Los conflictos ambientales y las PASO

La agenda ambiental vino para quedarse. En muchos de los reclamos ambientales suelen confluir reclamos de todo tipo. Ahora, cabe la pregunta: ¿Donde hubo grandes focos de movilización por conflictos ambientales, el electorado mostró mayor disconformidad con el rumbo nacional actual? Un análisis de las PASO y la agenda ambiental.

Las provincias del NOA que acompañan el desarollo del litio triunfaron en las eleciones mas allá del signo político. Foto: Télam.

Cuando hay cimbronazos electorales, solemos tratar de encontrar algún motivo fuerte que explique todo, aunque sepamos que las razones de como vota cada persona es multicausal.

Tierra del fuego, Chubut y Mendoza son fichas a favor de la idea de la confluencia de conflictos ambientales y castigo electoral al gobierno nacional, aunque otros tantos ejemplos contradicen la idea. ¿Se puede asociar entonces los conflictos ambientales, las movilizaciones y el voto?

La opción de izquierda

El Frente de Izquierda y los Trabajadores (FIT) hizo la mejor elección de su historia en las PASO del pasado domingo. Varios conocidos y no tanto me confiaron que su voto iba allí, porque a su manera la izquierda pone en agenda la problemática ambiental. Algunas de estas personas también dijeron que en las generales seguro que votarían al Frente de Todxs. Otros habituales votantes del FDT plantearon el ausentismo el voto en blanco o al trotskismo por discrepancias con el armado de listas, disconformidades profundas con las políticas económicas de ingresos y salarios, inflación, etc. ¿Será que definir el crecimiento del voto al FIT solo por la agenda ambiental es simplificar las cosas?

Derrota en Chubut, triunfos en NOA

Por otro lado, en Chubut hay gran movilización contra la minería y el gobernador que tiene alguna afinidad con el massimo perdió las legislativas. Aunque la provincia tiene miles de razones que explican una crisis estructural, con atrasos en el pago de los salarios y otras complicaciones, y que en conjunto abonaron el resultado electoral adverso.

Es más, el intento de impulsar la minería metalífera en la provincia fue presentado por el gobernador como la solución a esa crisis estructural y en el cual el Gobierno nacional evitó meterse.

En otras provincias donde la minería es una actividad consolidada desde hace un tiempo – no exentas de conflictos-, ha sido donde el FDT ganó las elecciones: San juan, Catamarca, la Rioja. Quizás el punto clave sea que tengan una economía consolidada y dinamizada por la minería y que haya ido teniendo aprendizajes tanto de gestión económica, laboral, social y ambiental, y no que se trate de una actividad nueva.

En Salta, donde hay otro gobernador aliado al massismo y está en boga la minería del Litio, el FDT ganó las elecciones. Y para ser más claros, en Jujuy, donde el gobernador cambiemita Gerardo Morales, no solo es carcelero de Milagro Sala, sino que también hace caja con la minería del litio y atosiga a movimientos sociales y comunidades originarias que se le oponen, ganó caminando las elecciones a gobernador y las legislativas del pasado domingo.

Soy cuyano

En Mendoza hubo gran movilización contra la actividad minera a principios de 2020, incluso contra la de uranio que le hubiera permitido al país soberanía en toda la cadena de energía y medicina nuclear. La iniciativa minera fue impulsada por un gobernador cambiemita que hizo lo contrario a lo que prometió en su campaña al querer impulsar la actividad. Sin embargo, el domingo pasado ganó cambiemos en Mendoza, como ya lo venía haciendo en recientes elecciones.

Incendios forestales, Lago Escondido, Pampa de Ludden, Cerro Catedral o explotación petrolera en el Alto Valle, la agenda ambiental de Río Negro.

¿Y por casa como andamos?

Viniendo a Rio negro, JSRN arrasó en las elecciones legislativas aún a pesar de regalar el Cerro Catedral, el Perito Moreno en Mallín Ahogado, el Lago Escondido, y no resolver ninguno de los conflictos ambientales de la provincia como los vertederos o los problemas de la actividad petrolera o hacer desastres con el debate de la fallida instalación de la quinta central nuclear o los incendios en la comarca. Ni que hablar de los problemas de falta de trabajo y crisis social.

¿Será que estos gobiernos provinciales logran evadir las responsabilidades sobre estos conflictos? ¿De la misma manera que han logrado evadir sus responsabilidades durante la pandemia macrista? ¿y en la pandemia por COVID y han logrado cargar las culpas en el gobierno nacional? ¿Será que han logrado captar como propios los logros como las vacunas o la obra pública con fondos nacionales?

Volviendo a lo ambiental. ¿Será que han logrado imponer la mirada neoliberal sobre los bienes comunes, la que no cambia el statu quo? Es decir, que los grandes poderes se quedan con los recursos estratégicos y en algún momento una parte de esa riqueza, derramará en el resto de la sociedad.

Modelos de desarrollo con final abierto

¿Será que donde la minería u otra actividad productiva con riesgo ambiental viene a alterar la economía de los poderes ya establecidos (ej. Mendoza) se concatena una parte de la crítica ambiental con el voto macrista neoliberal?

¿Será que el debate no resuelto entre productivistas y prohibicionistas dentro del movimiento nacional y popular no solo no resuelve la problemática económica, productiva y ambiental, sino que también resta apoyos electorales?

¿Los choques y contradicciones entre el ministerio de medio ambiente y el productivo y otros ministerios por el tema de las salmoneras, el petróleo offshore en Mar del Plata, las granjas de cerdos o los incendios en la comarca conspiran para dar una clara señal del rumbo elegido a los electores? ¿Será que cuando una gran parte de los propios votantes del FDT les duele el bolsillo, a pesar que valoren más o menos los esfuerzos gubernamentales para paliar la crisis y el hambre, algunas de estas discusiones se vuelven abstractas?

 ¿Se está a tiempo de aliviar los bolsillos y dar y resolver estos debates más profundos sobre el modelo de desarrollo? Esta última es la única de las preguntas que puedo decir si con seguridad, se está a tiempo. Creo que es posible conseguir un equilibrio entre las posturas productivistas y las prohibicionistas, para poder hacer un uso racional y cuidado de nuestros bienes naturales que permita la generación y distribución de la riqueza y el bienestar de nuestro pueblo.

Muchas son las razones que pueden explicar los resultados del domingo pasado, pero los interrogantes que dejo son para dar lugar a la reflexión, y son preguntas que para mí aún no tienen una respuesta definitiva.

Por Manu De Paz

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen

Seguí informándote en Al Margen:

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Una mujer lidera una comunidad mapuche luego de que el longko fuera denunciado por abuso – Al Margen
  2. ¿Qué cambios trae a Mascardi la asunción de Aníbal Fernández? – Al Margen
  3. Deuda externa, cambio climático y soberanía – Al Margen

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.