Ahora sí que nos ven

La marcha de treinta cuadras, repleta de abrazos, bailes y cantos, que recorrió Trelew fue una nueva muestra del poder popular que se viene construyendo desde el movimiento de mujeres y los colectivos disidentes. El 33° Encuentro Nacional de Mujeres finalizó el lunes 15 de octubre, luego de definir por ovación que la próxima sede del encuentro será en La Plata.

DSC_0069
La crónica del 33 Encuentro Nacional de Mujeres por las compañeras del Colectivo al Margen

Camino a Trelew

La ciudad de Trelew recibió este fin de semana cerca de 50 mil personas que se arrimaron para participar del 33° Encuentro Nacional de Mujeres (ENM). Para poder alojarse, hubo que recurrir a las localidades vecinas, porque las escuelas, centros de salud, sindicatos, y lugares de hospedaje de Trelew no alcanzaban para alojar a todas las personas que querían compartir, escuchar, y mirarse en las otras. Gaiman, Rawson, Puerto Madryn fueron localidades en donde también se sintió el sabor del encuentro.

Para llegar a Trelew, las organizaciones de Bariloche realizaron diversos eventos para juntar dinero e ir construyendo el viaje de manera colectiva. Porque moverse por el país, en este contexto en el que se pierden derechos y sueldos, no es sencillo. La economía popular salió a la calle para garantizar que quienes quisieran participar pudieran hacerlo y que el dinero no fuera un impedimento.

En el camino, fueron llegando noticias de mujeres que quedaban varadas en sus lugares de origen porque las empresas de transporte las habían estafado y los colectivos nunca llegaron a buscarlas. Los bondis que salieron de Bariloche llegaron a destino cerca del mediodía del sábado 13 de octubre. En la Plaza Centenario ya nos esperaba una feria con artículos de reventa, artesanías, libros feministas, puestos de comidas, stands de organizaciones, y eventos culturales que se sucedieron durante todo el fin de semana.

Para la mayoría, el alojamiento fue un tramite que hubo que realizar rápido para llegar a los talleres que empezaban a las 15hs. Pero hubo compañeras que tuvieron situaciones de robos y violencias en los lugares donde fueron alojadas. Vecinos del barrio INTA en donde se acomodaron militantes del Bachillerato Popular de Bariloche, apedrearon primero un auto en el que se trasladaban y luego la escuela donde las ubicaron. Tuvieron que ser trasladadas a otro alojamiento más cercano al centro de Trelew.

DSC_1142
50.000 mujeres coparon Trelew y ciudades aledañas.

El corazón del encuentro: los talleres

El ENM en Trelew contó con 73 talleres que se desarrollaron en escuelas, universidades, bibliotecas, y auditorios de sindicatos, entre otros. En cada taller hay una moderadora que se encarga de garantizar que se escuchen todas las voces, y al final del taller, cuando se prepara la sistematización, no se consensúa lo que se incluye sino que se anotan todas las posturas, todas las visiones. Es un ejercicio de participación, de animarse a levantar la voz y decir lo que se piensa, siente, vive.

Es interesante acercarse y escuchar lo que se comparte. Un breve paneo por los talleres en los que participaron compañeras del Colectivo Al Margen puede transmitirle una idea de lo que sucede en esas rondas a las personas que todavía no pudieron participar del ENM.

Sabrina, estuvo en el taller “Mujeres cooperativistas, Mutualistas, Mujeres de organizaciones de la Economía Social y Solidaria” y nos comenta que “Participaron distintas organizaciones, movimientos y partidos políticos de todos lados del país. Se habló de la importancia de la unidad en la lucha ya que en esta coyuntura neo liberal feroz, cualquier economía que no sea la hegemónica, es desestimada desde el estado, ya que no se tiene en cuenta como política pública. Se achican presupuestos y se desarticulan los programas que fomentaban el cooperativismo, quitando así la posibilidad de ayuda económica y el acompañamiento técnico para los sectores. Se debatió sobre la diferencia entre la Economía Social y la Economía Popular, sobre la concepción de sujeta de estas economías y a los sectores que representan”.

