“Feymuta mülelaiñ kom – En Radio Nacional no estamos todos”

Instalaron una radio abierta aunque su transmisión se tomó por varios minutos en uno de los programas de la mañana. A la iniciativa de “Mapuche wall pule zungun” se sumó el colectivo “Al Margen”, que tampoco puede transmitir “33 de mano”.

Con una radio abierta que se montó en el exterior de la emisora barilochense, el Equipo de Comunicación Pu Lafkenche cuestionó que las nuevas autoridades de Radio Nacional no resolvieran sobre la continuidad del programa “Mapuche wall pule zungun” (Que circule la palabra mapuche). La audición se emitió durante una década en LRA 30 y envió la papelería para renovar el convenio de emisión a fines de 2015, hasta el momento sin resultados. La acción se concretó porque la indefinición redundó en cuatro meses de silencio.Los integrantes del colectivo mapuche ubicaron una pancarta en el acceso a la radio en la que podía leerse “Feymuta mülelaiñ kom – En Radio Nacional no estamos todos”, en directa alusión a la actual identificación de la otrora “radio pública”. Para instalar un amplificador, micrófonos, consola y computadora, contaron con una línea de electricidad que conectó personal de la emisora, que además se acercó a convidar mates.

A los tres comunicadores mapuches se sumaron otros integrantes de ese pueblo, que venían de practicar la ceremonia con que en la madrugada, habían recibido el “Wiñoy Tripantü”, momento que indica la renovación del ciclo de la naturaleza. Si bien encendieron una pequeña fogata para llamar la atención y combatir el intenso frío que se registraba a media mañana de la víspera, la protesta transcurrió en forma pacífica.

La solidaridad de los comunicadores de Radio Nacional Bariloche con la protesta terminó de confirmarse cuando la radio abierta salió al aire por AM y FM, en el espacio que co-conduce Sergio Cuartucci. En ese momento, los habituales conductores de la audición explicaron que “venimos a protestar porque hace más de seis meses que no podemos salir al aire. No hay funcionarios políticos que den respuestas por escrito”.

El staff de la acción se conformó con Sandro Rivas Pichikura y Vanesa Gallardo Llancaqueo en el micrófono, más Valeria Silva en la operación técnica. “Estamos contentos porque venimos de recibir al We Tripantü (nueva salida del Sol) para poner en evidencia a los funcionarios políticos de Radio Nacional. Usualmente retomamos el programa en marzo, estamos más allá de la mitad de junio y no tenemos ninguna respuesta. Por eso estamos acá, en una fecha tan importante para la tierra y para nosotros”, apuntó la conductora.

Montón de voces

Al referirse a la fogata que encendieron cerca de la mesa, Rivas Pichikura mencionó que “el fuego tiene una connotación muy positiva para nosotros, porque nos protege en las noches de las energías negativas. Pasamos la noche juntos, cantando, purrukeando (bailando) para recibir la nueva llegada del Sol a nuestras luchas cotidianas y nuestras luchas como pueblo. Somos un montón de voces que hoy no están en Radio Nacional”, cuestionó.

El editorial que compartieron los comunicadores mapuches hizo centro en la nueva identificación de Radio Nacional, “que dice que estamos todos. Nosotros no estamos, así que este es un hecho de discriminación, un atentado del Estado contra nuestro derecho a la comunicación”. Sumaron que “aquí no hay a quién hablarle, no hay director porque al parecer está con licencia médica”, especularon. Sin embargo, una trabajadora de LRA 30 le dijo a El Cordillerano que Carlos Echeverría, “fue desplazado” del cargo de director la semana pasada.

Para “Mapuche wall pule zungun” es central su permanencia en Radio Nacional Bariloche, porque a través de la amplitud modulada podía llegar a los parajes y comunidades mapuches del interior rionegrino, sur neuquino e inclusive, noroeste de Chubut. “El problema no puede ser presupuestario porque este es un programa militante que hoy sufre silencio de radio. Es una ironía que en la radio de todos, nosotros no estemos”, insistieron los conductores.

Idéntica suerte corre “33 de mano”, el espacio que ideó el colectivo de la revista “Al Margen”. Dos de sus integrantes se sumaron a la radio abierta y explicaron que tampoco obtuvieron respuesta alguna por parte de los funcionarios actuales. Mariela Martínez y Fabián Agosta dijeron que ante el silencio y las dilaciones, el programa se volcó hacia las radios comunitarias e internet. “Lo que más molesta es que no nos digan ni sí ni no, aunque es una forma de decirte no sin hacerlo”, razonó Agosta.

La semana pasada visitó LRA 30 Jorge Purciariello, gerente de Emisoras en la nueva estructura de la radio estatal. “No pudo no ver que había una pila de convenios para resolver”, dijeron desde la protesta. Martínez asoció a “este vacío con políticas ya conocidas: vaciar radios y empresas públicas. No se toman decisiones para después decir que lo público no sirve”, expresó. Sobre el final de la acción, “Mapuche wall pule zungun” exhortó nuevamente al diálogo “entre los funcionarios políticos, las organizaciones mapuches y los movimientos sociales”, aunque también convocó a la movilización de la audiencia.

Cayeron todos

No sólo el programa que motivó la protesta se quedó sin aire en Radio Nacional Bariloche durante los primeros seis meses del año. A raíz de la política que en los hechos adoptaron los nuevos conductores de la radio estatal, dejaron de emitirse todos los que funcionaban con la misma modalidad, es decir, convenios de emisión. Entre ellos, se puede nombrar el que sostenía el INTA, una audición veterana y muy escuchada en la zona rural adyacente a Bariloche.

Además de “Mapuche wall pule zungun” y de “33 de mano”, se quedaron en silencio los espacios que hasta diciembre de 2015 producían la delegación local de la Secretaría de Agricultura Familiar y el Parque Nacional Nahuel Huapi. En forma simultánea y al advertir que un cronista de El Cordillerano estaba presente durante la movilización, trabajadores de Radio Nacional que revisten como contratados se acercaron para confiar la situación de precariedad que al menos, afecta a cuatro del plantel.

por diario el cordillerano

Acerca de Colectivo Al Margen 1413 Articles
El Colectivo al Margen es una organización social por la promoción de derechos, la inclusión social y la cultura del trabajo. Para llevar adelante estas acciones, el Colectivo motoriza dos áreas de trabajo: Un área de prevención y promoción de derechos, compuesta por dos cooperativas de trabajo destinadas y llevadas adelante por mas de 40 jóvenes de los barrios de Bariloche; un dispositivo de formación integral, en el barrio Nahuel Hue, donde concurren más de 20 adolescentes; y un equipo de fútbol femenino en el barrio Nuestras Malvinas. La otra área de trabajo es el sostenimiento de un Equipo de Comunicación Popular que impulsa un programa de radio semanal que se transmite por las radios comunitarias de la región; una productora de contenidos audiovisuales, que realiza campañas de sensibilización desde y para los movimientos sociales de la ciudad; una pagina Web, que visibiliza la agenda de las organizaciones populares; y una revista que cada dos meses tiene espacio y tiempo para esas otras noticias que no salen en los grandes medios y que además permite generar un ingreso económico a trabajadores desocupados y a personas que no pueden ingresar al mercado formal de trabajo. Dado el trabajo que realiza el Colectivo al Margen en el área de comunicación popular, infancia y adolescencia, derechos humanos, género y economía popular, la organización forma parte de consejos, foros, mesas, confederaciones y movimientos que impulsan políticas públicas nacidas desde el pie.