La Red de Géneros Bariloche expresa su preocupación ante el futuro de la Dirección General de Equidad de Género

Desde la Red de Géneros de Bariloche hacemos pública nuestra preocupación por la decisión del Intendente Gustavo Gennuso de no incluir dentro del nuevo organigrama municipal a la Dirección General de Equidad de Género, con el argumento de generar un “ahorro”.

Si bien manifestó que los programas del área no desaparecerían, sí se prescinde de la necesidad de una dirección política al indicar que “género, niñez, discapacidad, es algo transversal, porque sino los estancamos en un área y hacemos dos o tres cursitos, no es nuestra política”.

Consideramos a estas apreciaciones falaces y de un profundo desconocimiento de los fundamentos y las luchas de los distintos colectivos de mujeres; que son los que dieron lugar a la creación de este espacio en diciembre de 2011, momento desde el cual se vienen realizando acciones de forma ininterrumpida.

Es de conocimiento público que la Dirección de Equidad de Género se funda en la imperiosa necesidad de disminuir la brecha entre mujeres y varones, impulsando programas y acciones que promuevan la igualdad de trato y oportunidades para las mujeres, trabajando activamente en tres ejes fundamentales: promoción de derechos, acciones preventivas y asistencia a mujeres víctimas de violencia de género.

Ejes que se enmarcan en las Leyes, Convenciones y Tratados Internacionales que nuestro país en primer término, y la Provincia de Rio Negro en segundo, han adherido; y en las ordenanzas municipales 2369-CM-2012 y 2595-CM-14, que además declaran Emergencia Municipal en Violencia contra las Mujeres en Bariloche, vigente hasta diciembre del 2016. Marcos que debemos respetar, y que han significado la protección y resguardo de la vida de muchas mujeres.

Cabe destacar además, que los derechos de las mujeres son Derechos Humanos Fundamentales, y su promoción abarca la responsabilidad estatal en sus tres áreas: ejecutiva, legislativa y judicial. Y desde este enfoque de derechos, los instrumentos que se crean para dar cumplimiento a las leyes que los protegen, siempre tienen que tender progresar y nunca a retroceder (cómo está sucediendo con la eliminación de esta área en el nuevo organigrama). En esta línea, la Dirección General de Equidad de Género es quien cumple la función esencial de visibilizar las asimetrías de género como causante de la violencia de género en nuestra ciudad, problemática que constituye una de las formas más aberrantes de violación a los derechos de las mujeres.

Es importante también, que remarquemos que los dispositivos de trabajo dependientes de la Dirección trabajan de forma coordinada, ya que la perspectiva de derechos las piensa como estrategias integrales, no como islas ni desde lógicas asistencialistas.

En este marco, la Dirección tiene el objetivo principal de dirigir los equipos de trabajo, responsabilizarse por las acciones desarrolladas y delinear soluciones, decidiendo y reforzando en forma continua las intervenciones en la medida en que se trata de dispositivos que funcionan durante las 24 hs. Asimismo, articula y organiza acciones de manera intra e interinstitucional con las Fuerzas de Seguridad, los Servicios de Salud, Desarrollo Social (provincial y nacional) y el Poder Judicial; con el fin de abordar y acompañar en esa ruta crítica institucional donde se suelen vulnerar derechos y se ejercen distintos tipos de violencia que producen la re-victimización de las mujeres (y sus hijos), por la ausencia –salvo excepciones- de perspectiva de género en la estructura política y de planta, así como mecanismos institucionales acorde a ella.

Es por todo lo planteado, que repudiamos la descalificación del trabajo de la Dirección General de Equidad de Género realizada por el intendente al reducirla a “dos o tres cursitos”, y nos permitimos cuestionar el lugar desde el cuál sostiene que se podrá transversalizar el tratamiento de estas problemáticas. Ya que, la transversalización no se da por generación espontánea, sino por una política direccionada a lograrla, significando uno de los desafíos más profundos que tenemos como sociedad: el cambio cultural hacia una relación social más igualitaria y equitativa entre los géneros.

Y sostenemos, que esta forma de pensar evidencia un claro desconocimiento y falta de compromiso con el problema que viven las mujeres, donde la teoría puede ser muy clara, pero la práctica dice que las mujeres rebotan en las instituciones del Estado, siendo éste el principal cómplice de la violación a los derechos de las mujeres.

Ante la sociedad, y en pedido de respuesta por parte del Intendente y su equipo nos preguntamos entonces: ¿De qué manera se lograría la implicación integral de las distintas áreas para lograr la incorporación de la dimensión de género en todas sus actuaciones? ¿Cómo se impulsaría la transversalización sin una real sensibilización y concientización de la problemática? ¿Qué área municipal haría el acompañamiento y asesoramiento necesario y vital de estas mujeres con conocimiento de la problemática?

Después del 3 de junio con el NI UNA MENOS, después de saber que cada 30 horas muere una mujer en nuestro país producto de la violencia de género, consideramos que la Dirección General de Equidad de Género como tal, es, entre otras cosas, un aporte insoslayable a la visibilización y tratamiento de una problemática de la cual lamentablemente, Bariloche no está exenta: ya que se encuentra bajo estado de emergencia y en tan solo un año tres mujeres fueron víctimas de este delito aberrante, que decimos es cultural y se sostiene a partir de ideologías que promueven y legitiman condiciones de desigualdad.

El desafío descarta al “ahorro” como variable; por el contrario, exige la permanencia y fortalecimiento de la Dirección General de Equidad de Género hasta lograr la institucionalización de políticas públicas destinadas a promover y garantizar derechos conquistados, respetando y jerarquizando los fundamentos que la vieron nacer. De continuar con esta medida, el ahorro tendría lugar sobre la piel y la vida de casi el 40 % de la población femenina, que es nada más y nada menos que la mayoría de la población de nuestra ciudad.

Sr. Intendente ante lo expuesto y por los datos de gestión que brindamos a continuación, desde este espacio de organizaciones de mujeres le solicitamos tenga a bien rever la decisión de hacer desaparecer la coordinación, en forma de Dirección General de Equidad de Género, de los dispositivos que tanto nos costó conseguir a las mujeres de Bariloche; estos logros representan el fruto de largas luchas e intentos de visibilizar e instalar esta problemática endémica, así como líneas de trabajo concreto.

La Dirección de Equidad de Género en dispositivos, acciones y números hasta hoy:

  • Casa Refugio Amulén: desde su inicio en noviembre del 2010 se albergaron a 315 mujeres con sus hijos, lo que representa la protección de 378 niñas y niños. En el transcurso de este año, ingresaron 61 mujeres y 76 niños y niñas. Todas ellas recibieron protección, acompañamiento y fortalecimiento en situaciones de riesgo para sus vidas.
  • Línea 102 de Atención a las Mujeres Víctimas de Violencia de Género, único sistema local en la provincia (el resto de las localidades deben remitirse a la línea 144 Nacional), que desde su creación en julio de 2013, ha recibido más de 4000 llamadas. Con atención telefónica los 365 días del año, durante las 24 hs. Cuenta, además, con operadoras que realizan guardias pasivas asistiendo de manera presencial a una mujer cada 48 hs. aproximadamente, tanto en las situaciones críticas y de alto riesgo de vida para ellas y sus hijos/as; como acompañándolas en el difícil momento de inicio de la llamada “ruta crítica” por las distintas instituciones que intervienen en estos casos. Labores, estas últimas, que se realizan fuera del horario de atención institucional, recibiendo una mayor demanda los fines de semana.

Vinculado a estos dispositivos, recalcamos la formulación de un proyecto de ampliación de la Casa Amulén, para acrecentar la capacidad de ingresos y mejorar el equipamiento; el cual incluyó además, la capacitación de las operadoras de la Casa Amuyén y de la Línea 102 por parte del Consejo Nacional de las Mujeres.

  • Espacio de atención en el Barrio Don Orione (Km 15) en sector Oeste de la ciudad, creado a partir de la necesidad de descentralizar la atención de demanda espontánea y facilitar la atención integral de todas las mujeres del Ejido Municipal.
  • A través de la demanda espontánea se recibieron y atendieron hasta la fecha a 320 mujeres en situación de violencia, a quienes se les procura la posibilidad de un abordaje interdisciplinario (psicológico, legal y social); y se les brinda orientación, asesoramiento y herramientas para promover su empoderamiento. Al tiempo, que se les ofrece espacios de escucha y fortalecimiento, tanto de forma individual como grupal, a los que actualmente concurren 27 mujeres.
  • Actividades de prevención:
    • Sensibilización a más de 2000 jóvenes escolarizados y no escolarizados, tanto en las temáticas vinculadas a “Noviazgos no violentos” como en las herramientas que brinda la Ley Nacional 26.485. Desarrolladas en escuelas, POI, Clt organizaciones barriales, juntas vecinales, en el Penal III, etc. acercando al territorio la posibilidad de reflexión y encuentro.
    • Difusión y sensibilización, durante 3 años, vinculadas a problemáticas relacionadas con la diversidad sexual, la salud sexual y reproductiva, las nuevas masculinidades y la trata de personas.
    • Capacitación en perspectiva de género a personal de Policía de la Provincia de Río Negro, y en perspectiva de género y políticas públicas, a personal de la Secretaría de Desarrollo Humano Municipal.

Por Red de Generos Bariloche

Contacto reddegenerosbche@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: