Bariloche discute la emergencia alimentaria

En la última sesión del año del Concejo Deliberante se presentará un proyecto de ordenanza impulsado por los Movimientos Sociales para decretar la emergencia alimentaria en Bariloche.

olla w
La CTEP realizó ollas populares para poner en agenda la creciente pobreza. Foto: Euge Neme.

El proyecto prevé utilizar el 25 % de la coparticipación, el 50 % de la partida de crédito adicional y el 50 % de lo recaudado por derechos de Casinos y salas de juegos, para componer un fondo de fin específico a la problemática del hambre de niños y niñas de la ciudad.

Si bien el proyecto lleva las firmas de los concejales: Chiocconi, Marks y Natapof del Frente para la Victoria, fue la Central de Trabajadores de la Economía Popular -CTEP- y las organizaciones sociales del Movimiento de Infancia de Bariloche quienes pusieron el tema en agenda e impulsaron la declaración de la emergencia.

Un cruzamiento de datos realizado principios de año por la Universidad de Río Negro a pedido del Movimiento de Infancia estimó en seis mil la cantidad de niños que pasan hambre en la ciudad. Luego el Observatorio de la Deuda Social Argentina perteneciente a la Universidad Católica Argentina estimó en casi el 50 % de pobreza, lo que llevó a estimar que son mas de diez mil los pibes que en Bariloche no tendrían una dieta saludable.

Por último, un estudio reciente de Unicef de pobreza no monetaria que tomó a Bariloche como referencia para la Patagonia también arrojó un 30 % de pobreza en relación al acceso a servicios básicos e infraestructura.

En Bariloche el 30 por ciento de niñas y niños sufren pobreza, y de ellos un 15 por ciento la padecen en forma “extrema”.

La canasta básica aumentó un 55% en el último año. Y también el desempleo y el nivel de indigencia.

Estamos ante una extrema situación de emergencia alimentaria. Así se vive en los barrios de la ciudad. Por eso junto a organizaciones sociales, políticas y sindicales impulsamos esta declaración que no es meramente enunciativa. Pretendemos lograr que se apruebe la generación de un programa de Seguridad Alimentaria. Con un fondo específico y recursos destinados a lograr políticas integrales para que todas y todos los barilochenses tengan garantizado el derecho básico a la alimentación.” Argumentó Ana Marks cuando le preguntamos cual es el fundamento a este proyecto de ordenanza que se presenta el 20 de diciembre, una fecha emblemática para la memoria colectiva de los excluidos. Y remarca la concejala opositora: “El jueves se va a aprobar nuevamente un presupuesto municipal que no contempla en lo más mínimo recursos para afrontar esta coyuntura de emergencia y vulneración de derechos.”

“En Bariloche la CTEP viene planteando al Intendente dese el mes de noviembre la declaración de emergencia (ad referéndum de la aprobación del concejo) que permita, entre otros puntos, realizar una transferencia extraordinaria a comedores y merenderos que atienden la demanda más urgente, conformar una mesa de diálogo intersectorial para generar políticas. Si bien la mesa se reunió una vez, no hubo prácticamente avances en la materia.” Expresó la Central que nuclea a los trabajadores de la Economía Popular.

“Las consecuencias de la desnutrición o mal nutrición durante la infancia y la edad preescolar se asocian con retardo en el crecimiento y el desarrollo psicomotor, mayor riesgo de morbilidad con efectos adversos a largo plazo, incluyendo disminución en la capacidad de trabajo físico y en el desempeño intelectual en la edad escolar, la adolescencia y la edad adulta” cita el fundamento de la ordenanza que se presentará este jueves, donde el oficialismo intentará aprobar el presupuesto municipal 2019. Sería un buen gesto empezar el próximo año garantizando la seguridad alimentaria de los pibes y pibas históricamente postergados. Esos que heredaron una deuda social, que el tiempo ni los gobiernos pudieron revertir…

 

 Por Alejandro Palmas

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen