“Disciplinar a las organizaciones sociales”

Para el Colectivo Al Margen, ese es el único motivo que tiene el Intendente Gennuso para retirarle el subsidio de 24 mil $ por mes, destinados a paliar el hambre de 400 pibes y pibas.

El recorte a la infancia que afecta a las organizaciones sociales.

Hacer una denuncia sin pruebas contundentes implica, en la mayoría de las ocasiones, tener que pedir disculpas y, en el caso de llegar a una instancia legal donde la persona y/o institución se siente agraviada, una resolución a la medida que disponga la Justicia. Sin embargo, cuando la denuncia la formula un Intendente, sin argumento que la sostenga -al menos ante la consulta sin respuesta -, y más aún en un espacio radial, lo inmediato es que la parte o partes afectadas soliciten su derecho a réplica.

Y eso fue lo que ocurrió en Café a la Turca del 31 de julio pasado, cuando Alejandro “El Duke” Palmas como referente del Colectivo Al Margen y Pablo Lambiase, Director del Taller Angelelli, establecimiento que depende de la Fundación Gente Nueva, ambas integrantes del Movimiento de Infancia Bariloche junto a otras tantas instituciones y organizaciones intermedias que trabajan por los derechos de niños/niñas y adolescentes, ejercieron ese derecho tras la denuncia del Intendente de Bariloche, Gustavo Gennuso, quien una semana antes afirmó en el mismo espacio radial que la quita del subsidio de 24 mil pesos por mes a l colectivo citado, obedeció a que “no hacen el trabajo que nos habían dicho que iban a hacer para nosotros”

https://araziroxana.com.ar/nota/266/se-puede-ver-la-realidad-desde-angulos-tan-distintos

“Fue una decisión política” aseveró el Jefe Comunal en dicha ocasión para agregar, cuando se le consultó “¿cuál era ese trabajo incumplido?, que “nunca lo supimos” (SIC). No obstante haber afirmado que desconocía el trabajo que el Colectivo Al Margen viene desarrollando con la infancia y la adolescencia en Bariloche, y que por otra parte es de público y notorio conocimiento, apreció que “sinceramente nos pareció (al Municipio) que quienes nos habían presentado otros proyectos eran más valiosos; el recurso era escaso y entonces preferimos dárselo a otros proyectos”. Cuanto menos endeble la respuesta si se tiene en cuenta que el Movimiento por la Infancia denunció que la quita de ese subsidio, se produjo después de que la organización denunciara “la pérdida millonaria de aportes para el municipio”

“Venimos a contar el otro lado de lo que dijo el Intendente”, expresaron los referentes de las instituciones. “Más que enojarnos nos pone tristes que el Intendente desconozca el trabajo de una organización como el Colectivo Al Margen” porque además de “estar mintiendo en lo que dice, lo hace públicamente e intenta construir (frente a la comunidad) que la organización no tiene claro hacia dónde va, o que no funciona como debiera y eso nos da mucha pena porque él en persona fue quien nos invitó, por ejemplo, a conformar el sistema de co gestión del estacionamiento medido cuando en 2012 era funcionario del gabinete del entonces Intendente Omar Goye; porque fue él quien en marzo de este año (2019) nos dijo una cosa totalmente distinta a lo que está diciendo ahora y porque sabe perfectamente lo que hacemos “.
“Es muy triste por un lado que desconozca y le mienta a la sociedad de Bariloche y por el otro, que intente dividir a las organizaciones, porque a todas las organizaciones que el Intendente menciona”, en referencia a las declaraciones del Jefe Comunal cuando informó que el subsidio quitado al Colectivo Al Margen sería “distribuido entre otras”, “somos todas hermanas y compañeras y estamos todas dentro del mismo paraguas, que es el Movimiento de la Infancia y hace 22 años que venimos caminando todas juntas en defensa de los derechos de los pibes y pibas” de los barrios más necesitados de Bariloche.

Intentar comprender desde dónde un Jefe Comunal puede quitar un subsidio MENSUAL, de sólo 24 mil $, que eran utilizados por el Colectivo Al Margen para “400 pibes y pibas” en situación de vulnerabilidad social, lo que se traduce en “60 $ por mes por cada uno” de ellos, es cuanto menos, muy difícil, por no decir imposible.

Para las organizaciones que integran el Movimiento de la Infancia en Bariloche, esta decisión, que el Intendente se encargó de remarcar que es “política”, es más bien “una manera de disciplinarnos”. ¿Pero cuál sería el motivo, en caso de ser una apreciación acertada? Ellos mismos respondieron: “tenemos un medio de comunicación (Revista Al Margen) donde visibilizamos siempre la realidad”, como “el hambre en Bariloche”, la situación de “los pibes y pibas que tienen que ir al Vertedero a buscar algo para comer en el día día”, la negativa del Intendente y sus concejales a “declarar la emergencia alimentaria” y también “el estado de la obra pública en Bariloche” y de otras situaciones que pasan por alto toda norma pre establecida. Sobra con mirar “los millones que se usan en las pavimentaciones y re re pavimentaciones de la calle Mitre”, “los 3 millones de $ que se invirtieron en cámaras de seguridad, en vez de dirigir esos fondos a la histórica deuda social que mantiene Bariloche con los barrios de la periferia”; los permanentes subsidios a la empresa de transporte urbano de pasajeros, MiBus; la compra de maquinaria sin llamados a licitación; el alquiler de otras tantas más; la inversión en reductores de velocidad que ante la primera nevada dejaron de ser útiles y serán retirados… es decir tirados a la basura o tantos otros ejemplos que son de público conocimiento. Aunque sería apropiado citarlos como anti ejemplos…
Sin embargo, la quita de subsidio de 24 mil $ por mes al Colectivo Al Margen, con los que se alimentaban 400 pancitas vacías a razón de 60 $ por mes por cada pibe/a, tiene el solo argumento ya expuesto anteriormente: “disciplinar a las organizaciones que vienen caminando desde hace 22 años todas juntas en pos de los derechos de esos pibes y de pibas” que pertenecen a los sectores más desprotegidos de la postal turística internacional.

Pese a todo, y contrariamente a lo que se pretenda lograr aplicando cualquier “decisión política” que intente vulnerarlos aún más, las organizaciones tienen algo muy en claro: no van a poder dividirlas. Porque además, y como si fuese poco lo antedicho, la atención que merecen y que se les adeuda sistemáticamente a los niños, niñas y adolescentes, excede a un Intendente de turno. Son gestiones permanentes, esté quien esté en el sillón del Centro Cívico.

Por Roxana Arazi

La nota y el audio completo en:

https://araziroxana.com.ar/nota/270/disciplinar-a-las-organizaciones-sociales