Organizaciones territoriales para la pospandemia

Convocadas por Cáritas Bariloche y con el acompañamiento del Obispo Juan José Chaparro mas de 20 organizaciones con fuerte inserción territorial abordaron las problemáticas de los barrios durante la actual pandemia. Para conocer un poco más del encuentro, nos comunicamos con Leo Basanta, director de Cáritas y promotor del encuentro.

Organizaciones territoriales demandaron mayor asistencia para los sectores populares. Foto: Euge Neme.

– ¿Qué motivó hacer este encuentro?

-Motivó este trabajo de empezar a reunirnos entre nosotros, por una necesidad. Primero para conocer el trabajo que estamos haciendo actualmente cada una de las organizaciones y, segundo, articular trabajos y pensar acciones para la pandemia y pos pandemia. De este encuentro participaron más de 20 organizaciones, todas con trabajo territorial. Los temas más relevantes, los que salieron con más fuerza en los informes y presentaciones de cada una de las organizaciones fueron el hambre, la salud, el frío. El acceso a la tierra y el trabajo, la situación de calle de muchas personas, la drogadicción, la desigualdad social y educativa en la colectividad de los estudiantes.

La mayoría de las organizaciones están trabajando en los barrios del alto. El San José Obrero, el Grupo Encuentro, Gente Nueva, el Hogar de Cristo, Emaús, Colectivo Al Margen, la Fundación Invap, Camino Abierto, la Biblioteca Néstor Kirchner, el Asocluba, entre otras. También había gente de los kilómetros como Ojo de Cielo. También participaron los movimientos como el MTE, la CTEP y la CTA.

– ¿Cómo ven desde Cáritas el panorama actual, luego de casi cuatro meses de pandemia?

-La realidad fue cambiando, tuvimos muchas demandas. Hay muchas acciones que estamos desarrollando en función de los pobladores rurales como “Fardos que salvan” que fue también con otras organizaciones. El viernes recibimos las 30 toneladas de fardos y ya están saliendo camiones para Ñorquincó, Fitamiche, Chacay Huarruca, Arroyo Las Minas y otras localidades y parajes de la Línea Sur.

Al principio veníamos desarrollando acciones sólo en cuestiones alimentarias pero después se nos agregó, por la propia necesidad de la gente, todo el tema de vestimenta, calzado y todo lo que es elementos para el frío. Estamos desarrollando otra línea de acción que tiene que ver con entregas de un proyecto que le llamamos “Abriguemos Bariloche” para juntar estufas y leña para los barrios del alto.

Tenemos ahora en vigencia dos proyectos; el apoyo al Hospital “Acompañando”, hicimos una convocatoria y se sumaron alrededor de 180 personas. Ahora seguimos hasta fin de mes con “Fardos que salvan”.  Para colaborar tenemos una cuenta bancaria especial, nos pueden contactar al correo o ingresar por las redes sociales.

Cáritas organizó la ayuda a los parajes con fardos y comida para animales.

– ¿Se habló de la problemática de la violencia institucional?

-Sí, varios relataron algunas violencias sufridas. Fue una fuerte preocupación sobre todo la violencia hacia los jóvenes de los barrios.

– ¿Pudieron delinear algún plan de acción de cómo seguir?

-Está el deseo de articular entre las organizaciones en las problemáticas que estamos teniendo para, en primera instancia, acompañarnos. Porque también se siente la soledad en el trabajo barrial en este caso. Desde distintos lugares, las organizaciones mismas presentaron que estaban en la soledad, que no se sentían acompañados. Es por eso también que surge pensar líneas de acción, articulados y en este tiempo de la pandemia. También tenemos que pensar acciones posteriores para la pospandemia.

Se han agravado algunas situaciones. Nosotros no las perdemos de vista, pero también tenemos que ir pensando estratégicamente cómo también acompañamos organizadamente las situaciones que puedan llegar a pasar el día de mañana.

La mayoría de las organizaciones evaluó que estuvo bueno el encuentro. La idea es sostener esto en el tiempo, y en alguna instancia con alguna relación con los estados provinciales y nacionales. Estamos pensando en hacer algún trabajo articuladamente con el Estado. Nosotros somos organizaciones sociales, no somos parte del Estado.

Por Mariela Martínez y Julia Biagioli

Equipo de Comunicación Popular Colectivo Al Margen