Anuncios

¿Quiénes deciden en los medios de Bariloche?

19 jul, 2016 –

El tema empezó a calar, cuando leyendo medios alternativos de la región, di con un informe de 8300 de Neuquén, que titulaba “el periodismo es cosa de machos”. En esta nota se arrojaban datos para sostener esta afirmación: Casi todos los lugares jerárquicos en los medios de comunicación de Neuquén están ocupados por hombres.

Fotografia Eugenia Neme

Llevando esta hipótesis a nivel nacional, según el Monitoreo Mundial de Noticias WACC de 2015, en nuestro país sólo el 27% de las noticias fueron reporteadas o presentadas por mujeres; el resto, por hombres. A nivel mundial la brecha es un poco más angosta, y el número asciende al 37 %.

Así es que me empecé a preguntar qué pasaba por nuestra ciudad y recabando información, me di cuenta que la situación no solo es parecida, sino que es aún más desigual.

La cuestión es que solicité en la oficina local del ENACOM, Ente Nacional de Comunicación Audiovisual (EX AFSCA), un listado de radios de la ciudad. Allí figuraban 81 emisoras, con sus contactos, frecuencias y contactos. Entonces hice las cuentas: de esas 81 radios, sólo 13 de sus titulares son mujeres. Las otras 68 figuran bajo nombre masculino o SRL o asociaciones civiles cuyas presidencias, en la enorme mayoría de los casos también están a cargo de hombres. Esto indica que solo el 16 % de las radios de nuestra ciudad tienen como titular a una mujer, muy por debajo de los indicadores que muestran otras ciudades y otras provincias.

Algunas de las radios mencionadas en este listado son de las más escuchadas de la ciudad; Nacional, De los Cerros, La Roca, Radio 6, Radio 0, FM 100, FM Del Plata, Fm Tribuna,  Horizonte, San Carlos, Terrena, Fm Bariloche, Gente de Radio, etc.

Pero estos números no son lo más alarmante, sino que en los medios de la ciudad, en casi todos los casos, (sea en soporte gráfico, web, tv y radios) los lugares jerárquicos, sean directorios, coordinaciones, o editores responsables también están ocupados por hombres. A su vez también mayormente son los varones los encargados de los “temas duros” y quienes definen la línea editorial de cada medio marcando la agenda de la ciudad y la región. En este contexto, las periodistas luchan por incluir la mirada feminista y por obtener un lugar de reconocimiento en sus espacios de trabajo.

Los principales motivos que las mujeres no llegan a esos puestos jerárquicos pueden ser porque por regla son las que quedan más ligadas al proyecto familiar y cuidado de los niños y muchas veces son miradas con recelo por sus compañeros y jefes para editorializar sobre diferentes géneros.

Para Vanina, a primera vista, hay algunos medios pequeños en los que hay mujeres coordinando o dirigiendo,  pero en ninguno de los grandes. “Se me ocurren ahora Susana Parra en Limay TV, Florencia Guiot en Radio O (y en Ahora Río Negro, que es diario digital), Adriana Robledo o Laura Álvez en Noticias Andinas, Teresita Méndez y su digital Bariloche Semanal. No tengo presente ninguna más, y en ningún caso es un medio “grande”.

Otro colega que trabaja en un periódico local nos cuenta que “hago el recuento de las áreas que conozco, que creo son la mayoría: en el taller, trabajan 4, 3 varones y una mujer. En el staff de periodistas son 10, 9 varones y una mujer. En la redacción somos 5, cuatro varones y yo. En términos generales ahora laburan más mujeres en el diario que con la gestión anterior, y de a poco se tienen que ir metiendo los comentarios machistas en el traste, je, bueno, cuando estoy yo por lo menos, porque no se los dejo pasar. … salvo cuando estoy muy cansada!

Cuando le preguntamos acerca de los cambios a la hora de comunicar, reconoce que “el periodismo a nivel local siempre fue muy discriminador, muy machista. Mi viejo laburó de periodista en la ciudad hace 3 décadas y me acuerdo de acompañarlo y escuchar a los “colegas” periodistas comentar sobre el culo, piernas, pelo, vida, etc de una mina que también era periodista, pero se arreglaba, y estaba laburando a escasos metros suyos. Si ahora hay presión, mamita lo que debe haber sido entonces! ¿Por qué creo que es así? porque vivimos en una sociedad atravesada por el patriarcado, en la que, para que el sistema exista, unos deben oprimir a otros. Y el periodismo, en ese sentido, reproduce, avala y construye el discurso que suma a la opresión, los periodistas no pueden estar (en su mayoría, por suerte hay excepciones) muy alejados, ideológicamente hablando, del patriarcado”. 

Preguntamos en “la radio de todos” y la paridad que debiera existir en este tipo de trabajos tampoco se da. Una colega que allí trabaja nos enumera que en esa radio “somos 23 en total y de ese número 8 somos mujeres, con tareas de comunicación 5, el resto está en administración y mesa de entrada. Ninguna tiene un puesto jerárquico”.

Cuando le preguntamos los motivos nos replicó: “me parece que no son sectores ajenos a lo que pasa en general en la sociedad, donde todavía los hombres gozan, como colectivo, de un lugar de privilegio, debido a que seguimos atravesadxs por la matriz patriarcal y machista”.

Otra colega  a la que llamaremos Laura y trabaja en un medio regional, pone en duda estas hipótesis y dice que “yo no estoy tan segura que haya una cuestión de género en lo que respecta a los puestos jerárquicos en los medios de comunicación en Bariloche. Si me preguntás cuáles podrían ser las complicaciones para tomar a una mujer en un cargo jerárquico: entiendo que sigue pesando, a veces, la cuestión de la maternidad y que la mujer termina haciéndose más cargo de los chicos. Lo que debo reconocer es que en mi caso, tuve ofertas de trabajo en medios, por parte de personas que me conocen y saben que tengo dos hijas y creo que esto último nunca fue una complicación si no, no me hubieran llamado”.

Cuando le preguntamos si cree que se avanzó con respecto a noticias con enfoque en violencia de género, reconoce que “no estoy tan segura… por suerte, hay más información.  Pero lamentablemente, si te fijás, las notas que salen sobre esta temática sólo surgen después de hechos nefastos, como los que vivimos los últimos meses en la ciudad. Ahí todos nos acordamos y pensamos en notas “de prevención”, averiguamos cómo funcionan los organismos oficiales que trabajan en la materia, hablamos de los casos de violencia de género en los últimos años, etc.  Pero es cierto que por lo general, nos come la coyuntura. Y lo mismo sucede con tantos otros temas”. 

_MG_2928MIRAR A NOSOTR@S MISMOS

Las mujeres representan hoy “la mitad más uno” de la sociedad argentina, pero han cargado y cargan con buena parte del peso de la historia del país. Como protagonistas en todos los aspectos construyeron su identidad a través del trabajo, la cultura, la vida política familiar y colectiva. Pero esos guiones y voces no entran siempre en pantalla.

El año pasado de 13.029 noticias relevadas por la Defensoría del Público de Servicios de Comunicación Audiovisual, el 18, 7 % fue de género policiales como tópico relevante, mientras que educación ocupó el 0, 3 %, niñez y adolescencia el 0,9 %, derechos humanos el 0,4% y género el 0,3%. Sólo 37 de esas 13.029 noticias tematizaron el tópico género como principal, durante todo el 2013.

Dentro de esas noticias hay una escasez asfixiante de vínculos con, por ejemplo, las temáticas de género y la ciencia, salud, educación, política, igualdad salarial, acceso al poder judicial, etc. Todas esas realidades están invisibilizadas. En los noticieros las mujeres aparecen  como envases de las violencias.

Respecto sobre este tema una colega a la que llamaremos E. dice que “si bien hay más incorporación de mujeres en el medio, las voces principales siguen siendo las de los hombres, a la mujer le dan un lugar secundario: co conducción o fuera del aire en producción o una columna”. El predominio masculino no es exclusividad de los medios empresariales. “En realidad para lograr esa igualdad hay que  corromper muchas estructuras que están de alguna manera impuestas, aún en los lugares más amables”, agrega.

La desigualdad de género no sólo se ve en los lugares que ocupan las mujeres en los medios, también en los temas que les toca abordar. “Los temas duros siguen siendo de los varones y eso está más que difícil de cambiar”, dice Laura. Los “temas duros” son justicia, economía, política y energía. Deportes también es una sección dominada por varones.

Las periodistas coinciden en que hay un panorama alentador respecto del enfoque de las noticias y el género. Se habla cada vez más de femicidio y cada vez menos de “crimen pasional” que tiene que ver con el mayor lugar que han tomado las mujeres en los medios y que “se avanzó mucho pero falta un montón”. “Fue un camino largo y lo único que hizo que fuéramos cambiando nuestro lenguaje en los medios fue la visibilización de las organizaciones y de las mismas mujeres víctimas de violencia que te llevan a vos misma a que te cuestiones cuando escribís cómo escribís y desde dónde te parás”.

PUERTAS AFUERA

 Después de veinte años, una investigación en 114 países revela que sigue existiendo una enorme disparidad entre la representación de las mujeres y los hombres en los medios de comunicación. Los avances hacia la igualdad de los hombres y las mujeres en los medios de información prácticamente se han estancado según el quinto y mayor estudio sobre la imagen y representación de las mujeres en los medios informativos.

Los amplios resultados del Proyecto de Monitoreo Global de Medios (GMMP, por sus siglas en inglés) publicado a fin del 2015 muestran que, en todo el mundo, las mujeres constituyen aproximadamente el 50% de la población general, pero solo el 24% de las personas que se ven en las noticias, sobre las que se lee en los periódicos, o se escucha en la radio y la televisión son mujeres. La invisibilidad relativa de las mujeres en los medios de comunicación tradicionales también ha pasado a las plataformas de difusión de noticias digitales. Solo el 26% de las personas en las noticias de Internet y los tuits de los medios son mujeres.

El monitoreo realizado evidenció que a nivel mundial los medios siguen presentando un mundo donde los hombres superan en número a las mujeres, aunque la realidad sea contraria, y en contenido sólo 13 por ciento de todas las notas se centran específicamente en las mujeres. “Los medios tienen el potencial de facilitar que se consiga la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer de manera más rápida y sustancial, o de ser un obstáculo para ello. Este informe es una llamada de atención a las empresas mediáticas y las redacciones. La discriminación por razón de género priva a la cobertura mediática del equilibrio y la autoridad que aportan las perspectivas diferentes. Las maneras en que las mujeres son representadas en los medios tienen una honda repercusión en las actitudes sociales y refuerzan los roles de género tradicionales. Las mujeres y las niñas constituyen la mitad de la humanidad. Dar el mismo tiempo y peso a sus historias, mostrándolas como modelos positivos y no como víctimas, es una herramienta infravalorada que contribuye a crear un mundo mejor y más libre para todos nosotros” afirma la Dra. Sarah Macharia, coordinadora mundial del GMMP. La publicación de los resultados de la encuesta señala la necesidad urgente de poner fin al sexismo en los medios.

Karin Achtelstetter, secretaria general de la WACC, declaró: “Las noticias y los medios de información son fuerzas poderosas que ayudan a determinar la manera en que las personas ven su sociedad y se ven a sí mismas, e influyen en cómo actúa la gente en el hogar, las escuelas y el trabajo, y hasta en las elecciones políticas que hacen”. Es que los medios de comunicación no reflejan la realidad, la construyen. Construyen subjetividades de acuerdo con lógicas de clase y de género. ¿Entonces qué línea editorial tendrá un medio en que la enorme mayoría son hombres?

PARA PENSAR

_En general, las mujeres tienen más del doble de posibilidades que hace una década de ser representadas como víctimas en comparación con los hombres, con el 16% y el 8% respectivamente.

_Existe un techo de cristal en todo el mundo para las periodistas que firman sus artículos en los periódicos y hacen los reportajes en los noticiarios, ya que el 37% de las historias son contadas por mujeres, el mismo porcentaje que hace diez años.

_Las mujeres informan de un 5% más de historias en línea que en el conjunto de los medios tradicionales, lo que supone un total del 42%.

_La representación de las mujeres en las noticias no capta el panorama completo. A nivel mundial, las mujeres tienen aproximadamente el 40% del empleo remunerado mientras un amplio porcentaje trabaja en el sector informal, especialmente en el hemisferio sur. Sin embargo, según el contenido de las noticias, solo el 20% de la fuerza laboral formal son mujeres, mientras el 67% de los desempleados y los progenitores que se quedan en el hogar son mujeres.

_De los roles en los que las personas aparecen en las noticias, el mayor paso para eliminar las diferencias por razón de género está en las personas entrevistadas por su experiencia personal. Las mujeres comprenden ahora el 38% de los testimonios basados en la experiencia personal en comparación con el 31% en 2005.

_Las fuentes de las noticias son con frecuencia hombres, y la inclinación hacia ciertos “tipos” –altos funcionarios gubernamentales y políticos– domina en todos los tipos de historias desde la opinión de ‘expertos’ hasta los testimonios de gente ‘ordinaria’.

  Bonus track: Las mujeres en el gobierno

No resulta ajeno para quien quiera ver. Los trajes y corbatas abundan y monopolizan las reuniones de altos cargos del Estado. Y esto no es un problema de moda, más bien de derechos. Las mujeres ocupan apenas el 22  % de los cargos políticos del Poder Ejecutivo. “Si bien estamos en una época de participación sin precedentes de la mujer en el mercado laboral y, particularmente en el espacio público, los desequilibrios de género persisten, fundamentalmente en el acceso a cargos directivos en la gestión pública, la penetración femenina en los puestos de conducción política es baja, dicen los autores de Cippec.

Según este  informe  las mujeres representan el 50 por ciento de la fuerza de trabajo empleada por la administración central sin embargo, a medida que se avanza en la pirámide y se llega a las altas esferas de poder, la igualdad se va desbaratando.“Los cargos jerárquicos de conducción política son aquellos que suponen la titularidad de ministerios, secretarías y subsecretarías. Estas autoridades son designadas y removidas a través de un decreto, resolución o nota por una autoridad del gobierno nacional, por lo que suponen ocupaciones basadas en la confianza o afinidad política, fundamentalmente”, explica este trabajo.

Si bien el gobierno actual mantiene la composición de género del gabinete de Cristina Fernández de Kirchner, que al iniciar su segundo mandato tenía un 22 por ciento de los cargos de conducción política en manos de mujeres, “se observan caídas en la participación de mujeres en puestos de conducción política a nivel ministerial. Actualmente, el 14 por ciento de los ministerios (3 de 21, incluyendo la Jefatura de Gabinete de Ministros) están dirigidos por mujeres, mientras que en 2011 ese porcentaje era del 19 por ciento (3 de 16) y por otra parte, la cantidad de ministerios que están por debajo del 15 % de participación femenina en cargos políticos pasaron de ser 4 en 2015 a 7 en 2016”, concluye.

Por Sebastian Carapezza

Equipo de Comunicacion Popular Al Margen

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: