Inicio de clases y el «pescado sin vender»

Durante su campaña en 2015 Mauricio Macri se comprometió a construir 3000 jardines de infantes, ayer un relevamiento del Instituto Marina Vilte, de Ctera, denunció que en 2018 sólo se construyeron 150 de las 3.043 aulas previstas mientras que en el plano local la Unter relevó el estado de las escuelas y jardines en Bariloche.

Bariloche tiene una deuda histórica con la educación inicial

La promesa presidencial fue realizada durante la campaña electoral de 2015 cuando Macri dijo “yo me comprometo a construir los 3.000 jardines que faltan”. Una vez ganadas las elecciones modificó su promesa y el 10 de diciembre de 2017 cambió los 3.000 jardines por 10.000 aulas. Llegando al último ciclo lectivo de su gobierno, esa promesa también cayó en saco roto, se inició la construcción de 4.500 aulas muchas de ellas como en Bariloche sin terminar. “Empezaron las clases y estamos con el pescado sin vender” expresó ayer en la inauguración del ciclo lectivo Jorgelina Mazzuco directora de la Escuela Jardín 324 de Villa Los Coihues, una de las obras afectadas.

El cuento de la buena pipa

En 2016 se licitaron 200 obras en todo el país, de las cuales 49 correspondían a la Patagonia, 13 a Río Negro. 4 se iniciaron en Bariloche.

“La falta de jardines en Bariloche, es un tema histórico en el que siempre por distintas cuestiones políticas rionegrinas queda como el lugar mas perjudicado. Bariloche es el lugar mas rezagado de la provincia en cuanto a educación inicial y sobre todo maternal” expresa Silvia Rebagliatti especialista en primera infancia militante de Unter y CTA de nuestra ciudad.

De esos 13 jardines que se licitaron en 2016, solo 4 le tocaron a Bariloche: El jardín de la escuela 16 cuya licitación quedó desierta; El jardín 115 del barrio San Francisco III esta paralizada desde diciembre del 2017 y sin fecha de continuación; El jardín de Las Victorias cuya licitación ganó la empresa Planobra y al igual que el resto de sus obras (la empresa que realizó la primer etapa de la calle Mitre) quedaron inconclusas; y el Jardín 324 de Villa los Coihues también lleva mas de 1 año de obra y se encuentra frenada a espera de realizar un muro de contención de lluvias que no estuvo contemplado en el plano original. Según detallaron desde Unter junto al listado de escuelas con obras inconclusas.

Bariloche -la ciudad mas poblada de Río Negro- posee una deuda histórica respecto a la inversión en primera infancia. No así otras localidades, como Viedma, que cuenta con variada oferta de jardines públicos.

Desde el 2014 la sala de 4 años es obligatoria y la obligatoriedad de la sala de 3 tiene media sanción en el Senado. Sin embargo, no se realizaron las inversiones para materializar en aulas este logro en materia educativa.

La falta de propuestas públicas para niños y niñas generó que sea el sector privado el motor de la oferta de jardines. Los costos de los mismos van desde los 3200 $ (propuestas comunitarias autogestivas) hasta los 8060 $.

Estos valores los convierten en inaccesibles para la mayoría. Por eso, solo un 32 % de los chicos de 0 a 4 años concurren a jardines de infantes según un estudio del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec). Y mientras que en ciudad de Buenos Aires la cobertura es del 62%, en el noreste es del 15% según el mismo estudio. Por otro lado, mientras que en el 20% mas pobre de la población, solo el 20% asiste a un jardín; en el 20% mas rico de la población la asistencia se eleva a mas del 60%.

Todas estadísticas para pensar quienes son los mas afectados por la falta de jardines públicos y gratuitos en Bariloche y esta promesa presidencial que orillando su último año de gestión pasará a la historia como otra mentira de campaña…

Por Alejandro Palmas

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen