Paro ambiental: Chubut resiste la entrega del territorio como zona de sacrificio

La provincia vivió una nueva jornada de lucha contra el proyecto megaminero presentado por Mariano Arcioni, quien sigue desconociendo la voluntad del pueblo.  Hubo detenciones de asambleístas sobre la ruta.  

La provincia de Chubut se encuentra íntegramente movilizada contra el proyecto de zonificación minera que finalmente fue presentado este martes por el Gobernador Mariano Arcioni a la legislatura provincial para su tratamiento. El “Paro Ambiental” y “ChubutAGUAzo” en defensa de los recursos que tuvo lugar hoy continúa el jueves 26.     

“Estamos en alerta desde la semana pasada con movilizaciones, marchas de antorchas, radios abiertas, en todos los puntos de la provincia”, señaló Nora Corvalán, de la Asamblea Comarcal contra el Saqueo.  

El pueblo en todas sus dimensiones le dice no al uso del territorio como zona de sacrificio –el plan implica al 70% de la provincia– y la lucha se expresa claramente en las calles: este lunes en Esquel marcharon unos 7 mil vecinos y vecinas, así lo hicieron también en Trelew, en La Comarca, con más de 2 mil personas, y en cada rincón de la provincia. 

“Venimos muy movilizados, con alegría porque este martes también ingresó en la Legislatura provincial un Proyecto de Ley avalado por 32.000 firmas que presentamos con vecinos y vecinas por una Iniciativa Popular contra la megaminería, un mecanismo previsto en la Constitución que ahora tomó estado parlamentario”, detalla Nora.

Esto implica que hay un plazo de 6 meses para tratar esta Iniciativa que contó con la participación de 48 localidades y que busca ampliar la protección ambiental de la histórica ley 5001 del 8 de mayo de 2003 que prohibió la actividad minera metalífera en la modalidad de cielo abierto y la utilización de cianuro en los procesos de producción minera. El tema es que no dice nada de la exploración, intersticio que es aprovechado para avanzar en ese proceso que ya trae sus consecuencias al hacer ensayos, abrir caminos, etc. Es por esto que elnuevo proyecto de ley presentado por los vecinos es más restrictivo e incluye todos los momentos de la actividad minera.

Un plan nefasto

En la provincia hay varios proyectos megamineros que buscan implementarse, sobre todo en la zona central de Chubut. “Son cientos los proyectos de minería metalífera, sobre todo de uranio que es lo que nos preocupa especialmente por lo que implica su explotación”, continúa Corvalán. 

Desde las asambleas señalan cómo el proyecto de ley de zonificación minera enviado por Arcioni a la Legislatura prevé un amplio territorio de la provincia para el sacrificio, entregando el río Chubut a la minería uranífera y poniendo en peligro no solo las cuencas acuíferas, sino cualquier otro tipo de desarrollo, ya que el impacto ambiental es irreparable.

“Los proyectos más próximos, que vienen publicitando en el mundo -no es solo el gobierno provincial sino el nacional- es el Proyecto Navidad, el Proyecto Suyai en Esquel y el Proyecto de explotación de uranio en Cerro Solo. Esos son los tres que están más anunciados y mas promovidos cuando van en sus viajes por el mundo, pero en realidad son cientos”, detalla Nora.

El Proyecto Navidad, considerado el reservorio de plata más grande del mundo, se encuentra a 100 km del Proyecto Calcatreu, cerca de Jacobacci. “Es el mismo acuífero, el Sacanana, y debe ser la misma formación geológica, de un lado y del otro. Además, hace poco, Patagonia Gold, la empresa titular del proyecto Calcatreu, compró Minas Ángela, una vieja mina del lado de Chubut. Entre las tres conforman un triangulo de saqueo y muerte. Seguramente usen la misma ruta, la misma energía y desde ya las mismas aguas. Río Negro tiene que despertar, somos un solo territorio y tenemos que caminar todos juntos”. 

Luchas históricas

Como lo hizo históricamente, la provincia de Chubut resiste en las calles la entrega de la provincia a pesar del fuerte lobby que llevan adelante las mineras y el silencio de los medios de comunicación hegemónicos. Por estas horas, las fuerzas de seguridad también responden al poder de turno y hay denuncias de asambleístas que fueron detenidos en la Ruta 7 y golpeados cuando volvían de las enormes movilizaciones a la Legislatura.

“Esto sigue en la calle, nosotros desde Chubut tenemos que hacer lo que hizo Mendoza el año pasado. Hoy todo el territorio está movilizado, hasta el pueblo más chiquito y los lugares más pequeños. La presión va a ser en las calles: que los legisladores sepan que si votan la zonificación están votando contra el pueblo. Porque ya hay 31 mil firmas que avalan el proyecto de iniciativa popular, no pueden desconocer la voluntad del pueblo y si lo hacen son traidores y van a pasar a la historia como traidores”.

Es así que desde las asambleas denuncian con fuerza una vez más estos proyectos que vienen a hipotecar el futuro.

“Quieren condenarnos a un destino que no es el nuestro, Chubut no tiene un destino minero, es una provincia productiva, turística. Queremos vivir de las economías regionales y de las actividades tradicionales que sabemos que son incompatibles con la megaminería. Hay mucha claridad en eso. A los estatales nos deben dos meses y medio de sueldo, hace dos años que estamos así con este gobernador y toda su intención es ponernos de rodillas y que digamos que sí a la megaminería, pero estamos firmes: no cambiamos sueldos por megaminería y revelamos a cada paso esta jugarreta de Arcioni acompañada por el Gobierno nacional”.

Por Violeta Moraga

Cooperativa de Comunicación Popular Al Margen