Fernanda Miño firmó acuerdos por $39 millones para barrios populares de Bariloche

La funcionaria, que vive en una villa del gran Buenos Aires y hoy es la encargada de urbanizar 4400 barrios y asentamientos de todo el país, se reunió con el intendente Gennuso y visitó un merendero del barrio Barda Este, donde el MTE comenzará a ejecutar la conexión de agua para 117 familias.

La rama de construcción del MTE construye un merendero en Barda Este y serán lxs encargadxs de 117 conexiones de agua.

La secretaria de Integración Socio Urbana de la Nación, Fernanda Miño, visitó este martes Bariloche, donde se ejecutan obras por 90 millones de pesos para proveer de agua, luz y gas a varios de los 28 barrios populares registrados en el ReNaBaP (Registro Nacional de Barrios Populares).

Primero firmó un convenio con el intendente Gustavo Gennuso por 39 millones de pesos, para extender la red de gas en los barrios Nueva Jamaica y Wanguelén, donde serán beneficiadas casi 200 familias. Luego, Miño y Gennuso visitaron el proyecto de extensión de la red de agua para 50 familias en el barrio Arrayanes. El 25% de la mano de obra será local.

A pesar de su bajo perfil, Fernanda Miño conduce una de las dependencias más importantes del Gobierno Nacional, en el Ministerio de Desarrollo Social. A su cargo tiene la tarea de llevar adelante la urbanización de los 4416 barrios populares de la Argentina.

“Sabemos que los barrios crecen y la pandemia hará su parte. Seguro llegaremos a los 5000 barrios populares. Ojalá que no sea así. Para saberlo, hemos resuelto la apertura del registro para la actualización de datos e incorporación de nuevos barrios”, dice Miño a Al Margen.  

La funcionaria, que sigue viviendo en La Cava, una villa de San Isidro, visitó también el merendero Alihuén en el barrio Barda Este, donde la esperaban cooperativistas y militantes del MTE. Aquí y en el barrio Vivero, la organización social que integra la UTEP (Unión de Trabajadores de la Economía Popular) llevará adelante la extensión de la red de agua para 117 familias, con torre y tanque listos.

“El ministro Daniel Arroyo nos puso como objetivo integrar 400 barrios por año”, dice Miño. “Nosotros arrancamos este año y ya llegamos a cien”.

La demora se debió a falta de financiación para llevar adelante el programa, que se nutre en un 75% por un fideicomiso compuesto por la recaudación del Impuesto País (dólar turista) y el impuesto por única vez a la riqueza, cuyos recursos recién llegaron a las arcas del Estado días atrás.

Otro objetivo de la secretaría es crear 500.000 lotes con servicios, sobre el que Miño asegura que hay avances en algunas provincias. “La tierra es un tema difícil, porque hay muchos intereses en juego”, advierte.   

Por la tarde la funcionaria se reunió con militantes del Frente Patria Grande –su espacio político- para conversar acerca del Plan de Desarrollo Humano Integral que impulsa esa fuerza en Bariloche. También se hizo un lugar para conversar con legisladoras, concejalas y referentes del Frente de Todxs de Bariloche, quienes se comprometieron a ser veedoras de las obras de integración urbana como así también promover avances con la Ley Pierri en la provincia.

Por Pablo Bassi

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen

Seguí informándote con Al Margen: