La nueva Campaña del Desierto

 El Ministro de Educación de la Nación, Esteban Bullrich, comparó la tarea educativa en la provincia de Río Negro con la “Campaña del Desierto” aunque aclaró que esta nueva campaña es: “sin espadas y con educación”. ¿Que ocultan los dichos del Ministro Bulrrich? Nota de opinión del Colectivo Al Margen.

 

Monumento Roca Bariloche x ecpam

Fotografía.Fabián Agosta

Estos dichos demuestran una profunda ignorancia por parte de la máxima autoridad educativa del país y una falta de respeto hacia la historia de la Patagonia. No es casual que el lugar para decir estas brutalidades haya sido Choele Choel, donde se inició la campaña militar de 1879. La “Campaña del Desierto” es el genocidio más grande de nuestro país y una herida que todavía no termina de cerrar. Durante gran parte del siglo XX el sistema educativo y la academia escribieron y transmitieron una historia que ponía a los pueblos originarios como parte del pasado salvaje e incivilizado. Al mismo tiempo glorificaban la tarea del Estado argentino y su ejército, comandado por una de las figuras más nefastas de nuestra historia: Julio A. Roca, cuya estatua todavía se erige en nuestro Centro Cívico.

Los dichos del Ministro Bullrich atrasan, pero también son la muestra de la ideología que gobierna. Deja en claro que persiste hasta hoy, en el sentido común, la idea de la Patagonia como desierto donde la única posibilidad de redención que tuvo fue a través del aniquilamiento de sus poblaciones originarias. Son muchas las voces que se han alzado contra esa historia oficial y que hicieron ver que las cosas pudieron haber sido de otro modo.  Como concluye el historiador Osvaldo Bayer: “… Nuestros héroes tienen que ser aquellos que en nuestra historia lucharon por los derechos a la vida de todos y nos lo que, por la ambición de poder y propiedad, ultrajaron la vida de los hijos de la tierra”.

 Por Agustín Assaneo.

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen.

 

 

 

.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: