El pueblo quiere saber de qué se trata.

La concesión del Cerro Catedral es un tema poco discutido en los medios masivos de comunicación y la sociedad barilochense. El acceso al Cerro es prácticamente imposible para muchos. Al respecto, trabajadores de la Universidad de Río Negro y el colectivo de Abogados por la Igualdad han comenzado a discutir y realizar un análisis de la iniciativa privada para el Cerro Catedral. Entrevistamos a Mariano Lanza, Doctor en economía y docente investigador de la UNRN, por que los barilochenses de a pie también queremos saber de qué se trata.

_dsc0282

Programa de Esqui Social. Fotografía:Duke d2

AM: ¿Cómo comenzó la iniciativa?

ML: Un grupo de docentes y trabajadores de la Universidad Nacional de Río Negro junto con un grupo de abogados vinculados a la defensa de derechos decidimos abrir un espacio de discusión, un poco en el tenor de lo que se venía debatiendo y no se estaba llevando a cabo. El motivo principal tiene que ver con lo que se está tratando en comisiones en el Concejo Deliberante vinculado al tratamiento de la iniciativa privada presentada por CAPSA (la empresa que actualmente tiene la concesión sobre el Cerro Catedral) Y que plantea situaciones desde el punto legal y económico del proyecto en sí, como política estratégica de la ciudad, con mecanismos que son bastantes discutibles. Desde esa perspectiva entendimos que era necesaria una discusión con distintos actores y por eso convocamos para hablar de algunos de estos temas y debatir, dada la importancia que el Cerro Catedral tiene para la ciudad.

 – ¿Cuáles son los ejes del debate?

Lo que se está discutiendo nada más ni nada menos es la concesión por 50 años bajo mecanismos que implican unos números un poco raros, es decir, no quedaba bien claro cuál era la inversión que iba a tener la empresa. Sin embargo, queda bastante claro que de alguna manera la Municipalidad tendría que ceder como 60 o 70 hectáreas para uso urbanístico y distintos tipos de actividades que quedaban a disposición de empresas privadas. Lo que se veía entre los que discutieron la iniciativa, es que detrás de esto hay un desarrollo inmobiliario y un negocio que cierra solo y únicamente a CAPSA y que no contempla la necesidad de Bariloche. Es un proyecto urbanístico que implicaría el acceso a beneficios y recursos a una empresa privada por el uso de una tierra que en realidad es de la Municipalidad.

Hoy en día CAPSA tiene la concesión del Cerro por 10 años más. Lo que se está discutiendo es que si se abre un nuevo pliego licitatorio y esta empresa no gana, se le tendría que pagar una indemnización por distintos motivos. Para más o menos dar una idea, por el “supuesto” derecho que se atribuye esta empresa sobre estas 60 o 70 hectáreas pedirían una indemnización de 118 millones de dólares, si no ganan la licitación… es decir “por ceder el derecho” que tiene de uso de acá a 10 años, aunque para nosotros es discutible ese derecho. Todo esto tiene un montón de tecnicismos, pero más que nada, es la importancia política de lo que se está discutiendo. Es como un mecanismo cerrojo para que no se presente ninguna otra empresa. El tema es que si se valida esto prácticamente se le cierra el paso a que otras empresas se presenten y a que se discuta bajo otros términos cuál es el proyecto. Es un proyecto presentado directamente por una iniciativa privada, ahí no participa ni el Municipio ni la Sociedad Civil para discutir cuál es el uso que se quiere hacer, por ejemplo, para que el Cerro sea más inclusivo o para saber qué tipo de actividades productivas se van a realizar.

Lo que si se ve entre líneas es que detrás de todo este negocio, CAPSA dice “la prestación de servicio del Cerro Catedral no es muy rentable y necesitaríamos otro negocio” y ese negocio que reclama es la concesión de esas tierras para hacer un desarrollo urbanístico bastante grande. Es un mecanismo que concentra el poder en una sola empresa, ya sabemos que como proyecto es bastante poco inclusivo y esta  propuesta  tiende a concentrar aún más, entonces creemos que desde estos espacios es necesario discutirlo como parte de la sociedad de Bariloche.

 – ¿Cómo evaluas la reunión y cuáles son los pasos a seguir?

– La reunión fue positiva, participaron personas de muchos sectores diferentes… de cámaras empresariales, algunos sectores gremiales. Todos plantearon la necesidad de frenar, de discutir políticamente cual es el rol que tiene que cumplir el Cerro Catedral y que se necesita tiempo para discutir, que no se puede ir a los apurones y aparte con pretensiones casi impuestas por una empresa privada. El mismo cuerpo de trabajadores de la Universidad y abogados van a convocar nuevamente para seguir trabajando sobre un documento de rechazo a esto. La idea es generar un espacio de discusión donde se establezcan medidas, acciones a seguir entre distintos sectores y organizaciones para ver la posibilidad de frenar esto y que se abra la discusión. Que nos demos el tiempo que nos tengamos que dar para tratar de desarrollar un proyecto que contemple otras aristas y las necesidades de los barilochenses.

 Por Mariela Martínez y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

A %d blogueros les gusta esto: