Dos marchas y un 25 distinto

En Bariloche, cerca de 200 personas marcharon por las calles de la ciudad, reclamando justicia por Rafael Nahuel, joven mapuche asesinado por personal de Albatros y, además, exigiendo el cese de la violencia machista. Llegaron hasta la Plaza de los Pañuelos donde se abrió el micrófono y hubo lectura de documento. Al finalizar hubo espectáculos con artistas locales.

Este 25 de noviembre, fue el Día Internacional de Lucha contra la Violencia Machista. En Bariloche, hubo movilización y marcha como en otros puntos del mundo, pero esta vez fue diferente. Hace dos años, mientras mujeres y disidencias pedían a gritos “Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos”, “Se va a caer, porque lo vamos a tirar”, “Iglesia y Estado, asuntos separados”; el grupo Albatros de Prefectura Naval Argentina (PNA) asesinaba por la espalda al joven mapuche Rafael Nahuel y reprimía a quienes se encontraban en el territorio que la Lof Lafken Winkul Mapu intentaba recuperar.

Ayer por la tarde confluyeron en la ciudad ambas marchas, las cuales conmemoraron por un lado, la lucha por un país más justo de las hermanas Mirabal, que fueron brutalmente asesinadas hace 59 años por la sangrienta dictadura de Rafael Trujillo en República Dominicana. Por el otro, la lucha de un pibe que entendía que su lugar era con sus peñis y lamien, resistiendo a los avances de un Estado que no quiso reconocer sus derechos y que por el contrario, los avasalló y le causó la muerte.

Primero, el Rafa

Familiares, vecinos, vecinas, amigos, amigas de Rafita más integrantes de algunas organizaciones sociales realizaron una intervención en la sede local de Prefectura Naval, ubicada en Elordi 219. Luego se dirigieron a Onelli y Moreno, lugar acordado para unificar ambas movilizaciones. Mientras tanto, quienes llevan adelante el proceso de recuperación de tierras en la zona que se conoce como Villa Mascardi, decidieron hacer un corte total de la Ruta 40. “Weichafe Rafael Nahuel, tu dignidad es nuestra lucha. La resistencia seguirá”, dijeron desde allí.

Alrededor de 200 personas llegaron a la Plaza de los Pañuelos, pasadas las 18.30 horas. Un escenario albergó las palabras que la mamá, el papá y la tía del Rafa tenían para compartir con los y las presentes. Minutos antes, un grupo de artistas realizó una teatralización en la que se denunció la responsabilidad estatal en el caso Nahuel y la falta de justicia. ¡Marichiwew!, ¡Rafael Nahuel, presente. Ahora y siempre!, fueron las consignas que se repitieron durante toda la tarde.

“Llegaron los Albatros, atropellaron a la comunidad. Es un dolor muy grande de todos los días haber perdido a Rafael. Nos hace mucha falta en la casa, en cada cumpleaños. Yo lo único que pido siempre es que se haga justicia por Rafita; que Bullrich, Macri, Prefectura y todos los que estuvieron involucrados se hagan responsables de su muerte. No quiero que su muerte quede impune. Él era joven y tenía toda su vida por delante. Destruyeron a una familia. Yo voy a luchar hasta que el asesino quede tras las rejas. Porque el asesino Pintos se pasea en Buenos Aires, como si nada. No tiene que estar libre. Tiene que estar preso. Nunca nos vamos a olvidar de Rafita, va a estar siempre presente”, dijo Graciela Salvo, la mamá y agradeció a quienes estaban allí acompañando. “No estamos solos”, finalizó. Alejandro Nahuel, tomó el micrófono también y responsabilizó al intendente de Parques Nacionales. “Queremos justicia”, recalcó.

María Nahuel, tía del joven, contó que «ya son dos años de la muerte de Rafita. Creo que la Justicia se está riendo de toda la familia. Llevamos el dolor en nuestro corazón. Y se nos hace muy difícil el día a día sin Rafa. Extrañamos un montón de cosas de él. Espero que se haga Justicia. Sé que desde algún lado, Rafa nos está dando fuerzas para que sigamos adelante«.

