“Se equivocó el compañero presidente”

El dirigente social Juan Grabois realizó críticas al gobierno nacional por retiro del IFE, la fórmula utilizada para aumentar las jubilaciones y la falta de un plan a largo plazo para reactivar la economía. “Ser funcional a la derecha es no ver la realidad” dijo.

Juan Grabois realizó criticas a Alberto Fernández.

“La derecha es la defensa del status quo, la desigualdad y los privilegios. Cuando arrecia la pobreza y la injusticia social, reconocer la gravedad del problema y reclamar más medidas nunca es funcional a la derecha. Funcional es no ver la realidad, no corregir errores y auto convencerse de que «vamos bien«. Frente a la derecha de las asonadas policiales y el lawfare, el ajuste y la represión, la quema de pastizales y la destrucción ambiental, la persecución mediática y la promoción del odio gorila, pusimos y pondremos el cuerpo aunque alguno se olvide rápido o escriba un relato con chicanas y mentiras para no discutir el problema de fondo.

Cuando esa autocomplacencia cómoda además converge con cuidar la propia posición, imagen o intereses parciales, se va transformando en desviación política y ética, que culmina en fracaso y frustración. La gente no come vidrio.

Nosotros elegimos a Alberto. Lo volvemos a elegir. Le seguimos dando nuestro apoyo y confianza.

Sabemos que Macri hizo desastre, dejó al país absolutamente vulnerable, consolidó la mafia judicial, nos endeudó hasta el cuello, profundizó la dependencia, arruinó las PyME… y esa debilidad nos costó más cara aun por el maldito COVID que nos mató amigos, familiares, compañeras y compañeros.

Sabemos que se tomaron medidas acertadas que aliviaron el dolor del pueblo y redujeron el impacto de la herencia neoliberal y la pandemia global: IFE, ATP, POTENCIAR TRABAJO, REFUERZO DE AUH, PLAN ALIMENTARIO. También que conquistamos el impuesto a las grandes fortunas por el que todos luchamos. Pero decimos que se podría haber hecho más y que se debe mejorar ¿está tan mal?

Nos preocupa obviamente que salga el IFE sin ver que muchos lo siguen necesitando. Se conoce hoy que sin el IFE la indigencia hubiera afectado a otros 4 millones de Argentinos. Eso quiere decir básicamente que si lo sacamos sin remplazarlo por nada tal vez se esté condenando a muchos de ellos a la indigencia. Si quienes trabajamos todos los días con, para y por los excluidos no lo decimos, no buscamos caminos para superarlo, si nos resignamos… ¿para qué estamos?

«Cuando crecen combinadas desigualdad y pobreza, aumentan todas las enfermedades sociales» dijo Grabois. Foto: Euge Neme.

También sabemos que muchas PyME quedan sin ATP y que grandes empresas entran al REPRO. Que vienen los aumentos de servicios y combustibles. Nos preocupa, nos angustia la situación porque las PyME generan mucho más empleo que los peces gordos que encima ganaron plata cuando todos perdieron.

La gente la está pasando mal, está sufriendo nuestro pueblo… basta mirar las calles, la cantidad de personas sin hogar, los que ya no pueden pagar el alquiler, los niños nuevamente revolviendo la basura, la cantidad de gente pidiendo en los trenes y colectivos, los comedores que siguen abarrotados, las colas interminables con las pocas ofertas de trabajo, los millones que se inscriben en cualquier programa que surge y tantos quedan afuera de todo.

Tanto si miramos los fríos números de las estadísticas como el drama que vemos en el barrio, no podemos menos que preocuparnos y preguntarnos si estamos haciendo todo lo que podemos. Tenemos la obligación de hacernos esta pregunta.

El índice GINI creció, es decir, los de arriba tienen más, los de abajo y el medio menos. Cuando crecen combinadas desigualdad y pobreza, aumentan todas las enfermedades sociales: depresión, consumo drogas, alcoholismo, violencia ¿no podemos revertir esta tendencia? ¿Por qué?

Hoy estamos frente al desafío de abordar lo urgente para proyectar lo importante. Lo urgente es reducir la pobreza, indigencia y precariedad que sufren tanto los jóvenes, ancianos y trabajadores del sector privado, público y sobre todo de la economía popular y comunitaria con las mujeres al frente.

Lo importante es proyectar un desarrollo humano integral con tierra, techo y trabajo para todos, en comunidad.

Sabemos que los planes y subsidios no resuelven nada de nada. Sabemos que el camino es el trabajo sea en las fábricas y empresas o en la economía popular. Apostamos a eso desde hace años… pero hay que dar una respuesta urgente porque la emergencia continua y en algunos aspectos es más grave hoy que en marzo porque se acabó el colchón, hay gente que dejó los ahorros y no tiene qué más vender para vivir.

Hemos presentado proyectos en los dos frentes: lo urgente y lo importante. Son serios y fiscalmente viables.

El salario argentino para que 5.4 millones de personas tengan un ingreso mínimo garantizado hasta que puedan integrarse a una fábrica, empresa o unidad productiva de la economía popular.

El Plan de Desarrollo Humano Integral es una estrategia quinquenal para repoblar la patria, recuperar los pequeños pueblos, desarrollar el transporte multimodal (tren, camión, puerto), relocalizar fábricas y crear polos industriales, fundar comunidades rurales agroecológicas, generar 4 millones de empleos más en economía popular, urbanizar 4400 barrios y crear un millón de lotes con servicios.

No digo que tengamos la verdad revelada ni que sea el mejor plan pero sí se trata de un planteo serio y fundado, elaborado por muchas organizaciones sociales y sindicales. ¿Hay otro mejor? Queremos conocerlo. Queremos debatirlo y contrastarlo de cara al pueblo con todos los sectores, en especial con nuestros compañeros del FdT.

Pido perdón como siempre si ofendo a alguien, cada uno dice las cosas como le sale (salvo que este coacheado y diga lo que le conviene) pero creemos que peor sería callar. Mis compañeros y compañeras más humildes me piden que hable, que reclame… y tanto ellos como yo queremos que al gobierno de Alberto le vaya muy bien porque él y Cristina con todos nosotros lo sacamos a Macri. No hay contradicción, lo que hay es dolor, dolor y esperanza, esperanza de que podemos ser mejores y nuestro pueblo más feliz

Hay que tener cuidado con el canto de las sirenas. Cuidado con que la pared de los despachos te saquen la visión de la realidad, esa realidad de pobreza e indigencia que nos dolía y denunciamos tanto cuando éramos oposición, que hoy por las causas que sabemos se han profundizado. Entonces ahora que el gobierno está en mejores manos tenemos que hacer fuerza doblemente, algunos tomando medidas, otros haciendo propuestas, críticas constructivas o peleando en el comedor y la cooperativa.”

Redacción

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen