Hasta la victoria, siembren

Después de la despenalización oficial del uso del cannabis medicinal quisimos consultar sobre sus alcances a los referentes regionales, la Organización Cannábica Bariloche. Articulaciones con médicos y el sistema de salud, el rol de las farmacéuticas, y las actividades que realizan para sostener la bandera del autocultivo, entre otros temas que pegan fuerte.

 

OCB Cultivadores

Miembros de la OCB

Calle de los kilómetros del Oeste con nombre de cerro. Casa de madera de dos plantas. Reunión de la OCB. Machi, Lisandro y Lucas. De los tres integrantes que participan en la entrevista sorpresivamente conozco a dos. Eso habla de círculos y paradas comunes. Un padre que te cruzas cuando dejas a tus niños en el jardín. Una de esas caras conocidas de un barrio del oeste. Una chica que tenés vista y cayó al festejo de tu último cumpleaños. Sonrisas pícaras. Más tarde llegan Santi y Sebastián. Se prende el grabador entre otras cosas y, de a poco, se enciende la charla.

Todavía está en el aire la flamante sanción del proyecto que crea el “Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus derivados y tratamientos no convencionales, cuyo objetivo es garantizar el acceso gratuito al aceite de cáñamo y demás derivados del cannabis a todos los que se incorporen al programa, e investigar los fines terapéuticos y científicos de la sustancia”.Con este cambio de paradigma y mirada por parte de la justicia, por primera vez la Justicia Federal argentina privilegia el derecho a la salud de las personas por encima de los intereses punitivos de la Ley de drogas.

Con un té de por medio comienza la ronda de preguntas y circula la palabra (entre otras cosas). Ya sabemos que tenemos solo una hora antes de que empiece la reunión habitual de esta organización. Nos vamos al humo, entonces.

_Hoy es legal la utilización del cannabis para uso medicinal. ¿Por qué el autocultivo quedó fuera de la Ley?¿Creen que es un avance, aunque la Ley se quedó corta?

_Es un poco de todo lo que mencionaste. Es un avance, porque el Estado pasa de decir que la planta de cannabis es un problema para la salud público, una amenaza para la sociedad, a reconocerlo, al menos como un medicamento o un paliativo. Los cambios legislativos a veces mueven cambios sociales, entonces esto genera una aceptación. Hay gente que todavía entiende que las cosas legales son buenas y las ilegales malas. Sin embargo, se quedó corta por no contemplar el tema del autocultivo, que para nosotros es la manera más básica de acceso, algo que podés hacer en tu casa, sin depender de nadie. Se quedó corta, porque dejó a muchos pacientes medicinales afuera y a los cultivadores en general.

_Básicamente, lo que dice la Ley es que se avala la importación de aceite cannábico del extranjero hasta que el Estado pueda abastecer gratuitamente la totalidad de la demanda de la gente que lo necesite. Eso en la actualidad es algo imposible. Entonces se abre la importación del aceite de Charlotte básicamente, que viene a atender un solo tipo de enfermedad, que es la epilepsia, y nada más, dejando a la mayoría de enfermedades afuera. De hecho, solo se importa cierto tipo de aceite que sirve para ciertas epilepsias refractarias de los niños. O sea, solo sirve para una pequeña minoría de los que necesitan terapia cannábica.

_Patea el problema para adelante; que el Estado va a abastecer la industria nacional, después de investigaciones médicas y científicas que van a hacer el Conicet y el INTA. Mientras tanto, se importan para determinadas patologías de una lista de los pacientes que se inscriban y estén certificados por hospitales públicos, a quienes el Estado se encargará de proveerles el cannabis. Va a existir una lista de patologías habilitadas. La Ley falta reglamentarse y ponerla en funcionamiento dentro de la órbita del Ministerio de Salud.

_¿No creen que esta Ley sancionada es un guiño para que farmacéuticas entren a hacer sus negocios?

_ Sí, claro. Por un lado, están las leyes y por otro, cómo se reglamentan y el sentido que se le quiere dar a esa ley. A veces se preparan las leyes de antemano y de acuerdo a lobbys, para que después esa ley resulte conveniente para tal o cual negocio. Eso pasa en todos lados.

_ A veces sentimos que se arma una ley en función de los que van a ganar, y si a veces nos toca algo a nosotros, como pueblo, mejor. Cuando se estaba gestando esta Ley nueva, no nos oponíamos a la Ley, pero hacíamos mucho hincapié en la necesidad del autocultivo, porque es lo mas igualador, hace que el pobre y el rico tengan lo mismo, y porque hay cuestiones que hacen que sea imprescindible para determinados pacientes tener su planta. No hay un catálogo tan amplio cuando vos cultivás como cuando comprás un remedio, aparte de ser más caros, de aportar a la industria extranjera y no a la propia. Hay muchas aristas para defender el tema del autocultivo.

Brotes verdes

 

_¿Qué actividades desarrolla la OCB en la actualidad con respecto a pacientes terapéuticos?

_Nuestra organización es pionera en cannabis medicinal en el país y a raíz de eso tenemos bastantes actividades. Estuvimos dando cursos de cultivo y preparación de aceite medicinal, estamos trabajando con el CPA (Centro Prevención de Adicciones Municipal), que tiene una visión muy similar a nosotros en cuanto a la reducción de daños y tratar de encarar las adicciones por ese lado, y no tomando a la persona adicta como a un enfermo que hay que encerrar hasta que se cure, y sacarle el foco a la droga como el mal del mundo. La droga está ahí desde siempre. El tema es cómo la usan.

_Mantuvimos reuniones de consenso con ellos para ver cómo se encaraban las situaciones, y cuando vimos que tiraban para el mismo lado, empezamos a trabajar juntos. Nos sorprendió gratamente que un organismo estatal tenga esta línea de pensamiento, que apoyan a la persona y brindan información para evitar losconsumos problemáticos.Con ellos realizamos un tríptico grafico “guía para el viaje”, en donde damos recomendaciones para el uso del cannabis y donde incitamos a acompañar y no a castigar.

_Es por eso que comenzamos en el mes de abril con un programa de radio semanal, llamado contraflor al resto.El objetivo básico es la difusión de la planta, tanto a nivel legal, recreativo, medicinal, dándole difusión en general, para llevar adelante nuestra causa masivamente y para que más gente pueda tener acceso a la información y tener argumentos, ya que todavía hay mucha ignorancia al respecto.

_Actualmente hay mucha gente vinculada a la organización en diferentes niveles. Nosotros buscamos siempre llevar el autocultivo a los usuarios. Esa es nuestra primera bandera. Al respecto, podemos llegar como mucho a apoyar a gente que está haciendo sus cultivos y todavía no pudo prepararse sus propios derivados. Nuestro papel es el de asesorar, o acercar alguna genética en especial a una patología. Para abastecer estamos imposibilitados, hoy es una práctica ilegal, y perjudicaría todo nuestro trabajo.

_Resulta una hipocresía que si uno se fuma un porro es un adicto, aunque la mayoría de las personas toma pastillas para dormir, alcohol sin límite alguno, o compra cigarrillos en cualquier comercio, que ocasionan la mayor cantidad de muertes en el mundo. Pero son negocios millonarios con intereses gigantes detrás que tienen su propia publicidad.

_¿Se reunieron con el vicegobernador Pesatti. ¿A qué se comprometieron desde Provincia?

_Hubo un buen panorama. Más que nada hubo un acercamiento de su parte y al tema en general, así que le informamos de qué se trataba, el trabajo que se hace en Bariloche. Allí participó Alejandro Libkind, un médico que trabaja con nosotros, y la ex Ministra de Salud provincial.Hablamos de la problemática de los allanamientos y se planteó la idea de trabajar en una legislación provincial, ya que hoy no existe en Río Negro un marco regulatorio a diferencia de otras provincias patagónicas como Chubut y Neuquén.

_Existen proyectos provinciales para tener en cuenta. Para nosotros, el de la provincia de Santa Fe es el mejor ya que es mucho más amplio. Por ejemplo, la ley chubutense, que fue la primera en sancionarse, contempla una sola patología y un solo tipo de aceite importando. Nada más. Algo super restrictivo. La Ley de Santa Fe, en cambio, incluye varios tipos de vías de administración, diferentes cepas y habla de la planta de cannabis y no de aceite, entonces es más amplia. Y aunque no contempla el autocultivo, porque no puede pasar por encima de una ley federal, es la más avanzada.

_¿Qué articulación tiene la organización  con los médicos al respecto?

_Hay especialidades médicas  que por lo general tiene una resistencia muy grande con la terapia cannábica, porque son los que recetan las drogas “legales” que compiten con el cannabis. Algunos médicos se tendrían que formar en esta materia, porque no la conocen. Nosotros no somos médicos y los médicos no saben en profundidad de cannabis. Es una mecánica que ambas partes aprenden mutuamente. Eso se da cuando hay buena voluntad del médico. A veces dicen que ellos no pueden, pero derivan a otro médico, y así el paciente va deambulando por los consultorios hasta que uno le dice “bueno, usted puede usar cannabis”, y escribe en la orden médica que tal paciente necesita aceite de cannabis. Así es que con suerte llegan a manos del cultivador, y decimos por suerte, porque la falta de regulación sobre este tema hace que un montón de gente vea la veta económica, entonces lamentablemente hay mucho aceite trucho o de mala calidad.

Cannabis ( por Mateo Sindejardemirar ) (7)

El autocultivo, una de las banderas de la OCB.

_Es muy difícil decirle a la gente que no lo compre cuando lo necesita, pero muchas veces no se sabe la dilución del aceite, cómo fue preparado y sobre todo la genética de la planta. A una patología específica no podés darle cualquier aceite, cada uno tiene sus propiedades. Hay que ser muy responsable y tener cuidado con eso. Por eso está buena la participación del médico. El paciente tiene que ir y decir que está usando cannabis, que le hace bien para tal cuestión, y el médico tiene que ponerlo en su historia clínica quees propiedad del paciente, y eso compromete al médico a hacer un seguimiento más serio y ver cómo interactúa el cannabis con los remedios que venía tomando. Ese es el papel que tiene que tener el médico, además de investigar más sobre las propiedades del cannabis, porque en la carrera que estudió nunca dieron nada relativo a este tema.

_Otra cosa que viene con la falta de regulación es que se abre un nuevo mercado negro. Antes sucedía con la marihuana prensada, con las flores y ahora también con el aceite. Te lo venden hasta por Mercado Libre, o en Facebook. Entonces, hasta que no exista una normativa y esté esta nebulosa, esto va a seguir sucediendo.

Sin Semilla

 

 _¿Perciben otra apertura por parte de los medios al tema?

_Completamente. El tema del cannabis medicinal trajo un cambio total al movimiento cannábico, de cómo los medios nos comenzaron a tratar. Cuando los pacientes comenzaron a cultivar vimos que en los medios se empezó a tener cada vez más aceptación. Veíamos en casas donde llegábamos y personas que nunca habían consumido marihuana, ni se imaginaban, de repente la familia completa pasó a cultivar y aprender al respecto, cambiando la visión de ellos y sus vecinos. Eso fue una explosión que hizo que se acerquen los medios de comunicación al trabajo de las organizaciones.

_Sin embargo, a partir de eso surge una mirada como si el cannabis medicinal estuviera separado del cannabis recreativo. Como la parte buena de la planta y la parte mala, cuando es la misma planta. La parte psicoactiva de la planta es a la vez la medicinal. Los mismos cannabinoides que se usan recreativamente son los que se usan medicinalmente. Hay que abolir esa ignorancia. Nosotros entendemos que el uso recreativo es a la vez terapéutico. A pesar de la aceptación hay un sector de la sociedad que se aferra a la idea de que aunque es bueno, también es malo. El THC es el que da hambre, quita el dolor, te pone de buen humor. La planta es una sola.

_Las consignas de las organizaciones son el cese a la criminalización de los usuarios y cultivadores y a la normalización de la planta. Hace 10 años se hace la marcha en el país y las consignas son variadas, pero van por la misma línea. Nuestra bandera es la regulación del cannabis para todos sus usos. Y sostenemos que esta Ley sin el autocultivo no tiene sentido, es un negocio. Se pide la inmediata regulación de la flamante Ley medicinal.

_¿Creen que es una batalla ganada por los cultivadores y las organizaciones cannábicas que exista cada vez mas información?

_El problema mayor que estamos viviendo es la ignorancia. Que digan que la marihuana es la puerta de entrada a las drogas es una frase oxidada, pero a la vez sigue siendo efectiva, aunque sea falsa. Hay que refutarla todos los días, aunque ya se comprobó que no es así. O que mata las neuronas. Es una falacia enorme, porque el cannabis es neuroprotector y se usa en enfermedades neurogenerativas como el Alzheimer, Parkinson. Como organización, nuestra batalla va por ese lado.

_Por cultivar no somos narcos. Y uno no tiene porqué bancarse una señalada con el dedoo una estigmatización al respecto. Yo soy docente de escuela pública y todavía hay mucha ignorancia en el ámbito docente, en la educación en general, mucha estigmatización hacia los pibes en este tema y habla de una falta de apertura total y una ignorancia completa.Hay mucho miedo, porque en la escuela se habla de menores de por medio, pero la realidad es que, como con el alcohol y el tabaco, los pibes consumen marihuana. Y si encima no tienen esa información hay un riesgo todavía mayor.

_Sería muy injusto que acaparemos todo el mérito de la información que está circulando, pero las organizaciones tienen mucho que ver al respecto. Si nosotros no impulsáramos la marcha de despenalización todos los años, no sé quién lo haría. Es un grano que se aporta. Hay muchos actores y hay herramientas nuevas; internet, fotos, celulares que las organizaciones tomaron y usaron para difundir algo que les dio mucha efectividad. Hay un negocio con el tema de la venta de semillas, de elementos para cultivar, y hay muchas páginas al respecto, sobre todo las genéticas de las plantas. El conocimiento no lastima.

Quedan preguntas afuera de la entrevista: ¿Cuáles consideran fortalezas y debilidades de las organizaciones cannábicas del interior? ¿Si darán a luz una nueva asociación civil como personería jurídica? ¿Si están preparando el terreno para organizar nuevamente la copa cannábica? ¿Es verdad que Chubut y Neuquén incorporaron el uso de cannabis medicinal a la obra social?

Entre tantas preguntas me queda en la cabeza una frase que brotó en algún momento de la charla. Lisandro la soltó con ese brillo especial en los ojos que solo dan las certezas. “La planta se defiende sola. En una casa donde entra una planta, no hay nada más que explicar. Cuando uno tiene una planta por primera vez entiende la cuestión solito”, dijo seguro.

La charla se extingue.Los sentidos siguen encendidos.

Proponen una foto con sus plantas.Preparan el terreno para lograr el autocultivo libre.

Siembran información y riegan el debate. Plantan rebeldía.

Podan dudas e ignorancia. Cosecharán su siembra.

Hasta la victoria, siembren.

 

Por Sebastián Carapezza

Fotos: Mateo Silva Rey

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen

A %d blogueros les gusta esto: