Pérdida de compra del Salario Mínimo Vital y Móvil

¿Qué es el salario mínimo vital y móvil, qué representa y quiénes lo perciben? ¿Cómo evolucionó durante el gobierno de la alianza Cambiemos y cómo se espera que evolucione para el próximo año en términos de poder de compra? Evolución durante el gobierno de Cambiemos y proyección futura. 

 

2008_0515varias0089
El Salario Mínimo Vital y Movil referencia para el Salario Social Complementario. Foto: Duke.

 

¿Que es el Salario Mínimo Vital y Móvil?

El Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVyM) en sus orígenes intentó expresar las condiciones mínimas y elementales que necesita una familia para garantizar la propia reproducción de quienes viven de su trabajo. En la Ley de Contrato de Trabajo (Art. 116 de la Ley 20744) está definido como la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas familiares, en su jornada legal de trabajo, de modo que asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte, esparcimiento, vacaciones y previsión. En la actualidad, su valor monetario lo determina el Consejo del Salario[1] (el cual está compuesto por representantes de las cámaras empresariales, las centrales sindicales, el Gobierno Nacional y el Consejo Federal del Trabajo (gobiernos provinciales).

El concepto del SMVyM adquiere importancia debido a que es el salario mínimo legal establecido para los trabajadores y las trabajadoras en relación de dependencia que no están alcanzados por convenios colectivos específicos. Se lo utiliza también como referencia para los salarios de la economía informal y sirve de base para establecer el valor del Salario Social Complementario que perciben trabajadores y trabajadoras de la economía popular, ya que éste último se calcula como la mitad del Salario Mínimo Vital y Móvil.

Proyección para los próximos 12 meses

 ¿Qué es lo que vino pasando durante el gobierno de la alianza Cambiemos con el SMVyM en términos de su capacidad de compra? Entender esto permite saber si quienes perciben dicho salario pueden acceder a mayores, menores o iguales cantidades de bienes y servicios. Así, al considerar la evolución del SMVyM junto con la inflación ocurrida, es posible obtener lo que se denomina SMVyM real, que es una medida que permite contemplar la capacidad de poder de compra del salario mínimo.

El gráfico siguiente representa la estimación realizada sobre el SMVyM real, junto con una línea punteada que marca su tendencia (tendencia polinómica).[2] En él puede verse que la mayor caída se produjo en los inicios de la gestión de gobierno de Cambiemos -tarifazo y devaluación mediante-, ya que en mayo de 2016 el poder de compra del SMVyM cayó un 16% respecto del correspondiente al mes de agosto de 2015. Luego de esa fecha (y hasta junio de 2017) el poder de compra se recuperó un poco de esa baja, aunque siguió sosteniéndose, en promedio, casi un 9% por debajo del nivel de agosto de 2015.

Por otro lado, al analizar la relación entre el SMVyM y la canasta básica establecida por la Línea de Pobreza, el dato también es alarmante. Así, mientras en abril del 2016 el SMVyM representaba el 48% de la canasta básica de la Línea de Pobreza, en julio del 2017 el SMVyM representa sólo el 40% de la misma. Es decir, si hoy en día dos integrantes de una familia trabajan a jornada completa y cada uno percibe el SMVyM, entre ambos ingresos alcanzan a cubrir sólo el 80% de lo que una familia necesitaría para salir de la pobreza.

 capi  Fuente: Elaboración propia en base a información del MTySS, INDEC y DPEyC, San Luis.

Ahora bien, el Consejo del Salario se reunió el pasado 27/06 en el que no hubo acuerdo para fijar el monto del SMVyM entre las cámaras empresariales y las centrales sindicales. Así, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Trabajo, cerró unilateralmente la negociación y resolvió actualizar el mismo para los próximos 12 meses de la siguiente manera: a partir de julio de este año pasa a $8.860 por jornada completa, a $9.500 en enero de 2018 y a $10.000 a partir de julio de 2018.[3]

¿Qué implica esto en términos de poder de compra? Al analizar estas actualizaciones y tomando como hipótesis una inflación del 26% anual[4], el gráfico permite mostrar que conforme va pasando el tiempo, la pérdida del poder adquisitivo del SMVyM se va profundizando, pudiendo llegar a representar caídas de aproximadamente el 20% respecto al poder de compra del SMVyM de agosto de 2015. Aspecto que implica un notable deterioro de las condiciones de vida de aquellas personas que se encuentran comprendidas por este nivel de salario.

Cabe aclarar que en la actual coyuntura nacional de una mayor volatilidad del tipo de cambio y a la espera de nuevas correcciones en las tarifas de los servicios, la hipótesis de una inflación del 26% anual podría considerársela como un piso o una hipótesis relativamente conservadora. Si la inflación real llegara a superar dicha inflación proyectada, los efectos sobre la reducción del SMVyM real sería de mayor envergadura, con todo lo que esto implica en términos del deterioro de las condiciones de vida de los sectores que poseen sus ingresos atados a la evolución del mismo.

A modo de concluir, puede decirse entonces que el Gobierno mantiene una clara línea tendiente a deprimir las ya complejas condiciones de vida de aquellos empleos que peor remunerados están. El lema de la campaña electoral de pobreza cero suena ahora tan lejano como cínico, ya que en realidad se está consolidando un proceso social asimilable a lo que hace unos años un importante intelectual latinoamericano, Ruy Marini, caracterizó bajo el nombre de superexplotación[5], que hace referencia a una dinámica de la acumulación del capital, que en lugar de estar vinculada a las mejoras en el desarrollo de las fuerzas productivas, se sostiene sobre la base de reducir el salario por debajo del nivel que garantiza la propia reproducción de quienes viven de su trabajo.

 

[1] Consejo Nacional de Empleo, la Productividad, y el Salario Mínimo Vital y Móvil (C.N.E.P.y S.M.V. y M.)
[2] Estimación propia en base a información del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, INDEC y la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos de la Provincia de San Luis. Se recurrió a esta Dirección Provincial para estimar evolución de precios de los meses en que el INDEC no publicó información sobre la inflación.
[3] Resolución 3-E/2017 del 27/06/2017 del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.
[4] Proyección próxima al valor que el propio FMI realizó ya hace unos meses (abril).
[5] Marini Ruy (1973). Dialéctica de la dependencia. En Marini Ruy (2007). América Latina, dependencia y globalización. CLACSO, Ed. Prometeo. Buenos Aires, Argentina.

 

Por Mariano Lanza

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen

A %d blogueros les gusta esto: