«Paraguay es un estado terrorista en democracia»

La Gremial de Abogados y Abogadas de la Argentina junto con organismos de derechos humanos denuncian a las fuerzas armadas paraguayas por el asesinato de dos niñas argentinas de 11 años, Lilian Mariana y María Carmen Villalba, y la desaparición de una adolescente de 14 años, Carmen «Lichita» Elizabeth Oviedo Villalba. Conversamos con Laura Taffetani, abogada integrante de La Gremial.

-Podríamos hacer un repaso, para contextualizar este caso

Durante el fin del 2019, cuando el grupo familiar (de los integrantes del EPP Carmen Villalba y Alcides Oviedo detenidos desde el 2004) viaja hacia Paraguay donde se encontraba su tía Laura Villalba, es detectado por los servicios de inteligencia del ejército y comienza una gran persecución. En el contexto de pandemia quedan en Paraguay sin posibilidad de volver.

Es así que el 2 de septiembre la Fuerza de Tarea Conjunta del Ejército de Paraguay logra detectar al grupo y, en ese contexto, son asesinadas Lilian y María Carmen, niñas de 11 años, expuestas como integrantes del grupo guerrillero. Cuando sucede esto, las sobrevivientes se dispersan y tratan de sacarlas del país.

Cuando están intentando salir, el 20 de noviembre, acompañadas por tres personas del EPP, el Ejército Paraguayo los detecta, asesina a esos tres integrantes y la tía, junto con las tres niñas quedan en el medio del monte sin conocer el terreno. En ese contexto, Carmen Elisabeth que estaba herida desaparece. Ahí, el grupo familiar se divide y dos de las chicas logran finalmente, en esa solidaridad que tiene el pueblo, salir del Paraguay e ingresar a Argentina nuevamente el 23 de diciembre. Ese mismo día, en Paraguay es detenida la tía que se había quedado para buscar a Carmen. Estas dos sobrevivientes están declarando en los organismos internacionales.

-Hay un escenario de una violencia política interna donde es el estado paraguayo es quien viola los derechos humanos…

Esto se asemeja mucho a lo que hemos llamado estado terrorista en democracia, que es mucho mas grave. Justamente, requiere un estado que actúe de modo distintos ante un conflicto político como el que tiene. En ese sentido, en este caso las dos niñas asesinadas son de nacionalidad argentina y el gobierno de Paraguay insiste en no reconocerlo. Lo que no quiere es involucrar un conflicto diplomático en su guerra interna.

Estamos hablando de dos niñas de 11 años ejecutadas y una de 14 desaparecida, con un claro enfoque en los niños y niñas como botín de guerra. Esto es un problema de toda la comunidad internacional, ya ni siquiera es un problema de Argentina porque las niñas era de este país.

Conferencia de prensa de la Gremial de Abogados y Abogadas de Argentina y el SERPAJ a cargo de Laura Taffetani, Marisa Graham (Defensoría Nacional de NNA) y Adolfo Pérez Esquievel (SERPAJ – Premio Nobel de la Paz) – 13/01/21

-¿De cuando se remonta el Ejército del Pueblo Paraguayo?

El EPP comienza hace unos 20 años, es una organización que nace de la población campesina. El conflicto en el Paraguay fundamentalmente tiene que ver con la tierra. Ellos deciden enfrentar al gobierno de Paraguay tomando las armas. Tienen la particularidad, a diferencia de otros grupos guerrilleros que nosotros conocemos de los setenta, de que no es que hay un grupo que va de la ciudad a otros contextos, la conformación es del campesinado.

Acá lo que está pasando es que no está la respuesta adecuada del estado para estos casos. Si uno hace un análisis frío, el estado enfrenta a alguien que quiere subvertir su poder, pero el hecho de estar enmarcado en un estado de derecho te obliga a seguir determinadas reglas y mas aún, en el tema de la niñez. La normativa internacional dice que si hay niños y niñas en las zonas de conflicto no se puede actuar.

-¿Cómo ha sido la respuesta de los organismos de Paraguay?

Desde los organismos de derechos humanos de Paraguay les esta siendo muy difícil, la persecución es muy grande. Cualquiera que levanta la voz enseguida tiene dificultados muy serias. Lo que si está habiendo es un gran reclamo de la comunidad internacional. El Alto Comisionado de Naciones Unidas le ha pedido respuestas a Paraguay, la Cancillería Argentina ha pedido el ingreso del Equipo de Antropología Forense en el caso del cuerpo de las dos niñas y tampoco han permitido que ingresen.

Para encubrir estos crímenes, se han dedicado a difamar y decir que las niñas no eran argentinas o que no son hijas de quien dicen ser o que el EPP está reclutando niños y niñas cuando no es así. Quieren justificar estos crímenes.

Escuchá la entrevista completa:

Por Redacción

Cooperativa de Comunicación Popular Colectivo Al Margen