Por su parte, Natalia Araya, abogada de la familia, sostuvo que es una “causa del Estado argentino, del pueblo mapuche. Hay que pelear todos los años, todos los días, para que se termine la persecución al pueblo mapuche. Tanto los letrados abogados de la familia como los abogados de la APDH (Asociación Permanente por los Derechos Humanos) en su conjunto, vamos a pelear hasta el final. Hoy presentamos un recurso extraordinario por el fallo de la Cámara de Casación Penal y vamos a seguir así, hasta los últimos recursos. Sabemos que es un camino largo pero la familia no está sola y vamos a continuar. Uno por uno los pasos hasta que se sepa la verdad. La vedad está y vamos a seguir hasta que los jueces nos escuchen y la vean”. A propósito de este tema, hoy por la mañana habrá una concentración en el Juzgado Federal, San Martin 425.

Quien también habló fue la mamá de Lautaro González Curruhuinca, una de las personas que bajó el cuerpo aún con vida de Rafael Nahuel a la Ruta 40, el 25 de noviembre de 2017, cuando éste agonizaba. Mirta Curruhuinca explicó que hoy su hijo está prófugo para la justicia, debido a causas judiciales inventadas y que en vez de ser un testigo fundamental, está procesado y con pedido de captura nacional e internacional. Aprovechó el momento para pedir justicia y apoyo.

Luego, Ni Una Menos Bariloche

Una vez concluido el espacio para que familiares del Rafa hablaran al público, fue el turno de la lectura del documento consensuado entre las organizaciones e independientes que conforman Ni Una Menos Bariloche y que venían trabajando desde hace varios días.

“El objetivo de este día no es solo llamar la atención sobre la desigualdad, la discriminación y las distintas formas de violencia machista, sino también reclamar y exigir la implementación de políticas públicas para prevenir y erradicar esta problemática que atenta sobre nuestras vidas”, así arrancó el escrito que hizo alusión a las distintas violaciones que sufren las mujeres a diario, víctimas del sistema patriarcal y de los mismos Estados.

No ajeno a lo que pasaba en esa plaza, el texto se refirió a las luchas del pueblo mapuche. “Entendemos que la organización es una de nuestras mayores armas políticas, junto con la sororidad y es por esto, que abrazamos a Graciela Salvo, madre del joven Rafa, y con ella levantamos y sostenemos el pedido de verdad y justicia. Denunciamos la persecución política/ideológica hacia Lautaro Curuhuinca, que el 25/11/17 descendió de la montaña con el cuerpo de Rafael, siendo ahora el único procesado con prisión preventiva mientras Pintos, su asesino, sigue libre”.

Además, se denunció la situación actual que atraviesan países como Bolivia, Chile, Haití, Colombia, “Decimos NO a la impunidad frente a los asesinatos, torturas, secuestros, desapariciones, abusos, vejaciones y violaciones por parte de las fuerzas represivas. La violencia sexual es violencia política y tiene la intención de desarticular la potencia de los feminismos y de los movimientos disidentes. La violencia sexual es violencia política, lo repetiremos hasta que nos oigan”.

“Denunciamos la alianza entre el extractivismo, el racismo y los fundamentalismos religiosos que nos disputan el control de nuestros cuerpos-territorios: ahí es donde se anuda el racismo con la avanzada neocolonial”, continuaron. “Peleamos todos los días contra la violencia de género, el acoso laboral y el acoso sexual, pero también contra la precarización, la flexibilización y el no reconocimiento de categorías; que violan sistemáticamente los convenios colectivos de trabajo”.

En este contexto, hubo un apartado que se refirió a “las compañeras de Rapanui”. Gracias a la lucha “le arrancamos a la patronal, capacitaciones de género previstas en la ley 26.485.  Vamos por el armado de la comisión de género y exigimos a la justicia y a los agentes del Estado una actuación inmediata y acordé a la víctima, que haya sanciones ejemplares y que la compañera víctima de acoso no pierda su puesto de trabajo”.

Para finalizar, se leyeron algunos puntos clave como por ejemplo: ¡Basta de matarnos! ¡Basta de violencia, femicidios y crímenes de odio! ¡El estado es responsable! Declaración Nacional y Provincial de la Emergencia en Violencia contra las Mujeres ¡Ya!  ¡Presupuesto real y efectivo para el cumplimiento de la Ley 26.485! ¡Refugios en todo el país para las mujeres víctimas de violencia! Implementación de la Licencia laboral paga para la víctima de violencia en el sector estatal y privado. Desmantelamiento de las redes de trata y explotación sexual. Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir. Separación de la iglesia y el Estado. ¡Cupo laboral Trans ya! Juicio y castigo a los culpables y condena ejemplar a todos los femicidas. ¡Vivas y libres nos queremos!, terminaron.

Por Luciana Avilés

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

Últimas Publicaciones