Pipi, se arrimó al taller “Mujer, poder y política” y nos cuenta“éramos alrededor de 50 mujeres de partidos políticos, organizaciones sociales y centros de estudiantxs secundarios intercambiando experiencias y debatiendo acerca de lo que atravesamos las mujeres que militamos, y lo difícil que es que nuestra voz sea escuchada en los espacios de militancia y que estrategia nos damos para revertir esta situación.Lo más importante fue poder debatir acerca de qué construcción política queremos y obviamente la queremos feminista, respetando las voces y asumiendo los lugares que nos fueron vedados por mucho tiempo”.

DSC_0096
Talleres, arte y cultura , parte del ENM de Trelew.

Marlen participó del taller “Mujeres Arte y Cultura” y nos cuenta que “Nos planteamos la formación académica que recibimos, y como el contenido está enfocado desde una mirada europea y patriarcal. Y también, lo importante que es rescatar la mirada Latinoamericana donde la mujer es tenida en cuenta, donde se aleja del concepto de la mujer objeto o musa donde se centraliza la mirada en lo estático”. Moni, participó en el mismo taller, nos acerca sus preguntas: “unas 40 mujeres giraron sus ideas en la necesidad de ocupar espacios de decisión sobre como circulan la producción de artistas mujeres.  ¿A quiénes se premia? ¿Quiénes gestionan? ¿Quiénes protagonizan las salas de exposiciones? Desde los deseos personales compartimos la disputa entre la energía que necesita nuestro proceso creativo y la gran inversión de energías en la lucha por esos espacios de poder simbólico. Nos quedó un tema dando vueltas en la discusión: el arte o arte feminista”.

Julieta, estuvo en el taller “Mujeres y ESI” y nos dice que “el taller se desdobló en 8 ó 9 rondas, en las que compartimos nuestras vivencias, inquietudes y por supuesto nuestro reclamo al Estado por su indiferencia, por la falta de contenido y de actualización en los materiales, por el vaciamiento. El reclamo siempre estuvo ahí encabezando todos nuestros sentires y nuestras experiencias, pero no nos quedamos empantanadas, sabemos que esta ley incomoda, que rompe esquemas patriarcales y de relaciones heteronormativas y seguimos trabajando, pensando el camino y sabiéndonos más fuertes porque estábamos ahí, porque estamos juntxs”.

Luciana participó del taller “Mujeres y medios de comunicación”. Nos cuenta que “Se hizo foco en las dificultades que se generan a la hora de implementar el lenguaje inclusivo en los grandes medios de comunicación (no así en los medios alternativos) y las batallas que hay que dar para visibilizar lo que históricamente ha sido invisibilizado. Hubo espacio para contar las situaciones de atropello cotidianas a las que nos enfrentamos dentro de las estructuras de los medios de comunicación. Vivimos muchas situaciones de violencia por nuestrxs propixs compañerxs o jefxs, por ejemplo.  Quedó claro que el espacio que ocupamos dentro de los medios es muy escaso, pocas llegan a ocupar cargos de jerarquía a pesar de que hay muchísimas mujeres capacitadas para este tipo de roles. Compartimos que desde que asumió Macri los medios sufrieron grandes desguaces que atentan contra la federalización de los contenidos. Por último, compartimos que los medios de comunicación de Trelew llevaron adelante una campaña del miedo los días previos al encuentro, lo que generó mucho rechazo de parte de la comunidad local y mucha resistencia a participar. Por lo tanto, se decidió cortar con tanta desinformación y concurrir a programas radiales locales y diarios para informar correctamente al pueblo de Trelew. La sensación que me queda es que desde estos espacios realmente llegarán las verdaderas transformaciones”.

Ella participó en “Mujeres y sexualidades”. Nos cuenta que “En un clima de empatía absoluta y sin prejuicio alguno en puerta, las palabras de cada integrante de este taller dieron cuenta, una vez más, de que la sexualidad es profunda, única y singular a cada vivencia particular. Las preguntas, las inquietudes y las descripciones de sentires dieron lugar a reflexiones en torno a grandes cuestiones compartidas por todas en relación a los deberes, los “Sentires normales”, las negociaciones, los límites, el deseo, las diferentes formas de vivir la sexualidad… y el amor. En cada una de estas preguntas el machismo de fondo atravesando las subjetividades y moldeando las singularidades mas intimas. Las preguntas por la libertad de una, por la del otrx, constituyeron la ventana a más preguntas teniendo como horizonte el vivir la libertad sin dolor, deberes ni opresiones”.

IMG_0874
Delegaciones de la Mexico, Chile, Bolivia y otras naciones de la patria grande dijeron presente.

Arantxa anduvo por las rondas en las que se abordó “Mujeres y Migrantes” y nos comenta que “hablamos que la migración es un condición humana, que hay un sistema político que excluye a lxs migrantes, de la vulnerabilidad del migrante y su situaciones de explotación. Se acrecienta la vulnerabilidad al ser mujeres y pobres. También abordamos la mirada eurocentrista sobre un tipo de migración que se favorece, y la xenofobia sobre las poblaciones migrantes latinoamericanas y africanas (caso senegaleses). Se habló sobre el decreto 70317 de Macri que criminaliza la migración y habilita deportar personas. Se relataron situaciones de detenciones ilegales de mujeres que además su condición se ve agravada porque solo hablan Quechua o Aimara y no les ofrecen interpretes. Se concluyó con el reclamo de ni una migrante menos, migrar no es un delito”.

Mariel, taller “Mujeres por la libre determinación de los territorios”. Emocionada, nos cuenta que “Fue el más lindo que vivencié en mis experiencias de ENM. Participaron alrededor de 2000 mujeres en un taller que no se difundió. Se respetó el carácter plurinacional, a través de ceremonias de iniciación y finalización en cada espacio de reflexión y trabajo colectivo. Se trató de construir colectivamente argumentos que nos sirviesen a todxs para entender la importancia de que el encuentro nacional debe pasar a ser plurinacional. Me quedo con una frase que me conmovió hasta las lágrimas. Al empezar el taller la moderadora dijo: compañeras apurémonos porque tenemos 2 horas para cambiar un país. Esa frase resume el carácter del taller”.

 Marcha, represión y ovación

Después de los talleres, el encuentro seguía en las plazas, principalmente la Centenario. Desde allí iniciamos el camino hacia la marcha el domingo a las 17hs. La marcha tuvo 30 cuadras de extensión y recorrió distintos puntos de Trelew. En los barrios, los y las vecinas que no estaban en la marcha filmaban con el celular, espiaban detrás de las cortinas o salían a los techos para ser parte de lo que sucedía en su ciudad. Unas de las imágenes más conmovedoras fueron las de una niña en el techo de su casa sosteniendo el pañuelo verde en alto, y otra de una niña con su papá en la entrada de la casa, ella sosteniendo un pañuelo y el papá una toalla verde.

Hacía el final de la marcha, un grupo pequeño de militantes repudió una iglesia que estaba vallada y custodiada por uniformados. Se desató sobre ellxs una feroz represión, siempre desmedida, siempre patriarcal. También hubo varones que le pegaron a unas mujeres. Se sospecha que eran policías de civil. Hubo 8 detenidas que luego fueron liberadas, gracias a la intervención del Cels, el grupo organizador del ENM y la Correpi.

El lunes 15 cerca del mediodía las organizaciones y personas que concurrieron al ENM se dieron cita en el autódromo para elegir la próxima sede. Por ovación se decidió que el encuentro del 2019 será en La Plata. En ese mismo momento se reclamó que el encuentro sea declarado Plurinacional, algo que se discutió en la mayoría de los talleres y que tuvo una gran aceptación en lxs participantes.

DSC_1161
Vecinos y vecinas acompañaron el encuentro desde las veredas y los techos.

La vuelta a casa

En el autódromo estaban también los micros que nos esperaban para iniciar el regreso. Ya en la ruta leímos y conversamos sobre el feminismo y el amor. Una compañera escribe: “Todo el encuentro fue sublime, 100% brujil. Compartir con otras, nuestras vivencias, nuestras dolencias, nuestras luchas, nuestros amores, nuestras construcciones me llena el alma. Saberme en una marea verde y violeta que tiene una fuerza arrolladora y deconstructora, que va a tirar al patriarcado, me empodera y me invita a hacer algo que las mujeres sabemos hacer de manera innata, que es tejer, tejer hermosas y sororas redes entre nosotras”. En La Plata seguiremos tejiéndonos, porque el feminismo es un viaje de vida.

 

 

Por Florencia Taylor

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen