Juan Grabois, de regreso a la Patagonia

El dirigente social del MTE y referente del Frente Patria Grande visitó esta semana la ciudad de Bariloche, donde presentó un plan de generación de empleo para la pos pandemia. También fue a Nahuel Hue, para alentar la construcción de su herramienta política.

Grabois y Fagioli pasaron la tarde en el barrio Nahuel Hue donde se interiorizó por l acauda de Rafa Nahuel. Foto: Semillero.

Siete horas bastaron para que Juan Grabois dejara en Bariloche más definiciones que toda la semana política local junta. Fiel a su estilo descarnado, el dirigente social y político se diferenció de algunas orientaciones del gobierno nacional del Frente de Todos, aunque sin sacar los pies del plato. También dejó mensajes a la militancia de su espacio, el Frente Patria Grande, de cara al año electoral.

Llegó acompañado del diputado nacional Federico Fagioli, para encabezar en el auditorio de Moreno y Villegas la presentación del Plan de Desarrollo Humano Integral: un proyecto de generación de empleo y descentralización urbana para la pos pandemia, impulsado por los movimientos sociales de la UTEP y sindicatos como UOCRA, Camioneros y la Unión Ferroviaria, entre otros.

“En la Argentina no hay un plan estratégico, y lo dice Alberto Fernández”, advirtió Grabois. “El presidente contiene una olla a presión, y la política no es para contener sino para transformar la realidad”, agregó.

Sobre el diagnóstico crudo de que los hijos de la clase media ya no pueden comprarse una casa, se preguntó cómo no puede planificarse la construcción viviendas en 300 metros cuadrados. “Necesitamos transformar el Estado neoliberal en un Estado planificador”, dijo.

El Plan de Desarrollo Humano Integral fue presentado en agosto en en Buenos Aires. Prevé la creación de 4 millones de puestos de trabajo en la economía popular, más 170.000 puestos encuadrados en convenios colectivos. Sería necesaria una inversión inicial de 750 mil millones de pesos, equivalente al 20% de la deuda que el expresidente Macri contrajo con el FMI.

***

El Centro Barrial del MTE en Nahuel Hue fue el lugar elegido por Grabois para dar el puntapié al Plan de Desarrollo. Foto Semillero.

Era el mediodía y lo escuchaban bajo el sol unas 60 vecinos y militantes de todas las edades. Había también dirigentes sociales de Cáritas, el sindicato Suterh, ATE, Barrios de Pie y la APDH, entre otros. Compartió la mesa con Fagioli, la concejala del Frente de Todos Julieta Wallace y los referentes locales del Frente Patria Grande Alejandro Palmas, Romina Grosso y Lara Dancyker.

Grabois convocó a los barilochenses a escribir el capítulo rionegrino del Plan de Desarrollo Humano Integral y a escuchar las prioridades del Alto antes que las de la universidad. “Estoy convencido de que las transformaciones van de la periferia al centro”, dijo socavando la política mainstream de Buenos Aires.  

Después fue a la sede que el MTE (el Movimiento de Trabajadores Excluidos fundado por Grabois) tiene en Nahuel Hue. Saludó a los chicos que hacen talleres de carpintería y panadería y posó junto al mural con el rostro de Rafael Nahuel, antes de almorzar.

Junto a unos 20 militantes del Frente Patria Grande, se interiorizó sobre el reclamo de la Lof Lafken Winkul Mapu, las cooperativas de trabajo del MTE y la política doméstica, a la que le dedicó dos horas de intercambio.

Siguió hacia El Bolsón, General Roca, Neuquén y Chos Malal, en una gira que partió de San Martín de los Andes, la ciudad donde vivió entre 2014 y 2016. “En la Patagonia hay un reservorio importante de organización comunitaria”, dijo entonces en su primera entrevista a la revista Al Margen.

Por Pablo Bassi

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen