“No hay inquilino que no haya sido estafado por una inmobiliaria”

El presidente de la Unión de Inquilinos Rionegrinos, Roberto Díaz, denuncia que estas empresas se quedan con 150 millones de pesos al año por el cobro de una comisión prohibida en la Ley provincial.

2008_0817varias0035
Los abusos en los alquileres afecta a los inquilinos y enriquece a los empresarios. Foto: Duke.

Entre el 25 y 28 por ciento de las personas que vive en Bariloche alquila vivienda mediante un contrato de locación, pero a la estadística habría que agregarle quienes lo hacen en la informalidad, calculados en alrededor de 9.000 hombres y mujeres.

Roberto Díaz, presidente de la Unión de Inquilinos Rionegrinos y secretario de Organización de la Federación de Inquilinos Nacional, le dice Al Margen, sin rodeos: “No hay inquilino en la Argentina que no haya sido estafado por una inmobiliaria”.

Es por eso que este actor emergente de 8 millones de personas en todo el país y al que Díaz destaca junto al movimiento de mujeres, se organizó pocos años atrás para resistir la embestida del mercado, y tratar de sancionar una ley nacional que los exima del pago de la comisión inmobiliaria, los pedidos de informe y las certificaciones de firma.

– ¿Por qué es caro y difícil alquilar en Bariloche?

-Porque tenemos una alta concentración propietaria, una determinada extensión sobre la que se puede construir y una tasa de crecimiento poblacional de entre el 5 y 6 por ciento anual. Es muy preocupante la situación

-Ley de oferta y demanda…

-Claro, y porque al propietario le conviene invertir en emprendimientos turísticos y no en alquilar de manera permanente. Entonces la tierra empieza a disputarse entre un mercado turístico que tracciona los precios y quienes quieren vivir en Bariloche. Al haber poca tierra, se hace cada vez más caro y difícil comprar una vivienda, y en consecuencia alquilar

-Por eso también son más exigentes los requisitos

-La situación genera una expulsión de viviendas dignas por viviendas sin servicios, en lugares inhóspitos. Además te imponen cualquier cosa, como que no se puede alquilar con niños o animales. Las madres solteras, que representan el 18% de las mujeres, tienen graves problemas para alquilar

– ¿Quiénes son los grandes propietarios en Bariloche?

-La Familia Tanque o los Ortíz Basualdo, que descienden de los Anchorena. Roberto Giglio, por ejemplo, dueño de Supermercados Todo, posee mil propiedades. Toda esa extensión ociosa, que impide a la ciudad expandirse y que el Estado no puede expropiar, genera una fuerte presión demográfica

– ¿Cuántos inquilinos viven en Bariloche?

-Entre el 25 y 28 por ciento de los habitantes asalariados alquilan con contrato formal. A ellos, hay que sumarle 8000 ó 9000 personas más, que lo hacen en negro

– ¿A esta realidad de mercado hay que sumarle el abuso de dueños e inmobiliarias, no?

-Las inmobiliarias están cobrando alquileres por encima del incremento salarial que han tenido los trabajadores en la provincia, pero además infringen la Ley, porque le cobran al inquilino dos meses de comisión inmobiliaria más los costos de la vivienda, que deberían estar a cargo del propietario

– ¿Cuánto es todo eso en números?

-Se calcula que por comisión, las inmobiliarias embolsan alrededor de 150 millones de pesos al año

– ¿Esto sucede en todo el país?

-Si, aunque desde el año pasado, en Buenos Aires, la comisión inmobiliaria debería pagarla el dueño. En Río Negro también hacerlo, según la ley 2051 sancionada en 1985, como asimismo el 50% de los gastos de sellado. Pero, además, las inmobiliarias recurren a maniobras de estafa

– ¿Por ejemplo?

. Suelen quedarse con el mes o bimestre de depósito en garantía, mediante distintas estrategias. O te obligan a realizar arreglos estructurales causados por el paso del tiempo, que en realidad le corresponden al propietario

– ¿Siempre existió este abuso o es un fenómeno de los últimos tiempos?

-Siempre hubo, pero ahora hay más, porque hay una estrategia de las inmobiliarias por maximizar el nivel de ganancia de los propietarios. Entonces cargan todos los costos de una vivienda sobre las espaldas de los inquilinos. Lo hacen porque siguiendo la lógica de mercado, hay más demanda que oferta en todo el mundo, y en la Argentina no hay Estado que lo regule

– ¿Y por qué hay más demanda que oferta, en términos generales?

-Porque se volcaron al negocio inmobiliario grandes corporaciones que compran terrenos y viviendas, arman grandes consorcios, y expulsan al ciudadano como propietario. En Buenos Aires, por ejemplo, lo único que no pudieron comprar es la Villa 31.

–  ¿Qué plantea el proyecto de ley impulsado por ustedes, que tiene media sanción en Senadores?

–  Que el Estado intervenga en cómo se define el valor del alquiler. Nuestra propuesta es que este valor surja del promedio entre la variación en el precio de la canasta básica que establece el INDEC y el aumento de salarios; que el inquilino no pague comisión inmobiliaria; y que se cree la Auditoria Nacional del Inquilino, para que el Estado pueda intervenir.

–  ¿Cuándo podría votarse en Diputados?

–  Existe una fuerte disputa con el diputado Lipovetsky (presidente de la Comisión de Legislación General), que no quiere discutir proyecto, que lo tiene cajoneado. Nosotros lo venimos impulsando con legisladores del Frente Renovador, Frente para la Victoria e incluso del radicalismo.

 

Por Pablo Bassi

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen