Fragmentos de un rompecabezas llamado #DesapariciónForzada

(Por Sebastián Premici –  cadenas del sur) El Gobierno nacional encubrió desde un primer momento lo sucedido el 1 de agosto. Plantó pistas y realizó inteligencia. Agencia Cadena del Sur empieza a reconstruir el rompecabezas. 

¿A qué hora ocurrió la feroz cacería que terminó con la desaparición forzada de Santiago Maldonado? Diego Conrado Balari, jefe de la unidad Chubut de Gendarmería escribió en un documento interno que los hechos habían ocurrido entre las 11 y las 12. Sin embargo, Fabián Méndez, jefe del Escuadrón 35 de El Bolsón, recibió en su teléfono celular una línea de tiempo donde consta que la feroz represión fue entre las 11.30 y las 12.30. Para un lector desatento –o para un/una periodista colaboracionista con la impunidad – esto podría ser una nimiedad. Pero no lo es.

Como ya explicamos en nuestra nota “Los huecos de la Gendarmería”, a las 11.36 el camión Eurocargo, conducido por Lucio Buch, se estacionó cerca de la pendiente que baja hacia el río, de frente al cauce de agua. Incluso su conductor, que portaba su arma reglamentaria 9mm, descendió del vehículo. Cinco minutos después aparece al trote Emmanuel Echazú, con su escopeta anti tumultos en la mano, y un corte en el pómulo.

¿Dónde estaba Fabián Méndez para entonces? Esa es la gran incógnita. El declaró que fue hasta el baño en Epuyen y de paso habló con sus superiores y regresó 12.30, aproximadamente. Es la misma hora en la que llegó a la zona Pablo Noceti, jefe de Gabinete de Patricia Bullrich.

A las 12.49, la camioneta conducida por Andrés Ahumada (OLW 237), que también llegó a la pendiente del río junto a Pablo Escola, segundo a cargo del Escuadrón 36 de Esquel, ya estaba fuera del territorio mapuche. Como sostuvo Agencia Cadena del Sur, ese vehículo aparece al costado de la RN40, junto a otra camioneta, y cinco gendarmes formando un círculo. Sobre la caja de la Ford Ranger de Ahumada puede verse un bulto negro –bolsa de nylon grueso similar a las que utilizan las morgues-. Esa camioneta empieza a moverse en el momento en que es captada por una cámara (ver video)

¿Quiénes son esos cinco gendarmes? ¿Son los mismos uniformados que estaban sobre la pendiente del río, observando con precisión quirúrgica el mismo lugar por donde salió Echazú?

Volvamos a los horarios. Méndez y Noceti están en la zona de conflicto cerca de las 12.30, en el mismo momento en que la Ranger con el bulto negro empieza a moverse. Esa camioneta, junto al resto de los vehículos usados por Gendarmería, fue lavada antes de ser peritada. La impunidad de este Gobierno llevó a que Gonzalo Cané, Secretario Coordinador  con los Poderes Judiciales, reconociera en público que efectivamente habían limpiado los vehículos. Según las pericias que se realizaron –que dicho sea de paso, las camionetas fueron lavadas porque el 3 de agosto Noceti, en persona, llamó para adelantar la fecha del allanamiento donde se recogerían las pruebas-, se descartaron 5 muestras recogidas en la camioneta Ford Ranger dominio OLW237. Pero se encontró 1 muestra que no pudo ser cotejable. El lavado le brindó sus frutos a la Gendarmería y al Gobierno nacional.

Hay un trabajo fino que están llevando adelante quienes investigan realmente la desaparición forzada de Santiago Maldonado –no todos los que tienen injerencia dentro del expediente siguen la propia carátula del expediente – que apunta a un grupo de gendarmes que saben qué fue lo que ocurrió realmente. Ello son Fabián Méndez, jefe del Escuadrón de El Bolsón, Pablo Escola, segundo a cargo del Escuadrón de Esquel, Daniel Gómez, primer alférez del Escuadrón 35, y los gendarmes Emmanuel Echazú, Darío Zoilán y  Aníbal Cardozo, ambos escopeteros, Juan Carlos Pelozo, Orlando Yucra, Ramón Vera, Neri Robledo, Maira Ramos entre otros.

Según los registros de la Gendarmería, el 1 de agosto actuaron tres Patrullas en la represión. Por una desprolijidad administrativa, quizás, o porque buscan ocultar algo, hay varios gendarmes que aparecen en las tres patrullas. Pero vamos a concentrarnos en una de ellas.

Según el documento de Gendarmería sobre la Patrulla 321, ésta regresó a las 5.30 am del 2 de agosto. Estaba integrada por Fabián Méndez, Emmanuel Echazú, Víctor Saucedo, Marianela Roldan, Sergio Sartirana, Federico Yucra, Juan Pelozo, Jesús Vázquez, Rigoberto Pozos, Alejandro Ruiz Díaz, Darío Zoilan, Arjona Rita, Carlos Brito, Cirilo Rojas, Maira Ramos, Romina Voelkli. Vera, por su parte, integró la Patrulla 323, donde curiosamente también estuvo Echazú.

Si todo el operativo terminó a las 18.30 del primero de agosto, ¿qué hicieron hasta el día siguiente? ¿Qué hizo Echazú, con una fractura del arco medial del arco cigomático derecho con leve desplazamiento de las partes óseas y una fractura distal de la silla turca a nivel orbitario externo?

Varios de los gendarmes que formaron parte de esta patrulla tuvieron algún tipo de declaración vinculada a los hechos en el río, que por separado son nada más que un piedrazo suelto pero si se ponen todas juntas, pueden ser parte del rompecabezas que algunos investigadores están reconstruyendo.

*Zoilán: afirmó que disparó su escopeta (vació como 20 cartuchos) a un bulto que estaba en el río. A su vez, de su celular sale un video donde se ve a cuatro gendarmes regresando del río en donde uno de ellos dice que si bien el operativo fue agitador, “valió la pena”.
*Peloso: Él fue el gendarme que gritó “tenemos a uno”.
*Robledo: Es el gendarme que afirmó haber arrojado una piedra a uno de los que cruzaba el río. Acá vale una aclaración: el sargento Sergio Rigonatto recibió de un usuarios agendado como “Amor” el siguiente texto: “Tené cuidado. No comentes nada. Vos no escuchaste ni dijiste que Robledo le dio un piedrazo al individuo. Vos estabas lejos de eso. Por eso estaban preguntando quien estuvo al momento que Neri (Robledo) estaba almorzando”. Amor, esposa de Rigonatto, es una gendarme del Escuadrón 35. ¿Sabe algo Amor que pueda ser relevante para la causa?
*Yucra: él envió un mensaje de texto con las siguientes líneas: “Te aviso que vine trayendo a El Bolsón un detenido”.
*Cardozo: en diálogo con el cabo Cuenca, sostuvo: “Si en el corte de ruta preguntale a Yucra lo que hicimos después todo el resto atrás”.
*Saldaño, que integró la Patrulla 323, sostuvo, taxativamente, que había un desaparecido. Fue en un mensaje enviado el 4 de agosto a 10.40
*Sartirana: en su celular había dos mensajes de audio, uno que decía que había que esconder las camionetas y otro que se refería, ¿con tono gracioso? a la sargento Sartirana y a la presencia de Maldonado en su camioneta. La persona que envió ese mensaje “jocoso” fue Pablo Grillo, integrante del Centro de Reunión de Información de Neuquén, es decir el área de inteligencia de la Gendarmería. Ningún perejil.

La Patrulla 321 se manejó con dos vehículos, según los documentos de la Gendarmería. Uno de ellos un Unimog. Según las pericias realizadas, luego de que se lavaran todos los vehículos, “en el camión Mercedez Benz Unimog dominio KGS799 se encontraron 5 muestras no cotejables y en el otro Unimog, dominio JYI842 2 muestras no cotejables.”

El otro vehículo de la Patrulla fue una Amarok, en esa se movió Méndez. Según el documento de la Gendarmería, ese vehículo que regresó a las 5.30 am recorrió 681 km. ¿A dónde fue?

Entre el libro de novedades de la Gendarmería y los documentos específicos sobre dichas Patrullas hay una contradicción que podría ser relevante. Méndez llegó en el vehículo NIGN 38724 (Amarok) conducido por Hugo Díaz, acompañado por Daniel Gomez y Marianela Roldan. Sin embargo, según el documento vinculado a la Patrulla 321, la Amarok fue conducida por Sartirana. ¿Cuál fue exactamente el rol de Sartirana?

El encargado de brindar la información controlada, con un discurso unificado, fue Daniel Gómez. No sólo eso, sino que fue quien redactó los informes internos de sus compañeros. Y es a quién llaman y graban para armar la famosa línea de tiempo que luego llega al celular de Méndez.

La fiscalía descree de los testimonios de la comunidad mapuche. Habla de sus inconsistencias. Sin embargo, poco dice de las inconsistencias de los Gendarmes, que tienen mucho más por ocultar que los integrantes de la comunidad.

La pregunta que se hace Agencia Cadena del Sur es si todos estos fragmentos de los hechos aquí expuestos no forman parte de una misma trama, ocultada por los jefes del operativo, y los responsables políticos de la Gendarmería, desde el tándem Cane-Barberis, pasando por Noceti hasta llegar a la ministra Patricia Bullrich y en última instancia, el presidente Mauricio Macri.

 

A %d blogueros les gusta esto: