Bordar el genocidio mapuche

Charlamos con Sebastián Hacher, curador y coordinador de la muestra “Inacayal vuelve: Bordar el genocidio mapuche” que consiste en un proyecto de bordado colectivo sobre fotografías de las y los prisioneros Mapuche de la mal llamada «Campaña al Desierto».

descarga (5)
Una muestra realizada colectivamente. Foto: Gentileza Anfibia.

– ¿De qué se trata esta muestra?

-La muestra consiste en doce fotos bordadas de los prisioneros de la Campaña del Desierto. En concreto de las familias Inacayal, Sayhueke, Foyel y Sagayo que estuvieron encerrados en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata cuando después de obligarlos a caminar unos mil kilómetros, los llevaron en barco hasta Buenos Aires y los tomaron como objeto de estudio vivo en manos del Perito Moreno.

Es un bordado que hicimos de manera colectiva con unas cien personas de distintas comunidades mapuches que bordaron a lo largo de la ruta que hicieron esos prisioneros. Eso es en pocas palabras la muestra.

-La mirada de Inacayal tiene una presencia muy fuerte acá en la Patagonia ¿Qué te significó a vos trabajar con estos rostros?

-A mí como fotógrafo lo primero que me pasó es que cuando conocí la historia de las fotos me pareció que era muy doloroso, muy fuerte, que las únicas fotos que tengamos de personas tan importantes como Inacayal, como Foyel y Sayhueke sean las fotos que tomaron sus verdugos.

Fueron fotos tomadas en contextos de cautiverio, en campos de concentración después de haberlos maltratado mucho. Tienen el pelo cortado, rostros enfermos, llenos de desdén y tristeza. Entonces, me pareció que era importante hacer algo con estas fotos como para alivianar un poco ese dolor. Para sacarlas de ese estigma y cosa oscura que tienen estas imágenes. Me parecía importante sacarlas de ese contexto.

– ¿Quiénes participaron en el trabajo de bordado?

-Participaron comunidades y gente del pueblo mapuche. La muestra la organiza el Espacio de Articulación Mapuche. La verdad no llevo un registro exhaustivo, pero calculamos que bordaron unas 100 personas. Pasamos por Trelew, Los Menucos, Jacobacci, Valcheta, Patagones, Viedma, El Bolsón, Lago Puelo, Esquel… Mucha gente de muchos lugares. También bordamos en las afueras de La Plata y en Tigre, que fue el lugar donde los llevaron antes de ir al Museo.

La verdad que es enorme este proyecto, algo que creció muchísimo y superó nuestras expectativas. Adrián Moyano es el mentor.

– ¿Qué sentido tiene el bordado en esta nueva vuelta que le diste a las fotos?

-En muchos pueblos el bordado y todo lo que sea textil tiene un contenido espiritual muy profundo. Es un acto de amor, de abrigo. Estuve en una Escuela Primaria en Los Menucos y con los chicos hablábamos de la abuelita que te teje el poncho y las medias para abrigarte en invierno… Muchos de los niños tenían una abuela que les había tejido algo.

descarga (4)Se entiende como un acto de amor y en muchos pueblos es considerado como algo medicinal. Las lanas que estamos usando para bordar son lanas que traje del Amazonas Peruano, las que usan las mujeres. Muchas veces los diseños tienen forma de prenda, o se dibujan sobre la piel y se considera como una medicina, se hace cuando alguien está enfermo o tiene una dolencia.

El sentido de bordar sobre las fotos es una ceremonia de comunicación con la foto. Generalmente lo que pasa cuando la gente borda es que le cuesta mucho dejar de hacerlo. Nos ha pasado que terminamos actividades que en algunos lugares estaban planificadas para una hora y de repente se sentaba una abuelita a bordar y no se quería levantar más. Es una cosa sanadora, es comunicarse con la foto, devolverle la luz y tratar de sanarla.

– ¿Qué expectativas tenés con respecto a la presentación de la muestra en Bariloche?

-Me sorprende la repercusión que ha tenido la muestra. Espero que sea un encuentro amoroso. Yo lo que hice fue vehiculizar la idea y empujarla para que salga. Siento que es una energía que necesitaba ser canalizada. Espero que se exprese todo el trabajo colectivo. El lunes tenemos la inauguración y después hay actividades todos los días. El martes habrá un taller de bordado sobre fotos y habrá charlas en escuelas.

 

 

Por Fabián Agosta y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen