A 40 años del 24 de Marzo de 1976: Memoria, verdad, justicia. Por la Unidad del campo popular.

No es un aniversario más. Se cumplen 40 años de la dictadura cívico militar que expresó de la manera más brutal, las acciones a las que están dispuestas a recurrir los sectores dominantes para eliminar y desaparecer a las distintas manifestaciones de organización popular que afecten sus intereses de clase. El plan de exterminio que impuso el terrorismo de Estado, se encargó de desaparecer la resistencia y sembrar el miedo, y preparar así el terreno para imponer a sangre y fuego el plan económico de Martinez de Hoz, de ajuste, empobrecimiento y disciplinamiento de los sectores populares, primera experiencia en el país del modelo neoliberal.

Hace 40 años, en el marco del Plan Condor, definido como política exterior del Imperio para América Latina frente a la emergencia de procesos revolucionarios, se iniciaba uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente de nuestro país. El golpe de Estado fue el método, y la Fuerzas Armadas, forjadas para proteger sus intereses y voluntad, la herramienta utilizada por los sectores dominantes para erradicar las organizaciones armadas, con el relato de la subversión.

Hoy el escenario es otro. Luego de 12 años de hegemonía política de un gobierno nacional y popular, por primera vez en la historia democrática, estos sectores dominantes han llegado al gobierno por elecciones, vía voto popular. El pueblo eligió un gobierno de derecha, que representa los mismos intereses que planificaron y financiaron el golpe de Estado, autores intelectuales del genocidio cometido por las Fuerza Armadas.  La estrategia es diferente, la construcción de hegemonía utiliza como herramienta a los medios masivos de comunicación, voceros de estos sectores corporativos nacionales y transnacionales. El relato de estos medios, su rol en la construcción del sentido común, legitima los intereses de los sectores dominantes como los intereses de la sociedad toda, negando la lucha de clases, justificando la represión de los conflictos sociales.

Como indicador más representativo de este reflujo de masas hacia el paradigma económico, político y cultural neoliberal, la provocativa invitación por parte de Macri a Obama para visitar el país en esta fecha. El ícono del Imperio, el presidente de los EEUU, gobierno responsable político de los golpes de Estado en América Latina en la década del 70´, visita nuestro país un 24 de Marzo. Y nos toca vivirlo de cerca, aquí en Furilofche mapu.

En este contexto, sin todavía poder analizar con claridad autocrítica los por qué de la derrota del movimiento nacional y popular, se plantea en nuestra ciudad una situación contradictoria.  Organizaciones políticas, gremiales, sociales, movimientos populares, el pueblo en sus diferentes expresiones, manifestará su memoria, reclamo de justicia y repudio fragmentados. Dos convocatorias, sendos cronogramas de actividades, para expresar hoy como ayer, a 40 años de este genocidio, de cara al presidente de los EEUU, Memoria, Verdad, Justicia.

Profundo dolor causa reconocer a las organizaciones del pueblo de Bariloche desunidas en este reclamo. Y la sensación de que ante este error político, los sectores dominantes locales se regodean al ver sus objetivos cumplidos, sus intereses legitimados, las organizaciones populares divididas.

Somos una organización que trabaja en el campo de la comunicación popular y en espacios de formación integral en territorio, con adolescentes y jóvenes que pugnan con encontrar y configurar un proyecto de vida ligado al trabajo, al desarrollo personal. Sabemos que las oportunidades son muy escasas para estos jóvenes de los barrios del Alto. Y también sabemos y compartimos el trabajo consecuente, de referentes y organizaciones, que con diferentes banderas y lecturas político ideológicas de la realidad, aportan su trabajo militante para el cambio de las condiciones de vida de los sectores populares. Brindando su tiempo y trabajo sin miramientos ni especulaciones, en proyectos comunitarios, sociales, culturales y políticos. Como hicieron nuestros 30.000 compañerxs detenidxs y desaparecidxs por la dictadura genocida.

Participamos también de espacios de construcción de herramientas políticas en las cuales reconocerse y trabajar para cambiar estas condiciones políticas de reflujo al paradigma neoliberal. Porque componen nuestra organización, compañerxs que se interpelan e identifican con el Foro de Organizaciones del campo Nacional y Popular como también del Movimiento Territorio Rebelde. Porque consideramos que en esta diversidad, en el intento de superar contradicciones y definir objetivos de consenso, enriquecemos nuestras discusiones, análisis y práxis política. Porque creemos que en este escenario de reflujo de masas, el único camino para el cambio social es la Unidad de los que luchan. Sin resignar banderas, programas, reivindicaciones, críticas ni contradicciones, pero con este objetivo rector.

En la escuela cuando el partido se descontrola se grita fuerte ¡Pelota en mano! El patio se frena, es como una regla. Se busca la palabra de algún referente, de esos que suelen tener guardapolvo blanco tres talles más, se presta atención sobre el desorden. Se recuerda que el momento del recreo es preciado. Que la organización es esencial para ganarle al timbre la batalla. Y, por sobre todas las cosas se entiende en fracciones de segundo que todxs están ahí para jugar al fútbol.

En nuestras asambleas hubo que hacer un grito de pelota en mano!!, y tal como nos lo  recordó la gigante Estela de Carlotto, con sus ovarios bien puestos, que en algún momento hay que parar y juntarse. Porque de eso se trata. De parar. De poder observar la coyuntura, buscar la palabra compañera, el mate hermano que recuerda y entibia, descorchar un tinto celebrando a los nietos que tienen el nombre que sus mamás decidieron al parirlos.

Nos costó mucha discusión, ya que se expresan también en el seno de nuestra organización  múltiples contradicciones, pero en este escenario es fundamental convocar a marchar, y convocar a la unidad del campo popular, para gritar hoy como siempre en estos 40 años, y de cara a Obama, ¡¡No olvidamos, no nos reconciliamos, no perdonamos!!!!!30.000 compañerxs detenidxs desaparecidxs, Presentes ahora y siempre!!!!

Muchas palabras y cánticos desde los micrófonos en las dos últimas marchas del 24 de Marzo fueron un error. Una discusión de egos sobre diferencias políticas. Confiamos en cada oportunidad, cuando nos fuimos de la plaza a nuestras casas que no volvería a pasar. El repudio fue general y en esos ecos encontramos el consuelo de que éramos más los que creíamos que así no se construye desde abajo. Los micrófonos atentan contra la voluntad de las banderas muchas veces. Pero no escuchamos ni compartimos ninguna autocrítica de referentes de las organizaciones más representativas.

Este año nos encontramos con otra coyuntura política. Además de la hegemonía de gobiernos neoliberales, tenemos buitres queriendo comernos los ojos y servicios de seguridad norteamericana patruyando las calles del Centro Cívico y del Alto.

Desde el Colectivo Al Margen, con mandato de nuestra asamblea compuesta de compañerxs que participarán de ambas marchas, gritamos de este modo Pelota en mano!! Este 24 de Marzo se cumplen 40 años de la última dictadura cívico militar. Nos duelen fuerte en el pecho los 30.000 compañerxs desaparecidos. Nos arden los nombres propios al pensar en los 400 nietos que nos faltan.

Este 24 de Marzo marchamos, llevamos la bandera, pintamos los pañuelos, repudiamos la llegada de Obama y abrazamos a las Madres y Abuelas de la plaza. Por la unidad del campo popular.

Por equipo de comunicaion popular Colectivo Al Margen

 

 

A %d blogueros les gusta esto: