Más difícil que ser ama de casa en Argentina

Finalmente, el gobierno nacional extendió la moratoria jubilatoria para uno de los sectores más grandes de nuestro país. Desde diversos espacios sostienen que es una nueva mentira del macrismo en año electoral. Al Margen estuvo presente en el “Abuelazo”, donde se plantearon reclamos y se entregó un petitorio.

El responsable de Anses Bariloche, molesto con los abuelos y abuelas que reclamaron ayer. Foto: Euge Neme.

Desde el 2014, más de 2 millones y medio de mujeres que no habían realizado aportes pudieron jubilarse. Mujeres que principalmente se dedicaron a las tareas de cuidado y del hogar.  Mujeres que por diversas razones no pudieron salir a trabajar. Mujeres sometidas a la informalidad del trabajo. Mujeres desempleadas. Mujeres en su mayoría amas de casa.

Esto fue posible gracias a una ley de carácter universal que reconoció como trabajo a aquellas tareas que cotidianamente se desarrollaban puertas adentro. Sin dudas fue un antes y un después. Fue un avance en políticas de género porque el Estado empezó a reconocer y hacerse cargo de todas aquellas que quedaban afuera. Les brindó la posibilidad de un ingreso, de tener derechos y beneficios propios de una jubilación. Nada gratis, sino plan de pago mediante. Hoy en día peligra un retroceso.

El 23 de julio próximo vencía la moratoria jubilatoria tal como estaba. Por lo tanto la ley 26.970 debía ser prorrogada. Eso se pedía y ocurrió. Desde ANSES confirmaron la noticia luego de la presión ejercida por la oposición ante los rumores de eliminarla definitivamente. El asunto es que la prórroga vino con modificaciones. Por eso, en distintos puntos del país, se realizaron marchas y movilizaciones porque con las nuevas medidas, según el Centro de Economía Política, medio millón de mujeres de entre 55 y 59 años quedarían sin la posibilidad de acceder a este derecho conquistado. Bariloche no estuvo ajena a la movida nacional. La concentración fue en la sede local del organismo nacional. Participaron del “Abuelazo” jubiladas y jubilados, gremios como ATE Verde y Blanca y CTA de los y las Trabajadoras. También se hizo presente la concejala del Fpv, Ana Marks.

“El macrismo la prórroga por 3 años más pero pone dos requisitos: más aportes jubilatorios que las mujeres tienen que garantizar, o sea que una ama de casa tiene que haber trabajado en blanco durante los últimos 4 años para poder entrar. Han sido años muy difíciles para todos y para las trabajadoras mucho más. Ni que hablar de las que están en edad de jubilarse”, sostuvo Marks haciendo referencia a la medida que se torna prácticamente inaccesible. “Además se incorpora la presentación de un certificado socio económico, apuntando a que sólo mujeres en extrema situación de vulnerabilidad puedan acceder a la moratoria. Estamos hablando de un derecho previsional que se restringe, de muchísimas mujeres que quedarán afuera de esta medida. Cambia completamente el espíritu universal de aquella ley del 2014. Es una trampa electoral”, agregó.

La concejala también reflexionó sobre los verdaderos intereses que hay detrás de todo esto. “Lo que están queriendo hacer es un vaciamiento, que las moratorias no existan más y conformar a las personas mayores con una pensión universal para adultos mayores que es 20 por ciento menor a una jubilación mínima. O sea, enviar a la indigencia a las personas mayores que no hayan podido tener aportes en los últimos años”, planteó.

Durante la manifestación, hubo algunos momentos de tensión hasta que el delegado local de ANSES y candidato a intendente por “Bariloche por el cambio”, Santiago Palmeiro, recibió finalmente el petitorio. Consultado por su opinión respecto al tema dijo que “hace un mes atrás estaban reclamando que se renueve. Se hizo la prórroga. Para mi está muy bien que se haya hecho. No sé qué más decirte”. Y se retiró a su despacho. En las afueras de O’Connor 467 una jubilada sostuvo: “Tenemos derecho a que nos reciba. Él está puesto a dedo. No tiene ni idea lo que significa esto. Si vos el día de mañana te tenés que jubilar, te vas a jubilar con lo mínimo de lo mínimo. Nosotros ya estamos jubilados, estamos peleando por todos los que vienen atrás. Este señor es un señor que recién empieza, no tiene ni idea, no tiene respeto hacia nosotros”.  

El Abuelazo Bariloche dijo presente ayer en el ANSES. Foto: Euge Neme.

Por su parte Jorge Molina, secretario general y de Asuntos Previsionales de la CTA, aseveró que la respuesta del funcionario fue “totalmente inadecuada, a tono con un gobierno totalmente insensible. Recordemos que la ANSES es un organismo que debe velar por los derechos de los jubilados y trabajadores que van a acceder a su derecho previsional”. Recalcó “dos cuestiones graves. Primero, la fuerza policial que estaba en la puerta diciendo que no podíamos ingresar sin ningún tipo de motivos. Segundo, la actitud burlona, soberbia del funcionario a cargo de la ANSES donde se refería a los sindicatos como si no representáramos a nadie. Ni siquiera quiso escuchar a los compañeros jubilados presentes y además no pudo dar una respuesta a lo que estábamos planteando en el petitorio”. En cuanto a la ley opinó “en realidad lo que está haciendo el gobierno es extender el plazo de la moratoria hasta 2022 pero achica la cantidad de gente que puede acceder. Nosotros estamos pidiendo que no sean 7 años los que se tengan que certificar sino que sean los mínimos posibles, que no se pida la certificación de pobreza y que además se elimine la PUAM que es la Pensión Universal al Adulto Mayor. En realidad esto es lo que quiere el gobierno, que cobren el 80 por ciento de jubilación mínima y que se les aumente la edad jubilatoria a 5 años a las mujeres porque es recién a los 65”.

Finalmente Molina se refirió a la situación que están atravesando los jubilados y jubiladas de todo el país.  “Estas faltas de respuestas, estas trampas nos demuestran que la salida es política. Este gobierno no puede repetir un nuevo mandato. Esta manifestación tiene para nosotros la posibilidad de mostrar públicamente esta situación y que la gente tome conciencia, que si queremos sostener un sistema público, solidario, de reparto previsional y que además los colectivos más marginados puedan acceder, tenemos que cambiar el rumbo político de nuestro país en octubre próximo”, declaró.

Por Luciana Avilés

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

Últimas Publicaciones