Renunciar a los privilegios de ser varón

El grupo Varones Autocnvocadxs Contra la Violencia de Género tomó la iniciativa de realizar una convocatoria el próximo miércoles para debatir acerca de las nuevas masculinidades. Compartimos el documento con el que abren el debate e invitan a participar.

Un nuevo colectivo crece en Bariloche.

Nos autoconvocamos para construir una identidad más sana, más amena e igualitaria, una nueva masculinidad, en un grupo de varones para aportar a la deconstrucción, desde una mirada que sume a todas las miradas en particular, contra un sistema sumamente machista y patriarcal. No estamos para competir con las mujeres, son caminos distintos.

Algunas militancias feministas no nos dejan participar en las marchas y hace años que nos reclaman armar un grupo de varones, que los varones nos organicemos, ya que «no

somos parte del problema, somos el problema». Es una obligación respetar sus decisiones, aunque haya diferencias o no las compartamos por completo. Queremos hacernos cargo de trabajar, aunque existan otras militancias que no nos quieran. Son los varones que han matado los que han llevado a este pensamiento. Podemos acompañar y militar de diferentes formas. Éste colectivo de varones será un espacio para ver cómo

revertimos y cómo construimos otras masculinidades. Porque no tenemos que entender lo que ellas plantean, pero podemos tener un espacio para visibilizar la problemática que

también heredamos y que históricamente ha sido negada e invisibilizada.

Queremos acompañar este cambio con un movimiento donde nosotros como varones, construyamos lo que creemos que es lo que hay que hacer, organizándonos e interpelándonos sobre los lugares de privilegio que tenemos como hombres. Entendemos

que ser machista no corresponde a ser hombre o mujer, sino más bien a una forma paradigmática de pensar y accionar. Hay una sociedad machista. El machismo está instalado en nuestra subjetividad, tanto como lo está en el perverso sistema social que conformamos. La violencia de género está en todas partes.

Entonces el cambio empieza cuando nos organizamos y focalizamos el problema en cuestión. No se trata simplemente de tener o no tener entre nuestras amistades algún, alguna o algune machista/violento/golpeador/femicida, así como no se trata solamente de ser portadores de penes. Hay otras formas violentas en nuestras conductas y comportamientos que están naturalizadas, que podemos llamar “micromachismos” que privilegian a los varones y de las que son víctimas las mujeres, aunque haya un abismo entre nosotros y las bestias. Los chistes que aluden a cuestiones de género en términos desvalorizantes o los insultos que gritan al volante, les hacen daño, nos hacen daño, por eso el desafío es convencer a otros que aún no lo ven.

Ser hombre no es sinónimo de ser golpeador. Pero pensemos en todos los privilegios que tenemos por ser hombres. Son privilegios machistas que nos dio el patriarcado.

Queremos avanzar hacia mucho más allá que no matarlas. Para eso hay que ser y hacer conscientes, tomarse el trabajo de ir renunciando a esos privilegios del varón. Es parte del

proceso de deconstrucción, eso que las mujeres nos están reclamando hace mucho tiempo. Es lo que hace falta. Por ello, estar «convencido» no quiere decir estar deconstruido, tenemos que tener una agenda propia para poder resolverla en ámbitos de varones, en los espacios públicos y privados. Nos referimos a que cada uno de manera individual, probablemente como individuos, no seamos violentos, pero como colectivo sí lo somos.

Hoy es necesario un movimiento colectivo de varones contra la violencia de género. Muchas individualidades unidas hacen a un colectivo. Los violentos, los machistas, los femicidas son enemigos de todas, todos y todes los que queremos deconstruir-nos y pensar una sociedad más justa. Por eso necesitamos encontrarnos e interpelarnos, corregir, corregirnos y descontruirnos, para que cada uno de nosotros, lleve a su lugar la discusión y el debate.

Nos autoconvocamos para reunirnos, para hablar, para generar conciencia, para revisar nuestra propia masculinidad y generar otras nuevas más inclusivas. Como sociedad vemos la necesidad de posicionarnos y de acordar acciones a corto y largo plazo. Las compañeras de los movimientos feministas marcaron un rumbo y militan hace mucho tiempo. Los varones también debemos movilizarnos y hacernos cargo de la herencia patriarcal para deconstruirla y dejar una base más equitativa a las futuras generaciones.”

La convocatoria será el miércoles 3 de marzo de 2021 a las 16 Hs. en el anfiteatro de la calle Villegas y Moreno.

Redacción

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen

1 Trackback / Pingback

  1. En deconstrucción – Al Margen

Los comentarios están cerrados.