Camuzzi aumentó su facturación seis veces más que el resto de la cúpula empresarial

Así lo revela un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP). La empresa proveedora de gas en Bariloche incrementó su ganancia por los sucesivos tarifazos, la devaluación y reducciones impositivas, muy por encima de la quita de los subsidios a usuarios.

 

tarifazo bn 100dpi
La servidora de gas de Bariloche, gran ganadora con los tarifazos y la devaluación. Foto:Duke.

Este miércoles se inicia en un plenario de comisiones de la Cámara de Senadores, el tratamiento de la media sanción que Diputados dio al proyecto de ley que retrotrae el tarifazo en los servicios públicos a noviembre de 2017. Aunque el Gobierno nacional adelantó que vetará su aprobación, presionó de todos modos a los bloques para dilatar la redacción de un eventual dictamen de mayoría. El jefe de la bancada opositora más numerosa y afín a los gobernadores justicialistas, Miguel Pichetto, anticipó que Cambiemos contará con ese tiempo hasta tanto “haga una propuesta superadora y razonable que implique una real disminución de los aumentos ordenados”.

En este contexto, un estudio que realizó el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP), que conduce el economista Claudio Lozano, reveló que las empresas proveedoras de servicios públicos lejos están de ser pobres víctimas de una supuesta distorsión de subsidios durante la gestión anterior. Lo hizo en base a los balances entre el tercer trimestre de 2016 y 2017 de las 53 firmas que cotizan en la Bolsa de Valores de Buenos Aires, y componen la cúpula de la burguesía argentina.

Allí demuestra, por ejemplo, que Camuzzi expandió su facturación en un 153,5%, muy por encima de la evolución interanual del 23,5% del PBI e, incluso, del 26,4% promedio obtenido por las 53 empresas en cuestión. Con 5 mil millones de pesos, sólo fue superada por Pampa Energía, que incrementó su facturación en un 163,4%. Por debajo se encuentra Edesur, lejos, con un 92,8%.

Este exorbitante embolso no es casual, sino que también se expresó en menor medida en Edenor, Metrogas, TGS, Endesa Costanera y Central Puerto. Todas ellas han recibido el impacto directo del aumento de tarifas que, al momento del análisis estadístico, tuvo de gas subas promedio del 500% y del 700% al 1000% en el precio del metro cúbico.

Camuzzi es la mayor distribuidora de gas natural de la Argentina en términos de volumen: cubre el 45% del país en dos regiones contiguas a través de Camuzzi Gas Pampeana y Camuzzi Gas del Sur. En la Patagonia, abastece a medio millón de viviendas.

El documento del IPyPP sostiene que, si además se tuviera en cuenta el ajuste de costos que realizó Camuzzi para maximizar su renta, la facturación evolucionó un 666% más: muy lejos del 26,2% promedio del resto de las empresas; por encima del 209% promedio de las ocho firmas beneficiadas con los tarifazos; y sólo superada –ampliamente- por Edenor, que tuvo un crecimiento exponencial del 2273%.

Hay un elemento sorprendente que arroja el informe: el resultado neto de la facturación de Camuzzi, es decir, el resultado de facturación obtenido luego del pago del Impuesto a las Ganancias, se ubica en un 572% más que un año antes; sólo por debajo de Metrogas (1148%).

Esta particularidad constata que los tarifazos le permitieron pasar de una situación de pérdida en 2016 (-$191.000.000) a una ganancia sideral en 2017 ($902.500.000). Se sustenta en que, si bien las empresas debieran pagar el 35% de sus ganancias en impuestos, en 2016 abonaron en promedio sólo el 27,8% y, hasta el tercer trimestre de 2017, el 23,7%. Camuzzi y otras firmas recibieron recursos del Estado en concepto de compensación del pago del Impuesto a las Ganancias, ya sea por devoluciones de otros gravámenes o pagos a cuenta.

Cae por decantación el argumento de que el incremento de tarifas vino a sustituir los subsidios del Presupuesto Nacional. Más bien, sirvieron para abultar las ganancias netas apropiadas por las empresas de servicios. Números que, seguramente, serán más robustos aún tras la devaluación en torno al 20% de los últimos días y una inflación que en lo que va del año suma un 9,6%, constituyendo un porcentaje interanual en torno al 25,5%.

Mientras tanto, las negociaciones salariales pretenden anclarse en un alza del 15%.

 

Por Pablo Bassi

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen