Demandan el 1% del presupuesto para acabar con el hambre infantil en Bariloche

Los movimientos sociales pedirán al intendente Genusso declarar la Emergencia Alimentaria. Denuncian que 12 mil pibes están en la pobreza.

BN
Las organizaciones sociales alimentan a cientos de pibes en el Alto de Bariloche. Foto: Fabián Agosta.

Comedores comunitarios presentarán este miércoles en el Centro Cívico un proyecto de declaración de Emergencia Alimentaria, para que durante seis meses el municipio garantice a niños y niñas el acceso a lácteos, verduras y carnes, a través de un aporte de 1500 pesos por cada uno.
La partida afectaría menos del 1% del Presupuesto 2019 de Bariloche, equivalente a 18 millones de pesos. Si bien las organizaciones impulsoras hacen responsable de la situación a la política económica del gobierno nacional, advierten que los planes de contención locales están desbordados.
“El municipio actualiza los montos pero no ensancha a los beneficiarios que, cada vez, son más”, dice a Al Margen Ana Carfagnini, miembro de la CTEP. “El programa de becas para sostener la escolaridad alcanza sólo a 80 estudiantes en barrios donde la demanda es 10 veces mayor. Las despensas comunitarias para comprar y distribuir alimentos tienen recursos limitados, al igual que el plan Eje de Familias Vulnerables”.
Según cálculos de las organizaciones sociales basados en el último censo, actualizado con las EPH (Encuesta Permanente de Hogares) y los registros del Observatorio de la UCA, en Bariloche existen 12 mil niños y niñas pobres. Decenas de comedores y merenderos debieron descontinuar su funcionamiento. Muchos son autogestionados a partir de las donaciones de vecinos. ”No hay política de Estado para apuntalar a estos grupos”, agrega Carfagnini.

La Iglesia Católica también reconoce la gravedad de la situación en sus comedores, que le fue planteada al intendente Genusso en busca de alguna salida como la organización de un banco de alimentos, que aún no prosperó.
“Es necesario que el Estado, en todos sus niveles, actúe de manera inmediata ante esta coyuntura, para evitar peores consecuencias, como desbordes sociales y mayor conflictividad en los barrios más carenciados de nuestra ciudad”, insinúan en su documento la CTEP y la CCC.
La de Emergencia Alimentaria es una de las cinco leyes propuestas por los movimientos sociales en todo el país, de las cuales una ya fue sancionada: la de integración urbana.
Durante la discusión en Diputados del Presupuesto 2019, CTEP, CCC y Barrios de Pie procuraron duplicar los 10 mil millones de pesos destinados a comedores comunitarios en la Argentina, crear un Registro Nacional de Comedores y Merenderos Populares y un Programa Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional orientado a menores de 16 años.
En Bariloche, además de los recursos económicos, reclaman materiales y herramientas para montar huertas comunitarias para la producción de alimentos saludables, y que la Provincia también se involucre en los refuerzos financieros.

 

 

Por Pablo Bassi

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen