Infancia Cero

El movimiento de infancia de Bariloche denunció el vaciamiento del Consejo local de Niñez y el cierre del programa de atención psicológica para la población mas vulnerable de la ciudad. La deuda histórica con la población mas vulnerable.

chicos alambre
Infancia  cero. Desinversión en políticas públicas para la niñez. Foto: Duke.

El plan de trabajo aprobado por el Consejo de niñez a fin del año pasado producto del trabajo de las distintas comisiones que lo conforman ascendía a más de $ 500 mil; sin embargo, el municipio solo compromete $30 mil para este año. Este recorte no permitirá desarrollar actividades y políticas públicas que son destinadas para la población infantil de mas bajos recursos de la ciudad. Por otro lado, el Programa SAP -Servicio de Atención Psicológica- fue dado de baja dejando sin atención a mas de 120 familias de las mas vulnerables de los barrios.

 “Las organizaciones nucleadas como Movimiento de Infancia de Bariloche, que participamos del Consejo Municipal para la Protección Integral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes. Queremos denunciar los múltiples hechos. Situaciones que ponen en evidencia la deuda social e histórica que las organizaciones venimos denunciando, en donde nuestros pibes y pibas son relegados, sin políticas claras y efectivas que garanticen el acceso a los bienes culturales y materiales” denunciaron las organizaciones sociales en un documento que hicieron público a la ciudadanía de Bariloche.

El presupuesto asignado para el Consejo Local de Niñez, para el año pasado ascendió a $30 mil y para el año 2018 seguirá siendo el mismo monto según lo anunció el Secretario de Hacienda Municipal Diego Quintana. Sin embargo, las comisiones de: Primera Infancia; Infancia, y Adolescencia y Juventud que integran dicho Consejo presentaron un plan de trabajo que implicaba una partida de más de 500.000 $ para llevar distintas actividades tales como Foros de adolescentes, espacios de participación para niños y niñas y espacios de crianza y de primera infancia que desde varios años se vienen realizando desde el Consejo local para la protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes. El mismo Diego Quintana reconoció en sesión del Consejo que “por más que exista una ordenanza el Municipio no puede cumplir con los compromisos económicos que la misma exige” según lo establecido en la Ordenanza 1884.

 

120 Niños y niñas sin atención psicológica

En el año 2010 a raíz de cierre del Servicio de atención Infanto-Juvenil del Hospital de Bariloche, se creó el “Servicio de Atención Psicológica (SAP)” incorporando un plantel de 3 psicólogas que trabajaban con 120 familias, asentado dicho dispositivo en tres puntos fundamentales: público, gratuito y territorial. El municipio decidió informar a las trabajadoras del cese de tareas al día siguiente de la última sesión del año 2017 de dicho Consejo, sin consultarlo con las organizaciones que son quienes promovieron esta iniciativa en el año 2009 durante la Semana por los Derechos de Niños y Niñas.

Se comprometió también un traspaso al área del Hospital zonal, pero esa promesa no se concretó a mas de 4 meses que fuera enunciada por la presidenta del Consejo y subsecretaria de Desarrollo Humano Alejandra Schenebeeli.

Por otra parte las organizaciones denunciaron que el último relevamiento del estado de situación de infancia y adolescencia de Bariloche, data del año 2010.  Hace ocho años que no se realiza un diagnóstico que permitiría la producción de políticas de Estado pertinentes. El relevamiento es parte de unas de las obligaciones que le corresponden al Consejo por ordenanza.

La ausencia de dicho relevamiento no permite conocer cual es la verdadera situación de la niñez en Bariloche.

“Este tipo de manejos desde el Estado Municipal de nuestra ciudad son los que debilitan el espacio, que con mucho esfuerzo fue construido y sostenido.” Denunciaron las organizaciones nucleadas en el Movimiento de Infancia de Bariloche.

 “No entendemos el empeño en debilitar este Consejo. Perdiendo así los espacios ganados por las organizaciones y el Estado donde se pueden construir políticas públicas para mejorar la calidad de vida de nuestros y nuestras niñas, niños y adolescentes.”  Finaliza el duro documento que hicieron trascender las organizaciones sociales Grupo Encuentro, Fundación Gente Nueva, Antu Ruka , Colectivo al Margen, Pastoral Penintenciaria entre otras.

 

 Por Alejandro Palmas

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen