Juicio Cárdenas-Carrasco: “Empezó a romperse el pacto de silencio”

Conversamos con Susana Lara, integrante de la Multisectorial contra la Impunidad y la Represión Bariloche sobre lo sucedido durante la segunda semana del juicio oral y público contra la cúpula de la Policía de Rio Negro por los crímenes del 17 de junio.

4ta audienciaeuge neme_14
Empieza a romperse el pacto de silencio de Cufre y al cúpula policial. Foto: Euge Neme.

 

– ¿Qué resumen nos podrías hacer de lo que ocurrió esta semana en los tribunales de nuestra ciudad?

-Yo me permitiría ser cautamente optimista después de lo que se desarrolló esta semana. Parece que empezó a romperse el pacto de silencio tan cerrado en relación a la historia oficial de la Policía sobre estos crímenes. En principio el martes se retomó con las declaraciones testimoniales del ex gobernador Miguel Saiz y de su ex ministro de gobierno Diego Larregui.

Fue un hecho importante desde lo político aunque no aportaron nada concreto para la causa. Ese gesto político de sostener el acuerdo de impunidad y silencio respecto a Víctor Cufré y todo el grupo podría habernos hecho pensar que el resto iba a seguir así. Y por el contrario, empezaron a airearse mejor una serie de testimonios que nos permiten acercarnos más a la realidad de lo que fue.

Hubo dos testigos de la Policía que claramente asumieron uno de los núcleos controvertidos de este caso que era que hubo orden de ir a buscar munición a Prosegur, la empresa de seguridad privada que opera aquí en la ciudad. Estos dos policías reconocieron abiertamente y brindaron detalles sobre cómo fue ese evento. Aparentemente no tendría relación directa con los crímenes per si con la intención y con el tipo de despliegue operativo que estaba desarrollando la policía.

En principio de la semana, esos dos testimonios rompieron el pacto de silencio. A su vez, el jueves y el viernes declararon dos jóvenes que de algún modo fueron testigos directos de los últimos momentos de vida tanto de Nino como de Sergio. Además de brindar detalles de cómo fueron los momentos inmediatos de cuando reciben los disparos, por primera vez incorporan a este debate la visión de los jóvenes que estaban participando en la revuelta popular, que hasta ahora solo estaba relatada desde el punto de vista de la policía.

También fue muy importante el relato de dos de los tres médicos que estaban en la guardia central del Hospital Zonal esa tarde del 17 de junio del 2010. Ellos actuaron en relación a las llamadas de emergencia por la atención de Nino y son los que reciben el cuerpo sin vida de Sergio. Además de dramático y doloroso, permitió ver otro de los escenarios del conflicto. No sólo el dolor y la violencia están instalados en las calles, sino también en el propio hospital, la sala de guardia y los lugares de espera.

Se amplió la comprensión del conflicto que se está juzgando. También hubo una pericia que dio vuelta totalmente otra pericia balística que se había trazado la semana pasada desde un perito de la Federal. Roberto Nigris, que es un perito radicado en Bariloche con vasta experiencia, tuvo el don de docente de explicarle no sólo al Tribunal sino a todos, en más de una hora de exposición, cosas muy generales del funcionamiento de armas de municiones que nos permiten tener mejor comprensión del uso de las armas de fuego. Fue muy contundente, se percibió esa sensación de que se voltea, se logra correr e instalar una nueva versión de los hechos desde un perito que no es afín a la víctima, no es un perito de parte.

La semana termina incorporando nuevos testigos que nos acercan, en principio, a la verdad. Después veremos como tanto la fiscalía como las querellas logran hacer de estos testimonios elementos firmes en sus alegatos para que después el tribunal los tenga en cuenta. Algo que quedó muy en claro, muy explícito en este juicio es que cualquier arma puede matar, inclusive las de munición anti-tumulto si están mal utilizadas.

– ¿Cuál es tu balance en lo que va del juicio?

El balance hasta ahora es bastante esperanzador. Acá hay por lo menos dos dimensiones. Una es que no se simplifique la realidad, estos fueron hechos muy complejos donde intervinieron muchos actores y buena parte de ellos no están visibles aún. Vemos al policía de calle, pero los jefes todavía no están. Después el fallo será otra cosa.

Una cuestión muy importante de lo que se dio esta semana, es que Nigris, el perito de balística, descartó absolutamente el uso de tumberas. Descartó absolutamente que los plomos extraídos pudieran hacer sido disparados por un arma de fabricación casera. Es necesario desarticular estos mitos para hablar de las cosas de fondo. Si no, se sigue hablando de ficción. Basta de sostener una situación que no fue. Acá hubo un dispositivo pensado y decidido. No se pueden ya seguir eludiendo responsabilidades sobre la magnitud de lo que pasó.

– ¿Cómo continúa el juicio esta semana, hay algunas precisiones?

-En principio, se van a extender las horas de audiencia porque viene todo bastante retrasado y no se llega a terminar con todo para el 24, que es la fecha que tienen programada para testimoniales. Estaría previsto para que sean de 9 a 15. Quedó un perito importante de Gendarmería nacional sobre balística que va a ofrecer una pericia y también es el turno de que declaren los heridos, que son víctimas y testigos.

 

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen