El fruto prohibido: protesta de chacareros en Plaza de Mayo

Productores frutícolas de Río Negro y Neuquén regalaron manzanas y peras en Plaza de Mayo, en protesta por la situación económica del sector. La medida produjo una inédita respuesta social: miles de personas de múltiples puntos de la Ciudad y del conurbano bonaerense colmaron la plaza. Algunos se llevaron sólo una fruta. Las voces de las personas que definen el termómetro hoy: “Hay hambre y mucha necesidad”. Qué dicen los productores.

Ignacio Yuchark para lavaca.org

Foto: Ignacio Yuchark para lavaca.org

La fila comienza en el extremo de la Plaza de Mayo, en el punto donde confluyen Diagonal Norte y Sur, se extiende en dirección a la Casa Rosada, rodea la fuente y sigue y sigue y sigue. La fila no parece detenerse nunca y Marcela, que se vino desde Florencio Varela, al sur del conurbano bonaerense, con sus cuatro hijos y un carrito, interpreta:

-Hay mucha necesidad.

Marcela viajó desde uno de los confines del conurbano para recibir las peras y manzanas que productores frutícolas de Río Negro y Neuquén están regalando en Plaza de Mayo como forma de protesta por la falta de rentabilidad de la actividad, que tiene en un extremo a los productores primarios y del otro, a empresas empacadoras comercializadoras. El conflicto se explica en una ecuación: el productor primario está recibiendo 3 pesos por el kilo de manzana, denuncian que las empacadoras se lo llevan y pagan “cuando y como quieren”, y la manzana aparece en las góndolas de supermercados a un precio de 35 o 45 pesos según el gusto oligopólico.

Ese precio lo paga Marcela y cada una de las miles de personas que, de una forma inédita, colman la Plaza de Mayo a la espera de manzanas y peras.

Manzanas y peras.

Algunos se llevan 3 o 5, para los hijos. Otros, sólo una.

Alicia, de Laferrere, república de La Matanza: “Así estamos”.

El termómetro

Alicia es vegetariana: “Me cuesta mucho la fruta. Me están cobrando 35 pesos el kilo”. ¿Por eso vino? “Y para ver también qué tal todo esto. Esta es una de protestar. Quería mirar el panorama, ver un poquito, porque esto también es un termómetro”.

¿Qué está midiendo ese termómetro? “La necesidad de la gente. Todo está caro, no te alcanza el sueldo. Hay que ver la situación que estamos pasando. Yo estoy sin jubilación, estoy esperando que salga. Trabajo por mi cuenta: vendo medias en una feria. La cosa esta floja, bajó muchísimo. Había arrancado en Navidad con productos navideños, y masomenos iba.  Ahora no. Y de alguna forma uno tiene que rebuscarse. Justamente quería ver si hoy venía mucha o poca gente, pero la verdad que desbordó”.

¿De qué habla ese desborde? “La situación está complicada. Cada vez hay menos trabajo. Si se le complica a una persona sola como yo, imagínate con chicos. Muy duro. Hay que pelearla”.

“En un país con hambre, tiramos comida”

El presidente de la Cámara de Productores de General Roca en Río Negro, José Alberto García, se hace tiempo para dialogar con lavaca en medio de la protesta. Explica que el pedido concreto es una audiencia con “alguien que tenga poder de decisión” del Gobierno nacional.

¿Cuál es esa situación del sector?

-La economía del Alto Valle, como todas las economías regionales, viene en caída libre hace más de 10 años. No es nuevo. Queremos políticas de producción para que se pueda seguir con la actividad y se generen puestos de trabajo, aunque están desapareciendo. En la producción de pera y manzana han desaparecido 5 mil productores como mínimo en los últimos 10 años. En el 2005 había unos 10 mil, hoy estamos en 2 mil. Y venimos a decir que, pase lo que pase este año, va a haber otro 40 por ciento que se va a caer. Los productores tienen un promedio de edad de 65 años. Yo tengo 54, no tengo recambio. Soy tercera generación: mi abuelo, mi viejo y yo, pero mi hijo ya no va a seguir porque no lo puedo condenar a esta producción. Queremos ser escuchados por el Presidente.

¿Cuánto se le está pagando al productor?

-Al productor primario nos pagan, de mayo a diciembre, y en el mejor de los casos, 3 pesos el kilo de manzana. Ustedes habrán visto el precio en supermercado: 35, 45 o hasta 50 pesos el kilo. Nunca va a llegar toda esta gente a comprar un kilo manzana, por eso vienen tantos. Pongámosla al costo que tiene que tener, en comedores escolares, centros comunitarios, mercados concentradores, y en tres meses se soluciona. Esa diferencia es muy grande. Y, además, el costo de producción nos sale $4,50. ¿Dónde queda el $1,50 restante? Ni siquiera nos queda una mínima ganancia, y ese es el reclamo que venimos a hacer.

¿Cómo impactaron las medidas económicas de este año?

-Las medidas de la liberación del dólar ayudo un poco para las exportaciones. No todos pudimos exportar, y es difícil que esa diferencia llegue al productor primario, porque la empresa empacadora lo va a disfrazar en el precio de la producción. No nos van a pagar más que 3 pesos. Queremos medidas del gobierno, medidas rentables para el sector porque estamos cada día peor.

-¿Qué piensa de la respuesta de la gente?

Acá estamos equivocándonos en muchas cosas. Entendemos que esta complicado, pero había proyectos para poner mercados en varios lugares, y no se logró nunca. Se están perdiendo 200 mil toneladas, equivalente a lo que lleva Brasil en toda la temporada de frutas. Se caen, y es fruta óptima. Nosotros perdemos el equivalente a 500 millones de dólares este año en el valle. Trasladalo a pesos. Hoy por hoy, la Nación entera no está en condiciones de perder plata. La gente está tiene derecho a consumir fruta, pero nosotros la tiramos. En un país que hay hambre, tiramos la comida. Si no hay decisiones políticas, esto va a seguir pasando.

Lo indignante

Jésica, de Capital Federal, es una de las afortunadas que consiguió manzana cerca del mediodía porteño. Es discapacitada trabaja haciendo “changuitas” de limpieza en algunas casas. Ahora está sentada en uno de los bancos de la Plaza, y la fruta ya es un recuerdo.

Y dice:

“Es indignante hacer una cola por una manzana o dos, en el mejor de los casos. Pero te la venden tan cara que no podés comer. Con todo lo que estamos pasando como país, que haya tantas personas quiere decir que hay hambre. La gente necesita comer. Hay mucha necesidad. El Gobierno debe tomar alguna medida, proteger y cuidar a los que venden”.

Del otro lado, aún haciendo fila, está Salomón, de Paternal. Tiene 79 años. “Hay muchas injusticias en Argentina. Una es esta. Cada uno con su oficio, pero ninguno gana bien. Yo fui pequeño industrial, ahora jubilado, no trabajo, pero vivo de otras cosas. Antes podía ahorrar, ahora no. De la clase media para abajo, está jodido. La fruta muy cara, la verdura muy cara. A veces me hago una pregunta: ¿de qué comen los muy pobres? Si nosotros estamos así…”.

La pregunta flota y la ataja Juan, a su lado, que es jubilado pero trabaja en vigilancia: “Esto es una cosa que no se ha visto nunca. Mire que tengo 69 años, eh. Pero la gente vive mal, no tiene para comer. Esto está cada vez peor”.

La estampida infernal

Luiz Aznar, de la localidad rionegrina de Cervantes, a kilómetros de General Roca, es otro de los productores que dialoga con lavaca: “Estamos sorprendidos por la avalancha de gente. Pensamos la medida para darle fruta a la gente y que vean la realidad del precio que tenemos de producción en Alto Valle y la diferencia de lo que ellos compran en las góndolas. Nosotros vendemos a 3 pesos el kilo, pero las empacadoras te pegan cuando y como ellos quieren. Son unos atorrantes. Todavía hay empacadoras que no han pagado ni un 50 por ciento, y de la forma en la que la plata se está devaluando hoy esos 3 pesos se hacen 2,50”.

Muchas de las personas que vinieron se quejan de las actuales medidas económicas del Gobierno, sobre todo la devaluación, porque lo han sentido en los precios. Hoy se decía que muchos productores habían apoyado esas medidas. ¿Cómo se interpreta?

Hay de todo: algunos estamos en contra de Macri, otros apoyando. Queda a criterio. La devaluación del dólar  parecía que a nosotros nos venía a favor debido a que sacaban las retenciones a las exportaciones, por lo que las empacadoras tendrían que devolver la plata. Pero no pasó nunca. Además, tenemos en contra que los insumos para la fruticultora están valorizados en dólares. Algunos hasta triplicaron los precios. En lo personal, no comparto la devaluación, porque se sabía que iba a ser una estampida infernal de precios. No sólo en la situación que estoy comentando, sino con los combustibles. Hace años que venimos con la pelea sobre esos subsidios, pero nos dan sánguches. El tema es que muchos chacareros se están cayendo, y el problema es que no cae solo, sino con toda una familia. Cuando cae uno, caen 5 más detrás, y eso hace lamentable todo.

Lo intolerable

Ricardo es de Almagro, tiene 81 años, un bastón y un carnet de discapacidad que muestra a lavaca: “Me costó mucho venir”.

¿Qué piensa de esta situación? “Ver a mis hermanos en una actitud tan indigna por un manojo de frutas es feo. Además, hay un atropello que se le está haciendo al productor y a las mismas provincias, donde hay grandes hombres de trabajo con la piel curtida. Quiere decir que estamos de rodillas. No se puede tolerar esta situación en un país tan privilegiado, con todos los recursos que tenemos. Es imposible que ocurra esto”.

Ricardo llora.

“Ruego al Señor Presidente de la Nación que tome conciencia, que le dé una mano a los productores, a los obreros, a los trabajadores. Disculpame que me trabe un poco, pero lo siento de corazón. Nuestro pueblo argentino no merece esto. El Gobierno ha entregado el país al extranjero en todas sus áreas  Ni siquiera deberían haber supermercados: tendría que ser del productor al consumidor. La única forma de ayudarnos es mutuamente. Toda esta gente que ves acá merece estar en otra cosa: en la cultura, en su hogar. No acá. Le han quitado su hábitat. Y está desesperada. Como yo, que viene a pedir”.

por la vaca.org

A %d blogueros les gusta esto: