Gas pimienta para los pibes

Adolescentes fueron golpeados y rociados con gas pimienta por policías mientras esperaban el colectivo a la salida de la escuela secundaria en la avenida Pioneros. Se incrementan los casos de violencia institucional.

 

_DSC9377

Aumento de violencia institucional a los y las adolescentes de los barrios.

El hecho ocurrió ayer por la tarde en la avenida Pioneros Km 7.200 a la salida de la escuela Amuyen cuando adolescentes aguardaban en la parada la llegada del colectivo para ir al centro de la ciudad a realizar una actividad deportiva. Los adolescentes fueron abordados por 4 policías en 2 motos, quienes interpretaron que los adolescentes se habían burlado de ellos y procedieron a rociar a 2 de ellos con gas pimienta, y luego otro uniformado golpeó a uno de los adolescentes causándole contusiones. Cuando los chicos les pidieron a los uniformados que se identificaran y que no podían maltratarlos uno de ellos sacó su arma reglamentaria de la cartuchera para intimidar a los jóvenes.

Los adolescentes que tienen 16 años y cursan en el turno tarde de la escuela perteneciente a la fundación Gente Nueva del barrio Virgen Misionera quedaron en estado de conmoción por la violencia que los policías ejercieron sobre ellos. Se trataría de personal de la comisaría 27 del barrio Melipal.

Vecinos y comerciantes que vieron y filmaron lo sucedido se acercaron y colaboraron con los adolescentes, logrando que los policías se retiraran del lugar.

Los chicos acompañados por familiares y docentes de la escuela fueron revisados por personal medico que constató las lesiones y luego se dirigieron a la Fiscalía de turno para radicar la denuncia.

Los casos de violencia institucional fueron en aumento estos 2 últimos años. El aumento de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad hacia los y las adolescentes ya fue denunciado por las organizaciones sociales que trabajan en los barrios de Bariloche quienes decidieron realizar un Registro de Violencia Institucional para las situaciones que los adolescentes no se animan a denunciar por temor a represalias.

En este caso el acompañamiento de las familias y de la organización a la que pertenecen los chicos permitió avanzar con la denuncia.

 

Por Alejandro Palmas

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: