdiccional (entre los tres niveles de gobierno), junto con la participación ciudadana, son las principales herramientas del Proyecto Patagonia. En este sentido, el Proyecto Patagonia no es una unidad ejecutora y por lo tanto no está previsto que cuente con presupuesto propio.”

Esta fue la última respuesta que ofreció el jefe de Gabinete, Marcos Peña Braun, durante su último informe en el Senado de la Nación, el 1° de noviembre de 2017. En contraposición con la cáscara vacía del Plan Patagonia sobresale el Plan Belgrano, que sí posee presupuesto y una unidad ejecutora, aunque poco es lo que se ha hecho en los últimos años. Su presupuesto asignado para 2018 asciende a los 350.000 millones de pesos y está destinado en gran medida a potenciar la infraestructura para los productores sojeros del norte del país.

Según un informe elaborado por el diario El Cronista, el año pasado llegaron a presentarse aproximadamente 208 proyectos por un total, estimado por cada provincia, de 334.000 millones de pesos (Ver nota).

La senadora María Magdalena Odarda le preguntó a Peña por una obra que se había incluido dentro del “Plan” pero que no figura en el Presupuesto 2018. La obra en cuestión era el “Mantenimiento y mejora de la traza de vías del TREN PATAGÓNICO (Viedma-Bariloche) por 3400 millones de pesos.

La respuesta de Peña Braun fue la siguiente:

“La asignación presupuestaria 2018 refleja una estructura de priorización que se respeta durante el período de gobierno 2016-2019. De esta manera, en materia de política ferroviaria, como se ha anticipado en otras respuestas, la política del gobierno implica una jerarquización de los ramales ferroviarios de carga más postergados, como lo son la línea Belgrano, desde Rosario hacia el norte del país, o la línea San Martín, desde Buenos Aires y Rosario hacia el oeste del país…En este contexto, la obra de referencia no se encuentra dentro de las obras prioritarias definidas para el año 2018.”

De federalismo, mejor ni hablar. Así como no existe un plan ejecutor para el Plan Patagonia, tampoco quedan claros los criterios de prioridad elegidos por el Gobierno nacional para determinar qué obra es prioritaria y cuál no. Desde su llegada al Gobierno, Macri desplegó una estrategia de disciplinamiento político hacia los gobernadores (recursos a cambio de apoyo en el Senado), que aun acatando las directrices de la Casa Rosada, pocos beneficios vieron en sus provincias.

Por Cadenas del Sur

About Colectivo Al Margen (1358 Articles)
El Colectivo al Margen es una organización social por la promoción de derechos, la inclusión social y la cultura del trabajo. Para llevar adelante estas acciones, el Colectivo motoriza dos áreas de trabajo: Un área de prevención y promoción de derechos, compuesta por dos cooperativas de trabajo destinadas y llevadas adelante por mas de 40 jóvenes de los barrios de Bariloche; un dispositivo de formación integral, en el barrio Nahuel Hue, donde concurren más de 20 adolescentes; y un equipo de fútbol femenino en el barrio Nuestras Malvinas. La otra área de trabajo es el sostenimiento de un Equipo de Comunicación Popular que impulsa un programa de radio semanal que se transmite por las radios comunitarias de la región; una productora de contenidos audiovisuales, que realiza campañas de sensibilización desde y para los movimientos sociales de la ciudad; una pagina Web, que visibiliza la agenda de las organizaciones populares; y una revista que cada dos meses tiene espacio y tiempo para esas otras noticias que no salen en los grandes medios y que además permite generar un ingreso económico a trabajadores desocupados y a personas que no pueden ingresar al mercado formal de trabajo. Dado el trabajo que realiza el Colectivo al Margen en el área de comunicación popular, infancia y adolescencia, derechos humanos, género y economía popular, la organización forma parte de consejos, foros, mesas, confederaciones y movimientos que impulsan políticas públicas nacidas desde el pie.
A %d blogueros les gusta esto: