Amenazan con cortarle el gas a las cooperativas ceramistas de Neuquén

El gobierno nacional está amenazando con cortarle el suministro de gas a las tres fábricas ceramistas recuperadas de Neuquén que dan trabajo a unas 400 familias. Dialogamos con Luis Kunz, Presidente de la Cooperativa de trabajo Confluencia Ltda.

Las tarifas de gas ponen en riesgo 400 puestos de trabajo en la industria céramica de Neuquén.

– ¿Cuál es la situación actual de las diferentes cooperativas ceramistas de Neuquén?

-Nosotros somos tres cooperativas; FaSinPat (ex Zanón) CerSinPat (ex Stefani) y la Cooperativa de trabajo Confluencia (ex Cerámica Neuquén). Cuando las patronales abandonan las fábricas las dejan vacías y arruinadas Hoy las tres estamos atravesando por la misma situación, bastante complicadas en este contexto. Se nos complica producir con el dólar a 46 pesos y con los tarifazos los servicios son impagables.

FaSinPat y nosotros fabricamos pisos y revestimientos y CerSinPat hace ladrillos huecos. Toda nuestra economía está dolarizada, los insumos que compramos también, inclusive productos de Zapala que están extraídos en Argentina pero como están en manos de multinacionales son dolarizados. Se nos han caído las ventas en un 50% y la inflación que produce el dólar no la podemos aplicar a nuestros productos porque si no, no vendemos.

A pesar de esta situación las seguimos en pie. En este momento estamos teniendo un ataque brutal, estamos convencidos de que se esperaba que nuestras cooperativas no funcionaran y están funcionando. Hoy estamos sosteniendo los puestos de trabajo, somos alrededor de 400 familias en las tres cooperativas.

Hay un ataque muy grave por pare del gobierno con el intento de remate de Cerámica Neuquén que está vigente y no hemos podido llegar todavía a un acuerdo objetivo. Cerámica Neuquén está hace 6 años sin la patronal, Zanón hace 20 y Stefani casi 10 años sin resolver el tema de la expropiación.

– ¿Qué es lo que está pasando con la amenaza de los cortes de gas en las fábricas?

-A nosotros nos envían una notificación desde Camuzzi, vía un amparo de un Juez Federal, para hacerse presente en las cerámicas con la fuerza pública con el fin de cortarnos el gas. Ese es el amparo que pide Camuzzi que responde a Enargas y si vamos desglosando el que está detrás de esto es el gobierno nacional.

Nosotros tuvimos una reunión la semana pasado con el segundo de Etchegoyen que nos dijo que él había dado esta orden, y que de la industria ceramista, dentro de los grandes consumidores, nosotros somos los que menos deuda tenemos… Mientras tanto a los grandes empresarios que tienen enormes deudas no les avanzan con un corte de gas.

El gas es nuestra materia prima fundamental para producir, no podemos interrumpir el suministro porque eso sería catastrófico si lo hacemos abruptamente. La verdad tememos por nuestros puestos de trabajo, estamos intentando hacer negociaciones. La gente de Buenos Aires dijo que la provincia tenía la facultad de resolver la situación y que ellos no iban a mover un dedo. Si la provincia intercede, habría una solución.

Los que estamos en Río Negro y Neuquén sabemos lo que pasa en Vaca Muerta, todos sabemos que el gas se quema y se tira y no hacen inversiones para nada, mientras que al pueblo le cobran fortunas por el suministro. En este momento, desde Cerámica Neuquén tenemos dos frentes muy importantes: el remate y el no corte del gas.

-Una de las salidas económicas que se planteaba desde las fábricas era poder ser productoras del Estado ¿Pasó algo con esto?

-Estamos trabados con una compra anticipada de un millón y medio de pesos, que para la industria cerámica con los valores que tiene hoy el dólar no es mucho dinero. Adoptan el formato de compra anticipada y no de subsidio. En nuestra provincia hay gente que vive en casillas teniendo las tres cerámicas a disposición de la obra pública de Neuquén. Nosotros denunciamos eso, queremos ser parte de la obra pública, somos mano de obra neuquina y la verdad que la provincia no avanza con nada de esto en los hechos.

Necesitamos préstamos para poder mejorar las máquinas para estar a la altura, estas fábricas fueron quebradas y los trabajadores dentro de esta crisis, donde grandes fábricas han cerrado, seguimos sosteniendo los puestos de trabajo.

-Esto es el ataque a los sectores productivos que llevan adelante los trabajadores, como una manera de adoctrinamiento… ¿Cuáles son las próximas acciones?

– Si, su idea es que no seamos gestiones exitosas porque no les conviene. No nos olvidemos que los representantes del gobierno son empresarios. Hace un tiempo fuimos a Buenos Aires y nos reunimos con organizaciones sociales y políticas, sindicatos y cooperativas para llevar adelante el próximo 3 de agosto una acción en la Casa de Neuquén de Buenos Aires y paralelamente a eso una acción en casa de gobierno. Vamos a sentarnos en una mesa ampliada para ver cómo avanzamos en algo concreto, no podemos perder la industria cerámica en Neuquén.

El jueves 4 de agosto va a haber una audiencia pública en el Congreso de la Nación, así que ahí vamos a estar. Es importante el acompañamiento, que estemos atentos porque en Buenos Aires seguramente nos van a querer reprimir. Detrás nuestro tenemos un montón de familias y organizaciones que nos apoyan.

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen