A pasos, una vez más

El presidente de la Nación anunció el envió de dos proyectos de ley a la Cámara de Diputados: uno que busca la despenalización y legalización del aborto y otro llamado Plan de los 1000 días, que garantiza el cuidado de la salud durante el embarazo y los primeros años de la niñez. Cuando las esperanzas de que el tema no fuese abordado en el Congreso este año se acababan, Alberto Fernández sorprendió con las presentaciones que habían sido promesa de campaña e inclusive, parte de su discurso de inauguración de sesiones.

Este miercoles caravana par aacompañar el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

De esta manera, las expectativas de contar finalmente con una ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, crecen hora tras hora en el país. Todo el movimiento feminista y LGBTTTIQ+ espera con ansias que comience el debate. Vale recordar que desde la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito habían informado que esto ocurriría una vez hechas las presentaciones en cuestión.

Semanas atrás, había temor de que el proyecto de la Campaña, presentado el 28 de mayo de 2019 con el apoyo de más de 70 firmas de representantes legislativos de todo el arco político, perdiera estado parlamentario. Por eso insistieron hasta concretar una reunión con Sergio Massa, presidente de la Cámara Baja, quien transmitió tranquilidad al sostener que Fernández cumpliría con lo prometido. Hoy, el escenario de incertidumbre acerca del accionar del presidente es otro: ahora sí todo está listo para que comiencen las discusiones en paralelo en el Congreso de estos proyectos que abordan una temática común: aborto legal, seguro y gratuito. Cada cual con sus particularidades y detalles que serán tratados en un ambiente sano de discusión, o eso es lo que se espera.

El mensaje

Alberto Fernández eligió brindar la noticia a través de un mensaje en horas de la tarde en el que dijo que “la criminalización del aborto de nada ha servido. Solo ha permitido que los abortos ocurran clandestinamente en cifras preocupantes. Cada año se hospitalizan alrededor de 38 mil mujeres por abortos mal practicados y desde la recuperación de la democracia murieron más de 3 mil mujeres por esa causa”. Además, agregó que “la legalización del aborto salva vidas de mujeres y preserva sus capacidades reproductivas, muchas veces afectadas por esos abortos inseguros. No aumenta la cantidad de abortos ni los promueve. Solo resuelve un problema que afecta a la salud pública”.

Ni bien conocida las buenas nuevas explotaron las redes sociales con una gran cantidad de mensajes que celebraban la iniciativa. La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, publicó desde su cuenta de Instagram: “Hoy es un día histórico. Desde el Poder Ejecutivo enviamos proyectos que persiguen un objetivo común: acompañar y proteger a todas las mujeres y otras personas gestantes, siempre y en todas las circunstancias”. Agregó: “Siento una profunda emoción. Este paso fundamental es producto de la militancia de miles de mujeres que lograron hacer de sus banderas, políticas de Estado. Estoy convencida de que la sanción de estas leyes nos acercará a la Argentina justa que soñamos”.

Por su parte, quienes integran la Campaña a nivel nacional “saludaron” el avance y exigieron “el reconocimiento del Estado de nuestro derecho al aborto y que sea en 2020”. Lo harán a través de una jornada de acción federal este “miércoles 18 de noviembre, con alrededor de medio centenar de caravanas, pañuelazos, bicicleteadas e intervenciones en ciudades de todo el país”, con respeto de protocolos por covid-19. En Bariloche, “la Caravana Verde” partirá desde distintos puntos de la ciudad: Los Coihues por el Alto, zona Oeste y Este que confluirán en el centro con un pañuelazo a las 18 hs aproximadamente.

Resta ver qué ocurre en el ámbito del Congreso, cómo transcurre ese debate, en qué términos y cómo votarán finalmente nuestros y nuestras representantes. Algunos y algunas ya habían adelantado su postura pero esto recién empieza, una vez más. En lo que respecta a Rio Negro, las miradas estarán puestas en la Senadora Silvina García Larraburu, quien en 2018 votó en contra causando así fuertes polémicas y debates en torno a su figura. ¿Cambiará aquella postura? Es lo que gran parte de la sociedad y del arco político se preguntan.

Por Luciana Avilés

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen