Salud pública “En esta pandemia nos encontramos con el cobro de nuestro salario cada vez más deteriorado”

El sector de trabajadores y trabajadoras de la salud pública de nuestra ciudad está visibilizando su reclamo por un salario digno, acorde a la inflación. Sergio Caporale, médico cirujano del Hospital Zonal nos cuenta la situación actual.

Los jueves el personal de salud reclama por la recuperación salarial.

 – ¿Por dónde pasan los reclamos en este momento?

-Hace 10 meses que entramos a trabajar con la pandemia, desde que empezó todo este problema empezamos a trabajar preventivamente y luego activamente con la aparición de los primeros casos en Bariloche. Todo el hospital se ha visto conmovido y puesto en acción, junto con las autoridades del hospital y del Ministerio de Salud estamos trabajando enérgicamente para enfrentar a esta pandemia de un virus maldito y mortal que nos está haciendo renegar bastante.

En el medio de esta pandemia nos encontramos con el cobro de nuestro salario cada vez más deteriorado. Los últimos dos años han sido trágicos en las negociaciones salariales que ha realizado el gobierno a través de la mesa de la función pública. Cada vez se nos han ido reduciendo los salarios y los últimos cobros fueron paupérrimos. Lo cierto no es que nos bajan el salario, sube la inflación y no los reacomodan.

– ¿Cuáles han sido las propuestas por parte del gobierno en este sentido?

-El gobierno les ha propuesto a los gremios un aumento de alrededor de un 20% frente a una inflación de un 40%. El tema es que ese aumento, el gremio lo acomodó en suma fija y lo escalonó en los sectores más bajos de la pirámide salarial, y eso desarticuló toda la pirámide. Es intrincadísimo el mecanismo de trabajo de la salud pública, hay cientos de sectores con distintos niveles de responsabilidad y jerarquía. A los que tenemos jerarquías más altas, la recomposición no ha llegado ni a un 10%.

Lo peor de todo es que este momento encuentra al equipo de salud unido de punta a punta. Lo cierto es que a los sectores que menos mal les ha ido, han perdido un 20% de su salario. A los teóricamente menos perjudicados los han perjudicado muy activamente ha sido una mala negociación de los gremios y una mala dirección del gobierno.

Creemos que en este momento tan especial el sector salud debe ser muy cuidado, el virus tiene un mecanismo de acción y nosotros estamos trabajando en eso. Ahora, en los salarios, que nos den un poco de respiro, que no nos hagan más difíciles los problemas que de por sí ya tenemos.

– ¿Qué posibilidades hay de rever estas propuestas?

-Todas. Primero que nada, tenemos que hacer oír al gobierno de que hay un problema. Tenemos que buscar la manera de resolverlo, hay que multiplicar por la inflación nuestros salarios anteriores. Es muy importante destacar que salud pública no pide un aumento, pide solamente cobrar lo mismo que cobró siempre, por lo menos en términos de poder adquisitivo, no la mitad. Estamos exponiéndonos en primera línea frente a la batalla contra un problema de salud del cual nosotros nos hacemos absolutamente responsables porque es nuestro trabajo. El miedo nos lo aguantamos, estamos trabajando todos encapuchados, trabajando por la salud de nuestra comunidad.

– ¿Cómo sigue la situación en adelante?

-Es impensable pensar hoy en los reclamos tradicionales por parte del sector salud. Nosotros somos una amalgama con la sociedad y la comunidad, trabajamos por la salud de la gente. Imaginate que en el medio del mayor flagelo en salud en la historia de este siglo nosotros no nos vamos a poner a hacer paro. Nosotros vamos a seguir trabajando el doble o el triple. Vamos a exponernos a riesgos de contagio y muerte. Ya han muerto muchos compañeros, 400 médicos y enfermeras han muerto aunque los medios no los visibilizan.

Todos los días mueren colegas, yo he tenido la ingrata noticia de enterarme de la muerte de algún amigo que trabaja en Buenos Aires y ya no está. Esa persona, muy posiblemente cobraba un salario indigno. Vamos a seguir trabajando más fuerte que nunca y los días jueves nos vamos a juntar en las escalinatas de todos los hospitales de la provincia. Durante 15 minutos nos vamos a aplaudir entre nosotros para darnos ánimo, para esconder el miedo y la indignación. También vamos a recibir la solidaridad de la comunidad que es emocionante.

El jueves pasado fue increíble ver a los autos cuando pasaban. Hubo muchas personas que aplaudieron solidariamente con nosotros. Por el momento no nos parece razonable perjudicar a la sociedad que nos rodea con medidas de fuerza que agredan. Sabemos que todos estamos pasando un momento difícil.

Por Mariela Martínez y Julia Biagioli

Foto portada: Jero Zamora

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen