“Díganme que no tiene nada”

Un gendarme está imputado por abuso sexual infantil en Bolsón. Hoy se realiza la audiencia de control de juicio en el juzgado de paz de esa localidad. Los padres de la víctima exigen que se inicie el juicio. Conversamos con la madre del niño, quien nos relató los sucesos que marcaron un antes y un después en su historia.

Los papás de la víctima quieren llevar a juicio al gendarme imputado por abuso sexual infantil. Ilustración: Andreina Poli.

Una mañana de septiembre, hace dos años atrás, Fabia se levantó temprano, tomó el colectivo con sus hijos y fue a la casa de su madre en el centro de El Bolsón. Mientras preparaba el almuerzo, su hijo pequeño le pidió permiso para ir a jugar a la casa de la vecina, su compañera de jardín.

Unas horas más tarde, Fabia lo buscó para llevarlo a la escuela. Cuando lo fue a retirar, la maestra le pidió hablar con ella. Una vez que se quedaron a solas, le comunicó que había observado un comportamiento raro en su hijo. Fabia lo llevó a la plaza frente a la escuela. Conversaron un largo rato hasta que su hijo le contó lo que había pasado esa mañana en la casa de la vecina.

Llamó a su marido y juntos se dirigieron al hospital. “Díganme que no tiene nada” le rogó al doctor que revisó a su hijo. Cuando el equipo técnico del hospital confirmó que había sido víctima de abuso, se desmayó. Su esposo hizo la denuncia en la policía y ese mismo día Enzo Palatnik Gualtieri -gendarme del escuadrón 31 de Gendarmería Nacional- fue detenido.

La jueza de garantías Martini consideró que las pruebas presentadas por el fiscal Arrien: las certificaciones del cuerpo médico forense y el informe del protocolo de abuso sexual del hospital de El Bolsón eran suficientes para

iniciar la investigación y dictar la prisión preventiva al imputado.

Palatnik estuvo cuatro meses en prisión preventiva en una casa -que le alquiló la familia- en Bariloche. Luego quedó en libertad. Lo trasladaron a Mendoza y más tarde a Buenos Aires donde siguió cumpliendo sus tareas como integrante de las fuerzas de seguridad.

Si bien en septiembre del 2019 el juez Campana resolvió someter al gendarme a juicio, los padres todavía siguen esperando que esto se lleve a cabo. “No podemos terminar de creer lo que pasó” -nos comentó Fabia- “Necesitamos saber la verdad”.

Este jueves convocan a la comunidad a acercarse al juzgado de paz de El Bolsón para exigir que de una vez por todas se haga justicia. No solo los padres, sino también la sociedad necesita saber qué cosas está dispuesta a tolerar que pasen y qué cosas no puede dejar pasar por alto.

Por Verónica Battaglia

Equipo de Comunicación popular Colectivo al Margen