Usinas Culturales y Sedronar compartieron una tarde de verano.

Algunos de los integrantes de la banda Negra Santa, del oeste de Buenos Aires, compartieron la tarde con las y los jóvenes que asisten a los talleres de Sedronar, en esta ocasión, en las instalaciones cercanas al ex aserradero de Parques Nacionales. Este encuentro se dio gracias al contacto entre Paola Vázquez, de Sea! y Usinas Culturales programa del Ministerio de Turismo, Cultura y Deportes de Río Negro.

Era una de esas tardes en las que parece que el sol bajó para abrazarnos. Cuando llegué, agradecí la sombra. ¡Qué escenario! El fresco de los árboles de la cordillera que agradecemos siempre que hace mucho calor, el sonido inmejorable de un arroyito que pasa por el patio, y vista al lago que parece espejo. Ahí, en un lugar conocido y muy cerca del centro, se encuentran algunos jóvenes alrededor de la actividad que proponen Sedronar y Usinas Culturales en esa tibia tarde de verano.


Estaban en círculo conformado por algunas sillas y algún tronco que sirve de banco, giraba el mate y algún vaso de jugo. Para cuando llegué, ya habían intercambiado algunas preguntas con música en vivo. En una parte del círculo estaban los músicos con una guitarra, un acordeón y un bongó (instrumento de percusión) y había una especie de entrevista colectiva.

•    ¿Ustedes viven de esto?
_Nooooo! Yo trabajo en una farmacia (dijo Roberto) y él es mecánico y otro compañero hace serigrafía. Él nos hizo estas remeras que tenemos puestas (y las muestran) Buscamos trabajos que sean flexibles para poder salir a tocar. El trabajo es trabajo, pero hay otras cosas que son más importantes (aunque nos hayan enseñado al revés) Para mí correr tras mi sueño es lo más importante.
•    ¿por qué una remera de Bolivia? Pregunta Fer, uno de los pibes.
_Porque hay mucha discriminación. En la ciudad, en Buenos Aires, se discrimina mucho a los bolivianos. Si sos bajito, morochito, seguro sos boliviano y esa caracterización es bien discriminatoria. Podes ser jujeño o salteño, pero por las dudas sos boliviano. Y nosotros nos reímos de lo feo, por eso esta remera. Es horrible que haya un Tercer Mundo, nos pusieron en esa categoría horrible como si estuviéramos en la B.
•    ¿Por qué música tercermundista?, pregunta Fernando del taller de Sedronar.
_Porque estamos en contra de esas categorías.

Y lo expresaron con música: “mueva, mueva, que no me importa tu bandera, tu color, ni ninguna religión”

Negra Santa proviene de la zona oeste de Buenos Aires, tienen cinco años y medio de trayectoria. Viajaron a Bariloche y tocaron durante las actividades de carnaval y explicaron que como en esta gira no están todos los integrantes de la banda, tocan con pistas. Esa tarde  nos encontramos con Roberto Gómez (voces, guitarra), Cristian Gómez (precusión, voces), Leo Festorazzi (acordeón, voces) y Ariel de Santis (bajo). También estaba en el círculo Nancy, de Usinas Culturales, Fernando de Sedronar y Paola Vásquez, de Sea! Producciones Culturales.

Negra Santa tiene ese nombre ya que sus influencias son Mano Negra y Karamelo Santo. Más cerca de los integrantes de la banda, les conté qué era Al Margen y por qué estaba ahí y hablamos acerca de las dificultades de dar difusión a actividades que están por fuera de la agenda de medios comerciales. “Más en estos tiempos, dice Roberto, donde los social quedó en un quinto plano. La difusión de eventos cuesta horrores acá en Bariloche porque está muy comercializado. Más allá de que hay medios comunitarios que te abren las puertas o Radio Nacional o que logras meterte en algún medio comercial por medio de algún amigo, aun así la difusión de los eventos culturales en Bari cuesta mucho. Así que ahí vamos tejiendo redes con medios que creen que hay una sopa cultural que es necesario mostrar”, nos cuenta Paola. Ella conoce a Negra Santa gracias a trabajos realizados con Noelia Pucci, Fran Lanfré y Rubén Patagonia con la idea de que los músicos que vengan de afuera conozcan la cultura local y la realidad de los y las jóvenes barilochenses.

“Nosotros como banda, tratamos siempre de mezclarnos con lo social”, aporta Roberto, “y conocer a la gente de los lugares. Yo siempre digo lo mismo: el paisaje está siempre ahí, la onda es conocer a la gente más que al paisaje, los lugares los hace la gente. Nosotros viajamos mucho por el interior y en cada lugar la historia es diferente y no nos enteramos y entonces te venden una película que no existe. La primera vez que fuimos al norte tocamos en el Festival Por la Memoria del Perro Santillán y ahí conocimos a la gente de la Tupac Atari, a la gente de los galpones recuperados, de Radio Rebelde y te vas enterando de la problemática que hay, que te la cuenta directamente la gente del lugar”.

Algunos de los pibes se quedan cerca a escuchar la charla y otros gritan de lejos que quieren más música y hasta lo expresan rapeando, que dejemos de charlar que es aburrido. Esta es la primera vez que Negra Santa tiene la posibilidad de participar en las actividades de grupos como Usinas Culturales o Sedronar. Hace poco sacaron su segundo disco “Mundo Mestizo”.
•    A.M.: ¿Cómo es la difusión de sus discos?
•    N.S.: Difícil, es casi puerta a puerta. Lo real es que ahora estamos viendo el tema de la difusión y cómo llegar porque la banda de a poco fue creciendo y hay cosas que uno ya no puede manejar. Entonces esta bueno laburar con gente que entienda de la difusión, porque sino las cosas se vuelven peligrosas. Para nosotros un ejemplo de eso es lo que pasó con Callejeros, por eso  estamos empezando a delegar a gente que maneja el tema y para que funcione mejor.
•    La temática del disco gira en torno al título, Mundo Mestizo, en las temáticas y también en los ritmos, puede haber punk, ska, cumbia, murga, ritmos latinos, hemos metido también ritmos más electrónicos, cuenta Cristian.

Mientras abren un bolso y comienzan a repartir discos para regalar, el primero “Música Tercermundista” y el más reciente “Mundo Mestizo”, canciones que prometemos escuchar y difundir, tal vez de puerta en puerta, ojalá a través de muchos de medios de comunicación.

Antes de todo esto, los pibes empezaron a agitar para bailar: “ a nosotros nos dijeron que ustedes bailaban también”. Negra Santa se ríe y dice: nosotros tocamos música y ustedes bailan. De repente no quedó nadie en la ronda, salieron los más jóvenes a esconderse para que no los saquen a bailar las mujeres que ya estaban estirando los brazos.

Por Sebastian Carapezza – Equipo de Comunicacion Colectivo Al Margen

A %d blogueros les gusta esto: