Aquí se respira alivio, esperanza y amor

Bariloche también vivió con mucha algarabía los festejos populares de asunción de los nuevos mandatarios nacionales. Fueron muchos y muchas quienes se acercaron a la Plaza de los Pañuelos para disfrutar en pantalla gigante los recitales y discursos de Plaza de Mayo. Fue una tarde distinta en la que se respiró un clima nuevo. Mucha felicidad, muchos abrazos y por sobre todo mucho alivio y esperanza frente a lo que se vendrá.

La Plaza de los Pañuelos, esa que supo verse durante estos últimos 4 años atravesada por reclamos, protestas y movilizaciones, se tiñó ayer de esperanza y alegría. Tal como ocurrió el pasado domingo 27 de octubre cuando los y las argentinas nos enterábamos de que por fin finalizaba la pesadilla Macri y compañía gracias al voto popular. Aquél 27 de octubre empezó a cambiar el destino del país de la mano de la fórmula ganadora Fernández-Fernández.  Desde aquél 27 de octubre se respiró alivio, se sacaron mochilas de mucho dolor y volvieron las sonrisas y los abrazos para quienes creen que un país puede sacarse adelante sin políticas neoliberales; con todos y todas adentro.

Muchas fueron las personas que se acercaron ayer hasta el Centro Cívico para compartir en pantalla gigante algunos de los recitales de los tantos artistas que pasaron por la Plaza de Mayo en Capital. Muchas familias, vecinos, vecinas quisieron disfrutar en compañía el discurso que tenía previsto brindar el nuevo presidente, Alberto Fernández, y la nueva vice presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Cerca de las 20 hs, ambos brindaron sus palabras frente a una multitud que estaba esperando ansiosa. En el sur, en Bariloche, la emoción inundó ese atardecer. El clima acompañó.

“Estamos viviendo esta etapa que comienza hoy con mucha felicidad; pensando en las niñas y niños del país. Felices de tener un proyecto que garantice que se van a preocupar por el hambre del pueblo, por la educación. Como sindicalistas, estamos muy contentas de volver a esas políticas públicas que tuvimos en algún momento. Esperábamos con muchas ansias que llegara este día, para pensar en nuevas propuestas. Alberto dijo que va a garantizar la educación desde la primera infancia así que también estamos muy orgullosas”, dijo Viviana Rancaño, directora del Instituto de Formación Docente Continua de Bariloche y Secretaria Adjunta de UnTER Bariloche, quien se encontraba junto al gremio, aguardando las alocuciones.

Por su parte, Patricia Lande, secretaria gremial del mismo sindicato, planteó que tienen “muchas expectativas” frente a esta nueva gestión. “Fueron cuatro años de resistencia en los que estuvimos al frente, reclamando por todos los derechos que fueron cercenando. Ahora tenemos la esperanza de que vuelvan a recuperarse. Alberto habló de los derechos de las mujeres, de educación, de vivienda, terminar con el hambre, dar lugar a jubilados y jubiladas y a los sectores más vulnerados. Vamos a estar como siempre luchando para que esos derechos se recuperen”.

Con inmensa alegría vivió la jornada Sergio, vecino de la ciudad. “Es una jornada en donde se están descargando todas las angustias acumuladas durante tanto tiempo, cuatro años que parecieron una eternidad. Estoy feliz de ver a la gente en la calle. El pueblo está en la calle y nunca se fue pero ahora es distinto. Creo que el país queda en manos de uno de los mejores dirigentes políticos que tiene Argentina. El día que me enteré que era nuestro candidato sentí una enorme alegría. Sentía que no podíamos perder con esta fórmula”.

Graciela, una vecina de 28 años, quien se había acercado a la plaza con amigas, también se mostró muy alegre. Contó que “estos últimos cuatro años fueron muy tristes, de mucho sufrimiento. Yo siempre trabajé en los barrios más vulnerados de la ciudad y se veía mucho la necesidad de la gente”. Por lo tanto, espera “que nos podamos acomodar lo más rápido posible para poder brindar igualdad de oportunidades para la gente que hoy en día no tiene qué llevar a la mesa”.

Estos son algunos de los tantos relatos que Al Margen pudo recopilar. Quienes pudimos presenciar ese festejo popular notamos esa sensación de alivio y tranquilidad. Alivio y tranquilidad de saber que un nuevo país nos espera, un país que se construye con todos y todas. Ayer abundaban los abrazos, las sonrisas, las lágrimas de emoción que no se veían hace mucho tiempo. Ayer muchos y muchas regresaron a sus hogares sabiendo que hay nuevos rumbos y que se puede salir adelante. Es cierto que el nuevo gobierno tiene un gran desafío por delante; se vienen tiempos difíciles porque el gobierno saliente deja un país en llamas y el contexto internacional no ayuda tampoco. Pero tal como dijo Cristina en su cierre, cada vez que Alberto necesite del pueblo sólo tiene que convocarlo porque ahí estará. Apoyando y bancando como siempre supo hacerlo.

Por Luciana Avilés

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen