La reconstrucción luego del fuego

Tras los incendios sin precedentes que sufrió días atrás, el pueblo de la Comarca Andina se organiza una vez más. En un contexto donde los medios de comunicación masiva hacen oídos sordos a esta situación de emergencia, se vuelve imprescindible el rol de los medios comunitarios y alternativos. Conversamos con Martín Vallejos, integrante de la radio comunitaria FM Alas de El Bolsón.

La reconstrucción de la Comarca se organiza en torno a la solidaridad y autoorganización del pueblo. Foto: Euge Neme.

– ¿Cómo está la situación con los incendios, aún quedan focos?

-Sí, hay bastante fuego por debajo de la tierra todavía. Hay mucha gente haciendo guardia de cenizas, fijándose que todo lo que humea no se convierta en un nuevo foco. Del otro lado del cerro Piltriquitrón, están las consecuencias de aquel incendio de fines de enero. En el Cerro León donde está ubicada la comunidad mapuche Lof Cañio se habían estado reactivando focos, a pesar de que estuvo presente el gobernador Arcioni en El Maitén diciendo que no había más focos, que estaba todo completando extinguido y bajo control… Obviamente el fuego está todavía presente y la única asistencia real que hemos tenido ha sido la de la lluvia.

– ¿Cómo fue la visita del ministro de ambiente?

-Estuvo el ministro Cabandié dando una conferencia de prensa y recorriendo la zona, también radicando una denuncia penal en los Tribunales Federales de Esquel para tratar de esclarecer las causas del incendio que están apuntando sobre un incendio intencional. No tenemos mayores precisiones sobre aquellos peritajes que fueron encomendados, parece que algunos habrían dado con más fuerza las versiones que tienen que ver con las fallas del sistema eléctrico que está en el completo abandono.

Aquí en la Comarca Andina estamos acostumbrades a los cortes de energía eléctrica permanente porque no hay ni mantenimiento ni pago a les empleades, ni ningún tipo de trabajo por parte de la Dirección de Servicios Públicos. Esto es algo que tiene que ver con la crisis de diseño que se vive en Chubut para intentar imponer el extractivismo minero como única salida presupuestaria para la provincia y, al mismo tiempo, con la presencia de los capitales más fuertes de la energía eléctrica que en nuestro país tienen que ver con empresas asociadas a Joe Lewis como Pampa Energía. Ese tipo de capitales que aquí están muy cerquita y han hecho muchos negocios en la zona rionegrina de la Comarca Andina, ahora tienen sus tentáculos apuntando hacia la zona chubutense. En este sentido, no hay nada mejor que se caiga el servicio estatal para poder privatizarlo.

– ¿Considerás que la comunidad tomó inmediatamente cartas en el asunto?

-Si, cabe aclarar que no hay precedentes en la zona de un incendio que tenga ese nivel de afectación en términos de viviendas. Este nuevo foco pega en una zona semi-rural ya muy poblada como es Las Golondrinas y Cerro Radal. El proceso de auto-organización comunitaria que se había armado para ir a combatir el fuego en territorio a fines de enero sirvió y está funcionando. Hay muchas brigadas comunitarias laburando en Cerro Radal y en la Lof Cañio.

También hemos tenido que reconvertir la organización para lo que tiene que ver con la gestión de donaciones en alimentos, colchones, ropa, frazadas, para que eso llegue directamente a los territorios afectados. Hay dos grandes modelos de gestión de las donaciones en este momento; uno tiene que ver con lo que están haciendo los estados municipales en particular de El Hoyo y de Lago Puelo en los dos gimnasios municipales de cada localidad y con apoyo de instituciones escolares. Mucha parte de la comunidad está aportando desde ahí.

Otras organizaciones están recibiendo otros tipos de ayuda que son gestionadas en forma más autónoma, de vecine a vecine. Están viniendo de diferentes localidades, ya hizo punta Trelew con un camión que llegó el jueves y que fue directamente a la estación de servicio de El Hoyo diciendo que no querían ir al gimnasio porque no querían que ningún político capitalice esta ayuda como si fuera su propia gestión. Están conviviendo esas dos maneras, realmente lo que se trata es de ayudar.

Los gimansios de El Hoyo y Lago Puelo canalizan parte de la ayuda. Foto: Euge Neme.

– ¿Qué es lo que más se necesita en este momento?
-Agua, alimentos y todo lo que tenga que ver con herramientas y también dinero para la gente que necesita reconstruir sus casas. Hay dos barrios populares que fueron afectados muy fuertemente por el incendio, el barrio El Pinar, la Eco Aldea y el barrio Bosques al Sur que son barrios informales que no van a recibir ayuda del estado porque no estaban formalizados. Las personas están dispuestas a quedarse ahí, a resistir en el territorio y están rearmando sus viviendas.

Para acompañar a esos barrios, a esas comunidades es importante sobre todo las herramientas, también piden linternas, carpas, nylon, gacebos para la gente que tiene que volver a refugiarse en sus terrenos para no perderlos.

Una buena manera de canalizar las donaciones de manera simple es a través de la Asamblea de Vecines Autoconvocades en Defensa del Bosque que tiene un Instagram que es @defensadelbosque, un Facebook y el correo defensadelbosque@gmail.com. Por esas redes se pueden contactar con la Asamblea para ver qué es lo que se está acopiando y donde. Si no, a través de las redes sociales de los municipios de El Hoyo y de Lago Puelo hay información oficial sobre donaciones.

En cuando a las transferencias bancarias, hubo una fuerte campaña de estigmatización de lo que se estaba haciendo desde Vecines Autoconvocades. Ya sucedió con el incendio anterior cuando dijeron que los CBU eran falsos, que había gente apropiándose de eso. Lo importante es remitirse a las redes sociales oficiales que gestiona la Asamblea, donde no hay dudas de que los datos son reales.

– ¿Cuánto tiempo estiman para este proceso de reconstrucción?

-La verdad que es muy difícil tomar esa dimensión del mediano al largo plazo. Por ejemplo, en lo que tiene que ver con el sistema eléctrico, que también implica que en Lago Puelo no hay agua en las redes, es difícil saber cuándo va a volver. El trabajo sobre las redes eléctricas en Las Golondrinas es enorme y sabemos que es una tarea que la Secretaría de Servicios Públicos no tiene la capacidad de llevar a cabo.

Hubo un aporte del tesoro nacional directo para las municipalidades locales para que puedan afrontar los gastos de reconstrucción pero sabemos que todo eso va a demorar muchísimo tiempo porque hemos visto que ni siquiera hemos sido capaces de construir listados precisos de personas afectadas. Si tras tres o cuatro días de incendio no está ni eso, vamos a tardar bastante.

Escuchá la nota completa

Por Fabián Agosta, Mariela Martínez y Julia Biagioli

Fotos: Euge Neme

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen