Habeas Corpus para detener la violencia policial

La escuela Amuyen perteneciente a Fundación Gente Nueva junto a las organizaciones que conforman el Movimiento por la Infancia de Bariloche presentaron un Habeas Corpus preventivo para detener el hostigamiento que la policía ejerce sobre el alumnado de esa escuela del barrio Virgen Misionera.

DSC_5621 b
Exhibición de armas largas, falta de identificación y rostros tapados, son algunos de los puntos enumerados en el Habeas Corpus. Foto: Salman.

El recurso fue realizado por abogadas de Derechos por la Igualdad e insta a al ministerio de Seguridad y a la Policía a que se abstenga de amedrentar y hostigar a los adolescentes que concurren al establecimiento del barrio Virgen Misionera del oeste de esta ciudad.

Una nueva situación de hostigamiento sucedió días atrás, cuando 6 efectivos pertenecientes a la Regional Tercera se apostaron sin identificación a la vista -algunos con sus rostros tapados y exhibiendo armas de fuerte calibre-  y con vehículos sin identificación oficial, en las inmediaciones de la escuela durante horario escolar.

Las organizaciones sociales decidieron avanzar con esta medida judicial luego que las fuerzas de seguridad no cumplieran con los acuerdos firmados en la sesión extraordinaria del Consejo de Niñez del 9 de abril pasado cuando se abordó el aumento de los casos de violencia institucional. El Comisario de la Regional Tercera Daniel Bertazzo y el Comisario Ricardo Fuentes de la Jefatura Zona 1 de esta ciudad firmaron los acuerdos donde se comprometían a terminar con los hostigamientos y garantizar la identificación de los uniformados.

Los nuevos hechos ocurrieron luego de la firma de esos acuerdos y posteriores a la situación vivida el 16 de abril pasado cuando 4 adolescentes fueron abordados, amenazados y roceados con gas pimienta mientras esperaban el colectivo para ir a realizar actividades deportivas a la salida de la escuela.

 “… Que el organismo (Ministerio de Seguridad)  informe al juzgado las políticas de prevención que está desarrollando a fin de establecer si estas se ajustan a derecho; que se cite a audiencia al Ministerio y las Fuerzas Policiales a fin de que  coordinen con las autoridades del colegio las acciones de prevención que realice en las inmediaciones del colegio, especialmente durante las horas de circulación de los alumnos a fin de prevenir hechos abusivos y finalmente que ordene al Ministerio y las autoridades policiales que se cumpla con el deber de identificación de los efectivos de las fuerzas policiales” dice el escrito que lleva la firma de Graciela Belli, presidenta de la Fundación Gente Nueva.

“Las prácticas de hostigamiento policial no cesan, los alumnos y alumnas del colegio tienen que vivir en una suerte de estado de sospecha que resulta claramente violatorio de derechos básicos.

En el barrio Virgen Misionera la presencia policial es permanente…”  describe el cuerpo del escrito, presentado ante el Juzgado de Familia cuya titular es la Dr. Marcela Pájaro.

Los casos de violencia institucional van en aumento desde los 2 últimos años, situación que llevó a las organizaciones a instrumentar un registro de violencia institucional, reuniones con la cúpula de la policía y la exigencia de la presencia del Ministro de Seguridad Pérez Esteban en la localidad.

La única respuesta del ministro fue enviar una subsecretaria del área de Prevención del Delito quien prometió estar trabajando en la prevención de adolescentes vulnerables “sociopenalmente” termino duramente cuestionado por las organizaciones sociales y organismos de Derechos Humanos.

Lejos de progamas llevados adelante por la cartera de seguridad, lo que hace falta es la decisión política para erradicar todas las formas de vejámenes, torturas y malos tratos que recibe el piberío de los barrios de Bariloche históricamente.

Este recurso obligará a articular acciones entre las fuerzas de seguridad y los directivos del establecimiento cuando la policía se desplace por el barrio.

 

Por Alejandro Palmas

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen