“La escuela por el aire” Taller Carlos Mugica

En tiempos de pandemia, la educación necesita tomar nuevas formas y se reinventa. Javier Eiras, profesor de electricidad del Taller Carlos Mugica de Bariloche nos cuenta cómo nació la experiencia educativa-radial “La escuela por el aire”.

La educación popular transmite por la radio comunitaria del Barrio.

– ¿Qué nos podés contar del Taller Carlos Mugica?

El Taller de Capacitación Integral Carlos Mugica es una escuela primaria para jóvenes y adultos. Por otro lado, tenemos un proyecto de inclusión muy fuerte donde se hace escuela primaria y talleres de artesanía y carpintería. Después tenemos una faceta que es de formación profesional donde se ve pastelería, panadería, herrería y carpintería. Esos títulos son post- primario, para entrar y hacerlos tenés que tener la primaria completa, no así la secundaria.

La idea es abarcar y escolarizar a los estudiantes que han tenido problemas con la secundaria que es obligatoria. Ir tomando gente “caída del mapa” de alguna manera, que no tiene una escolarización, e ir andando ese proceso que a veces es muy difícil. Una vez que salís del taller -ya con un oficio- porque salís como auxiliar repostero, auxiliar herrero o auxiliar carpintero y escolarizado, te permite poder entrar en una escuela secundaria.

Por otra parte, el Jaime de Nevares, es un colegio nocturno para jóvenes y adultos, gente que trabaja y tiene horarios complejos de desarmar. Nosotros les damos alojamiento como estudiantes, y ellos nos dan alojamiento a nosotros como profesores, eso está muy bueno.

– ¿Por qué decidieron hacer micros radiales?

-Estamos acostumbrados a vincularnos al conocimiento desde el hacer. Tenemos que hacer para poder comprender, para poder aprender. Cuando pasa esto del Covid-19 empezamos a investigar ¿Qué pasa con la educación cuando no tenemos posibilidad de lo presencial? Vimos que en las cárceles había educación por correspondencia, la educación a distancia y la educación por radio.

Nos pareció potente esto de la radio, es una herramienta de la que uno se enamora. Desde el año 2013 yo estaba haciendo con estudiantes talleres de radio para generar algún contenido, promover la lectura y tangente a la formación profesional. Lo tomamos como una herramienta más. Llevamos la experiencia a un congreso de educación de gestión social en Buenos Aires… Por idas y venidas esto se fue dispersando.

Este Covid-19 nos deja el terreno fértil para esto, para vincularnos desde la radiofrecuencia. Entonces lo propusimos, encontramos formas de hacerlo, dónde alojarlo, alguien que lo haga… Cuestión que en un par de semanas nos pusimos a hacer los enlatados a través de WhatsApp.

Vos imagínate que muchos de nuestros estudiantes no tienen pack de datos en sus celulares, no tienen un celular que funcione bien. Todo ese pasaje a lo virtual, que pretendemos que suceda en la educación hoy por hoy, no hay forma de vehiculizarlo. Nosotros en Virgen Misionera tenemos la radio FM Del Barrio y estaba como el paño abierto, hay un canal para llegar a nuestros estudiantes y al barrio en general. Hacemos un acompañamiento, aunque sea micro, pero ganamos presencia. Esto supone un acompañamiento a las prácticas virtuales que están haciendo los docentes persé. Una “patita más” para sostener nuestro vínculo con los estudiantes que es lo que nos importa.

Aprender desde el hacer

– ¿Cada micro tiene una temática?

-La producción del programa la estamos haciendo en conjunto con el cuerpo directivo y de todos los compañeros. Tenemos un bloque que se llama I.P.A. Información Para la Acción. Le pusimos el gancho… para que la gente escuche “IPA” y pare la oreja. Estamos haciendo un despliegue de ver cómo podemos estar informados y hacer cosas. Por ejemplo, en uno de los micros hablamos de la cuestión de separar la basura en seco y húmedo.

– ¿Quiénes están participando?

-En los micros están trabajando los docentes y los estudiantes. Los convocamos constantemente, estamos llevando toda la circulación de WhatsApp que ocurre en una semana de clases, la enlatamos, la formateamos y la ponemos al aire. El espíritu es estar en contacto con nuestros estudiantes, estar vinculados, empoderarlos. Si estamos todos juntos, hay escuela. El programa “La escuela por el aire” quiere que nos encontremos todos.

Link primer micro:

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen