Emergencia Habitacional 2020: el plan de 100 millones de pesos que ayer presentó la oposición

Concejales firmaron un proyecto de ordenanza con soluciones inmediatas al déficit habitacional y una mesa alternativa de resolución de conflictos.

Concejales opositores de Bariloche presentaron ayer un proyecto de declaración de Emergencia Habitacional por un año, que impide al Ejecutivo promover el desalojo de ocupaciones de tierras y propone, en cambio, la creación de una mesa multisectorial de resolución alternativa. La propuesta es impulsada por Julieta Wallace, presidenta del bloque Frente de Todos, junto a la participación de la Mesa de Tierras, organizaciones barriales y profesionales.

“Este proyecto es resultado de un trabajo colectivo que busca dar respuesta a una emergencia”, dijo Wallace. “Bariloche necesita al menos 10 mil soluciones habitacionales: un problema que no puede resolverse penalizando las acciones de personas en situación de necesidad”, agregó.

Días atrás el municipio criminalizó las “ocupaciones” que decenas de familias realizaron durante los meses de enero y febrero, luego de que se denunciara esta situación por la Mesa de Tierras y movimientos sociales como la UTEP y organismos de derechos humanos, el ejecutivo decidió retirar las denuncias, aunque las mismas ya siguen su circuito legal en la vía judicial. El caso mas emblemático a sido la imputación de Cesar González un vecino de la ciudad acusado de instigar a otros a cometer “ocupaciones” ilegales.

“Hay dos mil lotes que no terminan de urbanizarse, algunos desde hace diez años, 3500 hogares sin regularización dominial y acceso a servicios básicos. En el mercado inmobiliario los precios son inaccesibles y las condiciones de vida se agravan”, describió la concejala.

«Queremos trabajar con todos los bloques que integran el Concejo municipal y delinear una política pública de hábitat para la ciudad, que marque el camino del reconocimiento del derecho humano fundamental a una vivienda digna a todos los barilochenses«, señaló Wallace.

En este sentido, el texto crea un Programa de Emergencia Habitacional durante doce meses, con un presupuesto de 100 millones de pesos procedentes del Fondo Municipal de Desarrollo Urbano y Reasignación de Partidas Presupuestarias.

El programa establece tres ejes: primero, finalizar de manera urgente los loteos sociales en ejecución en barrios como Altos del Este, Valle Azul y Frutillar Norte.

Segundo, impulsar la integración sociourbana de barrios con problemas de regularización dominial y acceso a servicios. Asimismo, el proyecto dispone de un fondo rotatorio de 500 créditos por un máximo de $50.000 para mejoramiento habitacional y asistencia a la auto construcción.

Y tercero, abordar de inmediato la nueva demanda habitacional: actualizar el registro del Instituto Municipal de Tierra y Vivienda y realizar un nuevo relevamiento de ocupaciones.

Redacción

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen