Obispo Chaparro llamó a implementar la ley 26.160

Tras la irrupción de miembros de la comunidad Winkul Mapu en la Parroquia Nuestra Señora de Luján del Bolsón, la autoridad católica señaló que el Estado debe solucionar los conflictos que surgen de los reclamos de los pueblos originarios.

Al igual que el Papa Francisco, Chaparro promueve el dialogo con los pueblos originarios.

Luego de que el fiscal Francisco Arrien imputara a tres personas en el marco de la irrupción de integrantes de la comunidad Winkul Mapu en la parroquia «Nuestra Señora de Lujan» de El Bolsón, el obispo de Bariloche, Juan José Chaparro, emitió un comunicado en el que llama al Estado nacional a “asumir impostergablemente la responsabilidad que le corresponde, de solucionar los conflictos que surgen de los reclamos de los Pueblos Originarios.

Chaparro señaló que estas controversias emergen en muchos lugares de la Argentina, y que el Estado debiera reconocer, si correspondiere, los derechos legítimos de los pueblos originarios, diferenciándolos de los que pudieran no serlo.

Asimismo, el obispo agregó que el Estado debiera poner en movimiento “los mecanismos legales para que esos derechos legítimos puedan efectivamente ejercerse” y que “ello implica, necesariamente, la implementación de la Ley 26.160.

La ley 26.160 declara hasta noviembre de 2021 la emergencia en materia de posesión y propiedad de las tierras que tradicionalmente ocupan las comunidades indígenas originarias del país, cuya personería jurídica haya sido inscripta en el Registro Nacional de Comunidades Indígenas u organismo provincial competente o aquéllas preexistentes.

“Además, la ley tiene como propósito garantizar los derechos constitucionales y convencionales de los pueblos originarios”, señala a Al Margen Manuel Mansilla, abogado indigenista, defensor de la comunidad Gallardo Calfú.

En su comunicado, Chaparro menciona un párrafo de la declaración que él emitiera el 26 de noviembre de 2017, horas después del crimen de Rafael Nahuel.

“Ningún tipo de violencia, ni en los reclamos ni en las respuestas a los mismos, no es nunca, ni lo será, una solución, sino un agravamiento de los conflictos existentes. La primera víctima de la violencia es la paz y la concordia entre las personas”, dice.

Cabe destacar, que el obispo jugó un rol fundamental en el diseño de la mesa multisectorial que distendió la ofensiva del ministerio de Seguridad de la Nación sobre la comunidad Winkul Mapu, por entonces al mando de Patricia Bullrich.

Este jueves, Chaparro volverá a integrar una mesa de diálogo, en este caso convocada por el Gobierno de Río Negro en el Salón Gris en Viedma. Estará presente la gobernadora Arabela Carreras; la ministra de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Marcela Losardo; la ministra de Seguridad de Nación, Sabina Frederic; el secretario de Articulación Federal, Gabriel Fucks; autoridades del ministerio de Defensa, Ambiente y Defensoría General de la Nación; de la Defensoría General de Río Negro, el CODECI y la Coordinadora del Parlamento Mapuche.

Esta mesa, denominada “Ejecutiva de Resolución de Conflictos”, intentará encontrar una estrategia multilateral a los conflictos entre comunidades mapuche y el Estado argentino en los Andes.

Redacción

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen