“La favela no se calla”

Durante las olimpiadas de Río los medios mostraron solo una parte la ciudad, la que se veía impecable. Al Margen entrevistó a André Constantine presidente de la favela Babilonia quien nos cuenta como se vivieron las olimpiadas desde los morros y las favelas y describe el drama de los desplazados.

 

olimpiadas 2 idem

 Tour de favela social

Tuve la oportunidad de participar en el “Tour de favela social” que impulsa el presidente de la Asociación de moradores de la favela Babilonia André Constantine. El paseo tiene como fin transmitir desde la voz de un morador (habitante de la favela) a todo extranjero que quiera conocer Babilonia y así “modificar el conocimiento y la información que se tienen por los común medios informativos, locales o internacionales”.

André, cansado de escuchar y ver la entrada de innumerables grupos orientados desde el típico “tour de favela” haciendo de público cual personas asistiendo a un zoológico, vio la necesidad de comenzar con esta idea, donde los turistas conocen por la voz de un morador el significado verdadero de vivir en una favela, con todos sus aspectos negativos y positivos, confiesa.

André con sus 40 años de edad, comenta a medida que avanza el paso, dando su mirada como morador de una favela en la cual creció, que pasó por un proceso de “pacificación”, como así llamaron a las Unidad de Policía Pacificadora (UPP) para terminar con el narcotráfico, de manera “sumamente violenta, un accionar de la prefectura (Gobierno de Rio de Janeiro) para atacar, matar indiscriminadamente”.

André, no deja de sorprender a los turistas, confrontando la idea de “vida feliz de la favela” al escuchar por voz directa de un morador que confirma la complejidad diaria que enfrentan, aspectos que dificultan la vida de sus habitantes: carencias en la asistencia de salud, servicios de luz y agua, el mismo correo que no llega a determinados accesos de la comunidad, y los inconvenientes en el servicio de limpieza.

Concluido el paseo en la foto típicamente “postal” de los turistas en la cima del morro con el fondo de la maravillosa Rio, tuve la impresión de que por primera vez presenciaba el “tour de favela”, real.

 

 La ciudad Maravillosa y los Juegos Olímpicos.

 André, donde expone su mirada, frente al contexto Olímpico que vive la favela en Rio de Janeiro. Habla de “remoçoes” (desalojos realizados a las personas y familias en zonas en que se realizaron construcciones para los eventos).

“Hasta el mes de agosto cuando se iniciaron las olimpiadas, aumentó el número al doble el número de muerte de jóvenes negros. Por eso el mega evento de las olimpiadas propició el aumento de los desplazados, aumentando la pobreza y también del genocidio de muerte de negros. El gobierno aprovecha esos mega eventos para justificar sus acciones contra el pueblo negro, pobre y favelado en todo territorio nacional.”

“En la copa del mundo hubo 250 mil desplazados, las olimpiadas otros 65 mil, y es importante destacar que los desplazamientos también matan. Pude ver varios ciudadanos brasileros muriendo en el proceso de la “remoçao”. Porque un bien que tenemos, por nuestra familia y nuestros niños, es nuestro hogar, nuestra residencia, nuestra casa, después no tenemos casi más nada. Pero tenemos nuestro hogar. Uno puede pasar por diversas dificultades en la vida, pero si uno tiene un hogar para inclinar su cabeza, recuperar fuerza para otro día, buscar mejorar su vida, buscar una vida mejor, eso te fortalece. Pero cuando uno no tiene un hogar, eso es muy difícil. Cuando hablo de residencia, de un hogar, no hablo de algo físico, de algo que construye una casa: barras de fierro, cimientos…etc., estoy hablando, en cambio, de memoria.  Estoy hablando que mi casa es una extensión de mi vida y cuando eso me es quitado, ni de forma consensual, en todo caso de manera forzada; eso también mata.”

Por eso, yo no puedo abandonar la favela, ella es parte de mí, y yo soy parte de ella, ella fue mi facultad, mi profesor…todo lo que tengo de conocimiento lo aprendí aquí. En este espacio tan exclusivo, que queda al margen, totalmente marginalizado de la ciudad, sin embargo fue aquí que me constituí como hombre y va ser aquí que voy a morir.

La ceremonia de abertura: El otro lado del show.

 En el show de apertura se desarrollaron puestas en escena de luces, bailes, coreografías y escenografías maravillosas, para el público mundial que, en vivo o a través de la tv, lo pudo apreciar.

André comenta su opinión, acerca de tan desmesurado show: “Vi la abertura de los juegos olímpicos, solo para poder hacer un análisis político, y la verdad que sentí mucho odio, hasta asco, en cuanto negro, pobre y favelado al asistir a todo aquel cinismo e hipocresía. La presentación con aquellos fuegos, aquellos millones de gastos, gastos que pagaremos nosotros pagaremos”.

“El primer punto que me dejó irritado fue la parte de la presencia de las 20 mil matas de árboles que plantaron, porque las personas tienen memoria muy pequeña, cuando el prefecto (de Rio de Janeiro) Eduardo Paes para construir un campo de golf que no servirá para nada, devastó un área de mata atlántica muy grande en barra de Tijuca. Uno de los crímenes ambientales más grandes cometidos en Rio de Janeiro

En segundo lugar, es el modo en como ellos exponen a la favela: negros increíbles, todo el mundo feliz pero: ¿Qué fue lo que recibimos de ese mega evento? Fue militarización, fue genocidio del pueblo negro, y fue “remoçao”. La favela pagó muy caro para que ocurriesen esos dos mega eventos (copa del mundo y olimpiadas) internacionales, aquí en Brasil.”

 “Por eso digo que fue una fiesta de la “hipocresía y de cinismo” que nos llena de tristeza y de odio saber que aun en lo cultural vamos a tener que pagar por esa fiesta.

Por Alba Piazza (desde Río de Janeiro)

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen.

 

Lee la nota completa en: www.identidadesdelmundo.com

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: