29 años con La Colifata “Utilizar la magia de la radio para sentirnos cerca en la distancia”

El 3 de agosto pasado se cumplió un nuevo aniversario de la Radio del Hospital Borda de Buenos Aires, La Colifata. Conversamos con su fundador, el psicólogo Alfredo Olivera.

Alfredo Olivera (derecha) festejó los 29 años de la Colifata.

– ¿Qué te encontrás haciendo en Francia?

Yo vivo en Francia hace 8 años, continúo trabajando desde aquí para La Colifata de Buenos Aires. Este año que nos agarró esta pandemia mundial, con cuarentenas diversas, me encontró trabajando en un servicio en salud mental aquí teniendo que, junto con el equipo, suspender todas las actividades de grupo. Por suerte unos días antes de que se declare la cuarentena estricta traje los equipos de radio a mi casa y, junto con uno de mis colegas, logramos montar lo que llamamos el CATTP (Centre d’activité thérapeutique à temps partiel) a distancia.

Es un espacio donde se realizan distintos talleres. Los talleres que se hacían de modo presencial, los continuamos haciendo a distancia por la radio y con el streaming de La Colifata Francia. Después de un mes de desarrollar la experiencia aquí, viendo que funcionaba muy bien, logramos espacios en vivo con gente interconectada a través de distintas plataformas… Desde la mujer que tiene teléfono fijo hasta el que utiliza Zoom. Decidimos hacer lo mismo en Buenos Aires. Durante el primer mes el estudio para realizar las transmisiones de los sábados funcionaba desde París y después una compañera montó el estudio en su casa.

Ya llevamos varios meses desarrollando muchas actividades con La Colifata. Durante la semana y los sábados en vivo por el 100.3, permitiendo que muchas personas sigan ejerciendo el derecho a la palabra y continúen su proceso, que también tiene un costado ligado a lo clínico y a lo terapéutico.

-Hace 29 años cuando arrancaron con esta experiencia… ¿Pensabas que ibas a estar pasando una situación como la actual?

Por suerte no, y eso quiere decir que estamos abiertos siempre a lo nuevo. Pero también hay que agradecer a lo viejo. Acá hay muchas cosas, primero que los expertos en confinamiento, las personas que viven sistemáticamente apartadas del mundo exterior, tienen larga trayectoria y larga experiencia en esto. Después estamos todos nosotros experimentando lo que ellos vienen experimentando desde hace mucho tiempo.

Para lo que luchamos y trabajamos es para que pueda haber atención en salud mental que no signifique encierro. Pero después, hay otra dimensión muy importante que es este ejercicio permanente de utilizar la magia de la radio para sentirnos cerca en la distancia. Eso es algo de lo que funciona. La mayoría de las experiencias radiofónicas ligadas a salud mental cuando empezó el confinamiento no sostuvieron el vivo. Si desarrollaron sus actividades a través de distintas plataformas, pero sobre todo grabando y después montando.

Nosotros desde un principio supimos que quizás, lo más importante, era lo que se produce en contactos vivientes. En contactos donde vos en el encuentro con el otro no sabés lo que va a pasar. Que quizás a través de una pantalla de Zoom miras en otra ventanita y hay una persona con un teléfono y en ese teléfono hay una imagen que está conectada con el servicio 21 del Borda y allí José Bandeo, que está en cuarentena y además internado, esboza una sonrisa, algo se produce que tiene una potencia comunicacional inusitada. Es a partir de esos actos que hemos estructurado toda la tarea y todo el trabajo.

No me lo podría hacer imaginado así, pero gracias a tantos años de trabajar la radio al servicio del encuentro, partiendo de situaciones de confinamiento, nos hizo ganar mucho tiempo. Nos hemos sentido como experimentados en eso.

Salud mental y pandemia ejes que aborda el proyecto «colifato».

– ¿Cómo se transmite esta experiencia alucinante y alucinatoria que estamos atravesando todos los humanos en el aire de los contenidos que realizan las personas del Borda que integran La Colifata?

En Argentina, los sábados hacemos la tradicional transmisión de los días sábados, histórica desde hace casi 30 años. Nosotros trabajamos con un equipo de 35-40 personas, muchos de ellos en situación de internación y muchos otros que tienen experiencias psiquiátricas pero lograron salir.

Luego de haber hecho un diagnóstico de conectividad, ver quiénes tienen línea fija, quién tiene celular, quién tiene acceso a WIFI, quién se gasta todos los datos, quien tiene WhatsApp, Zoom y muchos etcéteras, establecimos un mapeo y empezamos a transmitir primero los sábados. Logramos que algunas personas internadas en El Borda, que tienen teléfono, garanticen su participación y hagan que participen otros.

Después, cuando se declara el primer caso de Covid en El Borda, consideramos que era fundamental poner al servicio de las personas que están allí internadas, nuestra antena. La Colifata tiene su antena en la terraza de El Borda, transmite en el 100.3. El año pasado obtuvimos después de 29 años la frecuencia definitiva. Lamentablemente hay una radio evangelista absolutamente pirata que está también en la misma frecuencia y nos dificulta la llegada. Aun así, cualquier persona que esté internada en El Borda, con una pequeña radio Spica FM chiquita puede sintonizar y no necesita internet. Por esto decidimos empezar a direccionar transmisiones de radio para las personas que están viviendo este doble confinamiento.

Así fue que, por un lado hicimos un llamado a la comunidad a inundar de afecto el Hospital y, en paralelo con algunos trabajadores del Hospital y pacientes, empezamos a garantizar focos desde donde las voces de ellos se filtraban a la vez que infiltrábamos las voces de la comunidad. Esto o hicimos durante casi tres meses los martes y los jueves.

Hace casi 30 años empezamos con un grabadorcito, La Colifata se hacía llamar la radio sin antena. En Bariloche, por ejemplo, la conocieron a través de Radio Mascaró con los micros. Gracias a Lalo Mir y ciertos periodistas nos hicimos más conocidos. Luego tuvimos una antena y cuando logramos tener la frecuencia y pasar a un buen equipo de transmisión, al ver que muchas personas habían logrado salir del Hospital y no querían volver a hacer radio ahí adentro, inauguramos un estudio profesional en la sede de La Colifata que está en la Ciudad de Buenos Aires, fuera del psiquiátrico. La única condición para tener un programa en La Colifata es poner en diálogo ese proyecto de programa con alguna persona que está saliendo de la internación. Los lunes están saliendo al aire programas piloto, síntesis de la confluencia entre la comunidad y las personas que van saliendo de El Borda.

Estamos intentando transformar este momento de distanciamiento en la creación de situaciones nuevas de proximidad, de sensibilidades en las voces, en lo que se expresa.

Escuchá La Colifata las 24 hs. en https://lacolifata.com.ar/

Escuchá el audio completo de la entrevista_

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen